Skip to Content

Dolor En El Ligamento Redondo

CUIDADO AMBULATORIO:

El dolor en el ligamento redondo

se produce cuando los ligamentos se estiran a medida que el útero (matriz) se hace más grande durante el embarazo. Los ligamentos redondos se encuentran a cada lado del útero. Son bandas de tejido que sostienen al útero en su lugar. El dolor en el ligamento redondo ocurre más a menudo durante el segundo trimestre. Es una parte normal del embarazo y debería detenerse en el tercer trimestre. El dolor no es grave y no lastimará a su bebé.


Signos y síntomas frecuentes de dolor en el ligamento redondo:

  • Dolor en uno o ambos lados de la parte baja del abdomen o la ingle que puede subir a la cadera
  • Espasmos en los músculos del abdomen
  • Dolor que dura unos segundos
  • Dolor al hacer ejercicio, estornudar, cambiar de posición o ponerse de pie rápidamente

Comuníquese con su obstetra si:

  • Usted tiene dolor que se extiende a otras partes de su cuerpo.
  • Usted siente un dolor nuevo o el dolor empeora.
  • Tiene dolor que dura más de unos minutos cada vez.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Control de su dolor:

El dolor en el ligamento redondo no necesita ser tratado. Lo siguiente puede ayudar a que se sienta más cómoda:

  • Haga reposo con la mayor frecuencia posible. El reposo puede ayudar a aliviar el dolor en el ligamento redondo. Puede acostarse sobre el lado en el que tiene dolor. Coloque una almohada debajo del abdomen. Coloque otra almohada entre las rodillas.
  • Múevase lentamente. El movimiento repentino puede estirar los ligamentos y causar dolor. Póngase de pie, siéntese y cambie de posición lentamente. Trate de tensar los músculos de la cadera antes de estornudar o reír. También puede sentarse y llevar las rodillas hacia el abdomen. Esto puede ayudar a aliviar la tensión en los ligamentos.
  • Ejercítese según indicaciones. El ejercicio suave puede aflojar los ligamentos y fortalecer los músculos abdominales. Un ejemplo es la natación o un programa de yoga diseñado para el embarazo. Pregunte a su médico qué ejercicios son seguros para usted y con qué frecuencia hacerlos. Para la mayoría de las mujeres sanas, una buena meta es tratar de hacer al menos 30 minutos de ejercicio cada día. Si la actividad le causa dolor, trate de no caminar demasiado tiempo o demasiado lejos al mismo tiempo. Divida el ejercicio en series breves.
  • Aplique una compresa tibia en el área. El calor puede aliviar los espasmos musculares y el dolor. Pregúntele a su médico si puede tomar un baño tibio o usar una almohadilla térmica. Mantenga bajas todas las configuraciones de temperatura. La temperatura alta puede ser peligrosa para su bebé. No se siente en un jacuzzi ni use agua caliente en la tina. También puede masajear la zona suavemente mientras se aplica calor. El masaje puede ayudar a aliviar el dolor.
  • Pregunte sobre los medicamentos para el dolor. Consulte a su médico antes de tomar cualquier medicamento durante el embarazo, incluidos los medicamentos de venta sin receta. Su médico puede recomendar acetaminofeno para aliviar el dolor. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. El acetaminofeno puede dañar el hígado. El exceso de medicamento puede ser perjudicial para su bebé.

Programe una cita con su obstétrico como se le indique:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide