Skip to Content
Is it time for a new insulin treatment? Learn more >>

Diabetes Mellitus Tipo 1 En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

La diabetes mellitus tipo 1 es una enfermedad que afecta la forma en que el cuerpo de su niño produce insulina y usa la glucosa (azúcar). Generalmente, cuando el nivel de azúcar en la sangre aumenta, el páncreas produce más insulina. La insulina ayuda al cuerpo a extraer el azúcar de la sangre con el fin de usarla como fuente de energía. La diabetes tipo 1 se desarrolla debido a que el sistema inmunológico destruye las células del páncreas que producen la insulina. El páncreas no puede producir suficiente insulina, lo que causa que el nivel de azúcar en la sangre continúe elevándose. Un historial familiar de diabetes tipo 1 puede llegar a aumentar el riesgo que su niño corre de sufrir de diabetes.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Regrese a la sala de emergencias si:

  • El nivel de azúcar en la sangre de su niño es más bajo de lo indicado y no mejora con el tratamiento.
  • Su hijo tiene visión borrosa o ve doble.
  • Su hijo tiene dificultad para permanecer despierto o para concentrarse.
  • Su hijo está temblando o sudando.
  • El aliento de su niño tiene un olor dulce como a frutas o la respiración de su niño es profunda y difícil.
  • Los latidos del corazón de su niño son rápidos y débiles.

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su hijo tiene dolor abdominal, diarrea, o está vomitando.
  • Su hijo se siente mareado o tiene dolores de cabeza.
  • Su hijo se siente débil o más cansado de lo usual.
  • Su hijo tiene los brazos o piernas entumecidos.
  • Su hijo está caliente al tacto, tiene parches rojos en la piel.
  • Su hijo se irrita con facilidad.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Medicamentos:

  • Es probable que su niño necesite de 3 a 4 dosis de insulina a diario. La insulina puede ser administrada mediante una inyección o una bomba de insulina. Pregúntele al médico de su niño cuál método es el más adecuado para su niño. A usted y a su niño lo entrenarán para aprender el mejor método para él. Dele a su niño su insulina según indicaciones médicas. La insulina en cantidades demasiado elevadas puede llegar a causar que el nivel de azúcar en la sangre se baje demasiado. A usted también le enseñarán cómo ajustar cada dosis de insulina que su niño toma con sus comidas. Revise siempre el nivel de azúcar en la sangre de su niño antes de la comida. La dosis estará basada en su nivel de azúcar en la sangre, los carbohidratos que la comida contiene y la actividad después de la comida.
  • Administre el medicamento a su niño como se le haya indicado: Llame al médico del niño si piensa que el medicamento no está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Revise los niveles de azúcar en la sangre de su niño según las indicaciones:

Le enseñarán cómo revisar una pequeña gota de sangre en un monitor de glucosa (glucómetro). Usted tendrá que revisar el nivel de azúcar en la sangre de su niño al menos 3 veces al día. Pregúntele a su médico cuándo y con cuánta frecuencia revisarlo durante el día. Antes de las comidas , el nivel de azúcar en la sangre de su hijo debe estar entre 90 y 130 mg/dL. A la hora de acostarse , debe estar entre 90 y 150 mg/dL. Es posible que usted deba controlar las cetonas en la orina o sangre de su niño en caso de que sus niveles estén más altos que lo indicado. Anote los resultados y muéstreselos al médico de su niño. Puede que él utilice los resultados para hacer cambios al medicamento, alimentación o al horario de los ejercicios de su niño.

Como revisar su nivel de azúcar en la sangre

Si el nivel de azúcar en la sangre de su niño está demasiado bajo:

El nivel de azúcar en la sangre de su niño es demasiado bajo si disminuye a menos de 70 mg / dL. Pregúntele al médico de su niño cuántos carbohidratos darle. Es probable que tenga que darle 15 gramos de carbohidratos. Esta cantidad de carbohidratos puede encontrarse en 4 onzas de jugo o 3 a 4 tabletas de glucosa. Revise el nivel de azúcar en la sangre nuevamente al cabo de 15 minutos. Si está por encima de los 70 mg / dL, debe darle una merienda pequeña. Sí todavía está por debajo de los 70 mg / dL, ofrézcale una pequeña cantidad de un carbohidrato de acción rápida o tabletas de glucosa como se lo indicaron. Solicite que su médico le proporcione más información sobre la hipoglucemia diabética (bajos niveles de azúcar en la sangre).


Identificación de alerta médica:

Asegúrese que su niño siempre use una identificación de alerta médica o lleve consigo una tarjeta que indique que tiene diabetes. Pregunte al médico de su niño dónde usted puede conseguir esos artículos.

Brazalete de identificación de alerta médica

Instrucciones para la escuela donde asiste el niño:

Asegúrese de que los maestros de su niño sepan que él tiene diabetes. Proporcione instrucciones por escrito indicando lo que se debe hacer si su niño presenta síntomas de niveles de azúcar en la sangre altos o niveles muy bajos mientras se encuentra en la escuela.

Ayude a su niño a mantener un peso saludable:

Pregúntele al médico cuánto debe pesar su niño. Mantener un peso saludable puede ayudar a controlar la diabetes del niño. Solicite al médico de su niño a que le ayude a crear un plan para que su niño baje de peso en caso de que tenga sobrepeso.

Nutrición:

Un dietista lo ayudará a diseñar un plan de alimentación que ayudará a mantener estable el nivel de azúcar en la sangre de su niño. No permita que su niño se salte comidas. Él puede tener un bajón de azúcar en su sangre sí él toma insulina sin comer.

  • Mantenga un registro de los carbohidratos (alimentos dulces o de almidón). El nivel de azúcar en la sangre de su niño puede aumentar demasiado si come demasiados carbohidratos. Su dietista lo ayudará a diseñar comidas y meriendas que tienen la cantidad adecuada de carbohidratos.
  • Proporcione al niño alimentos bajos en grasas y sodio. Unos ejemplos de alimentos bajos en grasas son la carne magra, pescado, pollo o pavo sin piel y leche descremada. Limite alimentos altos en sodio, tales como papas de paquete y sopas. No añada sal a la comida que usted prepare. Limite el uso de sal de mesa para su niño.
  • Proporcione alimentos altos en fibra. Los alimentos que son una buena fuente de fibra incluyen las verduras, pan integral, y frijoles.

Ejercicio:

El ejercicio puede ayudar a que el nivel de azúcar de su niño se mantenga estable. Anime a su niño a hacer una actividad física por lo menos 60 minutos la mayoría de los días de la semana. Colabore con el médico de su niño para diseñar un plan de ejercicios. Revise el nivel de azúcar en la sangre de su niño antes y después de hacer una actividad física. El niño puede necesitar de una merienda de carbohidrato antes, durante o después de hacer ejercicios. En caso que el nivel de azúcar en la sangre en su niño esté elevado entonces revise si tiene cetonas en su orina o sangre antes que haga una actividad física. No permita que su niño haga ejercicio si el nivel de azúcar en la sangre está elevado y tiene cetonas en su orina o sangre. Si el nivel de azúcar en la sangre de su niño es inferior a 100 mg/dL, dele una merienda de carbohidrato antes de una actividad física. Por ejemplo 4 a 6 galletas de soda, 1/2 banano, 1 taza (8 onzas) de leche, medio vaso (4 onzas) de jugo.

Pregunte sobre las vacunas:

Su hijo corre un mayor riesgo de padecer de una enfermedad grave si contrae la gripe o neumonía. Pregúntele al pediatra si su niño debe ser vacunado contra la gripe o neumonía y cuándo debe recibir la vacuna.

No fume:

No fume alrededor de su niño ni tampoco permita que otros fumen a su alrededor. No permita que su hijo mayor fume. La nicotina y otros químicos contenidos en los cigarrillos y cigarros pueden causar daño a sus pulmones y el corazón. El humo del cigarrillo puede empeorar los problemas que ocurren con la diabetes. Pídale al médico más información si usted o su niño fuman actualmente y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de que usted o su niño usen estos productos.

El cuidado de los pies:

Acuda cada año para que le revisen los pies a su niño por problemas que se puedan desarrollar si su diabetes no está bajo control. Revise los pies de su niño todos los días para ver si tiene alguna lesión. Asegúrese que los zapatos y los calcetines le queden bien a su niño. Pídale al médico más detalles sobre el cuidado de los pies.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Es probable que su niño necesite volver a que le revisen su A1c por lo menos dos veces al año. El A1c de su niño debe ser menos de 7.5%. También puede necesitar que le revisen su presión arterial, colesterol, ojos y sus pies.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide