Skip to main content

Cuidado De Los Clavos

CUIDADO AMBULATORIO:

Los clavos son

piezas de metal que mantienen los huesos en su lugar mientras se consolidan después de una cirugía. Algunas veces, los clavos sobresalen de la piel hasta que los huesos se consolidan. Esto se llama el sitio donde está colocado el clavo. Los clavos generalmente se retiran después de que los huesos se han consolidado.

El cuidado de los clavos

se refiere a cómo limpiar el clavo y la piel que lo rodea. El cuidado de los clavos es importante porque el clavo es una ruta directa al hueso. Esto aumenta el riesgo de tener infecciones. Una infección puede enfermarlo mucho y retrasar la consolidación ósea después de la cirugía.

Llame a su cirujano si:

  • Usted tiene fiebre o escalofríos.
  • El sitio donde está colocado el clavo está enrojecido, inflamado, tibio o caliente, o drena pus.
  • Presenta aumento del dolor o mal olor en el sitio donde está colocado el clavo.
  • Puede presentar entumecimiento o cosquilleo en el lugar donde está colocado el clavo.
  • El clavo se mueve o está flojo.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Suministros que necesitará:

Necesitará una taza, varios hisopos de algodón y una solución limpiadora. Hay muchos tipos de soluciones limpiadoras. Use la solución limpiadora que le recomiende su cirujano. Una solución limpiadora común es una mezcla de partes iguales de peróxido de hidrógeno y solución salina normal. Por ejemplo, ¼ de taza de peróxido de hidrógeno y ¼ de taza de solución salina. Otra solución común es una mezcla de partes iguales de solución salina y jabón antimicrobiano. Puede conservar esta solución durante 24 horas. Anote la fecha y la hora que hizo la mezcla.

Pasos para el cuidado de los clavos:

Es posible que deba realizar esto de 1 a 3 veces al día, según las indicaciones del cirujano. Siga las instrucciones del cirujano para limpiar el lugar donde están colocados los clavos. Lave y séquese las manos antes y después de limpiar los clavos. Usted podría necesitar lo siguiente:

  • Mezclar la solución limpiadora y colocar los hisopos dentro para humedecerlos. Use un hisopo limpio y húmedo para cada sitio en el que tenga clavos.
  • Comience en el sitio donde está colocado el clavo y muévase hacia afuera haciendo solamente un movimiento. Tire el hisopo a la basura.
  • Tome un hisopo nuevo y limpio, y humedézcalo. Comience en el sitio donde está colocado el clavo y muévase hacia afuera haciendo solamente un movimiento. Tire el hisopo a la basura.
  • Repita este proceso hasta que haya hecho un círculo completo alrededor del sitio donde está colocado el clavo. Usará muchos hisopos de algodón.
  • Retire suavemente cualquier costra en la piel con el hisopo, si así lo indica el cirujano.
  • Siga el mismo proceso con el clavo. Comience en el sitio donde está colocado el clavo y muévalo de manera de alejarlo de la piel.
  • Repita hasta que haya limpiado el clavo.

Otros consejos para el cuidado de los clavos:

  • No coloque lociones o cremas en el área a menos que el cirujano lo autorice.
  • Consulte con el cirujano cuándo puede bañarse.

Concurra a las consultas de seguimiento con el cirujano como se lo hayan indicado:

Pregúntele cuándo le quitarán los clavos. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.