Skip to Content

Dislocación De Codo

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es una dislocación de codo?

Una dislocación de codo sucede cuando los huesos del codo se separan. Esto provoca que los ligamentos que mantienen los huesos unidos en la articulación del codo se estiren o desgarren.

Codo dislocado

¿Cuáles son los signos y síntomas de una dislocación de codo?

  • Inflamación, enrojecimiento o dolor en el codo
  • Codo, brazo y mano débiles, entumecidos o con sensación de hormigueo
  • Forma del codo que no es normal
  • Dificultad para mover el codo

¿Cómo se diagnostica una dislocación de codo?

Su médico le examinará el brazo y el codo. También le hará preguntas acerca de cómo sucedió la lesión. Es posible que usted necesite una radiografía de su codo.

¿Cómo se trata una dislocación de codo?

  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté usando para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta. No use más de 4 gramos (4000 miligramos) en total de acetaminofeno en un día.
  • Reducción es un procedimiento para volver los huesos de su codo a su lugar. Le darán medicamentos para ayudarlo a relajarse antes de que su médico le mueva el codo.
  • La cirugía podría ser necesaria para colocar sus huesos de regreso en su lugar, si esto no se puede realizar con la reducción. Es posible que también necesite cirugía si tiene un hueso fracturado.

¿Cómo puedo controlar los síntomas?

  • Evite que el codo se mueva, según las indicaciones. Es posible que usted necesite usar una férula en su brazo para evitar que los huesos se muevan. Esto ayuda a disminuir el dolor y permite que su codo sane. Podrían indicarle que use la férula durante el día y la noche. Coloque una toalla doblada debajo de su axila para ayudar a que su brazo y mano estén más cómodos. Pregunte si se puede quitar la férula para bañarse o ducharse.
  • Aplique hielo en el codo por 15 a 20 minutos cada hora o como se le indique. Use una compresa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cúbrala con una toalla. El hielo ayuda a evitar daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor.
  • Eleve su codo por encima del nivel del corazón con la frecuencia que pueda. Esto va a disminuir inflamación y el dolor. Apoye su codo sobre almohadas o mantas para mantenerlo elevado cómodamente.

  • Asista a fisioterapia, si se lo indican. Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Su brazo se siente adormecido o frío y se ve pálido.

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

  • Su dolor o inflamación empeoran.
  • Tiene dificultad para mover el codo.
  • Los huesos de los codos se salen de su lugar.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.