Skip to Content

Colecistectomía Laparoscópica En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

Lo que usted necesita saber sobre una colecistectomía laparoscópica:

La colecistectomía laparoscópica es una cirugía para extraer cálculos biliares y la vesícula biliar de su hijo.

Vesícula biliar

Cómo ayudar a su hijo a prepararse para la cirugía:

  • El cirujano de su hijo le indicará cómo prepararse. Infórmele acerca de todos los medicamentos que su hijo toma actualmente. El cirujano le dirá si su hijo necesita dejar de tomar algún medicamento para la cirugía y cuándo debe hacerlo. Le indicará cuáles medicamentos darle a su hijo y cuáles no en el día de la cirugía. Él podría indicarle que no deje que su niño coma ni tome nada pasada la medianoche anterior a la cirugía.
  • Dígale al cirujano de su hijo acerca de cualquier alergia que él o ella tenga, incluidos los medicamentos y la anestesia. Su niño podría necesitar exámenes de sangre u orina. El médico también puede necesitar radiografías, una ecografía o una tomografía computarizada. Informe al cirujano de su hijo si ha tenido una reacción alérgica al líquido de contraste.

Qué sucederá durante la cirugía:

  • El cirujano hará entre 1 y 4 incisiones pequeñas en el abdomen o el ombligo de su hijo. Insertará pequeños instrumentos por medio de las incisiones. El abdomen de su hijo se llenará con gas de dióxido de carbono para que se hinche. Esto permite que el cirujano pueda ver mejor sus órganos, además de darle más espacio para mover con facilidad los instrumentos.
    Cirugía laparoscópica
  • El cirujano de su hijo revisará si hay cálculos biliares en la vesícula y a sus alrededores con el fin de extraerlos. Extirpará con cuidado la vesícula biliar de su niño a través de una de las incisiones. El dióxido de carbono se va a extraer de su abdomen. Se cerrarán las incisiones con puntos de sutura, pegamento médico o tiras quirúrgicas y se cubrirán con vendajes.

Lo que su niño debe esperar después de la cirugía:

A su niño lo llevarán a la sala de recuperación hasta que logre despertarse por completo. Los médicos lo vigilarán de cerca por si se presenta algún problema. Los médicos lo ayudarán a caminar para prevenir los coágulos de sangre. Su hijo puede irse a casa unas horas más tarde el mismo día o pasar la noche en el hospital.

  • El dolor, el dolor de garganta, las náuseas y los vómitos son comunes después de esta cirugía. Estos síntomas deberían mejorar en unos días. Su hijo también puede tener diarrea que dura hasta unos meses.
  • Los medicamentos se podrían administrarse para evitar o tratar el dolor, las náuseas y los vómitos. Los medicamentos también podrían administrarse para prevenir una infección bacteriana. Se pueden administrar anticoagulantes para prevenir los coágulos de sangre. Su hijo puede sangrar o tener más moretones mientras está tomando anticoagulantes.
  • El cirujano de su hijo le dirá cuándo debe retirar los vendajes que cubren la zona de la cirugía. Le dirá cuándo su hijo puede comenzar a bañarse. Es posible que su hijo necesite ducharse en lugar de bañarse durante unos días.
  • El cirujano de su niño le dirá cuándo puede regresar a la escuela y a las actividades cotidianas regulares. Si su hijo es un adolescente, el cirujano le dirá cuándo puede conducir o trabajar.
  • Se le mostrará cómo cuidar la zona de la cirugía y comprobar si tiene signos de infección. También se le indicará qué alimentos debe darle a su hijo en los días y semanas posteriores a la cirugía.

Riesgos de una colecistectomía laparoscópica:

  • Su hijo podría sangrar más de lo esperado o contraer una infección. Es común tener náuseas y vómitos después de la cirugía. El gas de dióxido de carbono que permanezca en el cuerpo de su niño puede causar dolor en el cuello y en los hombros. La vesícula biliar del niño podría filtrar bilis en el abdomen durante o después de la cirugía. La presencia de bilis puede causar una infección grave o un absceso.
  • El cirujano de su hijo puede tener que hacer una incisión más grande de lo esperado durante la cirugía. Es posible que todavía tenga cálculos biliares después de la cirugía. Es posible que se necesite un procedimiento diferente para eliminarlos. Se podrían dañar el conducto biliar, los intestinos u otros órganos de su hijo durante la cirugía. Esto puede poner en peligro su vida.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su hijo tiene dolor o inflamación abdominal y vómito.
  • Su hijo no puede dejar de vomitar.
  • Su niño presenta sangre en sus deposiciones intestinales o son negras.
  • El abdomen de su niño está inflamado, duro y doloroso.
  • Su hijo tiene una temperatura de 101°°F (38 °C) o escalofríos.

Llame al médico o cirujano de su hijo si:

  • Su hijo tiene dolor o náuseas que no se quitan con los medicamentos.
  • Su hijo presenta enrojecimiento e hinchazón alrededor de las incisiones.
  • A su hijo le sale sangre o pus de las incisiones.
  • Su hijo está estreñido o tiene diarrea.
  • Su hijo tiene la piel o sus ojos amarillentos o sus deposiciones son pálidas.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de la cirugía, la condición o el cuidado de su niño.

Medicamentos:

Su niño podría necesitar lo siguiente:

  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoagulante, siempre pregunte si los AINE son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • Los analgésicos recetados podrían administrarse. Consulte con el médico de su niño sobre cuál es la forma segura de administrar este medicamento. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No le dé otros medicamentos al niño que contengan acetaminofeno sin consultar al médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte al médico de su niño cómo prevenir o tratar el estreñimiento.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Haga que su niño respire profundo y tosa según las indicaciones:

El cirujano de su hijo le dirá si su hijo debe hacer esto para reducir el riesgo de una infección pulmonar. Pídale a su niño que respire profundo y sostenga la respiración por unos segundos. Luego debe expulsar el aire y toser fuertemente. Su hijo podría recibir un espirómetro de incentivo para ayudarle a respirar profundo. Coloque la pieza de plástico en la boca de su hijo. Haga que realice una inspiración lenta y profunda. Luego debe expulsar el aire y toser. Repita estos pasos 10 veces por hora, o según lo indicado.

Como utilizar un espirómetro incentivo

Cuide el área de la cirugía:

  • Retire las vendas como se le indique. Es posible que el cirujano de su hijo le diga que retire las vendas el día después de la cirugía.
  • Mantenga el área limpia y seca. Es posible que su niño pueda tomar una ducha al día siguiente de la cirugía. No deje que su hijo se bañe, nade o use un jacuzzi hasta que el cirujano le diga que está bien.
  • Fíjese si aparecen signos de infección todos los días. Revise el área para ver si hay hinchazón, rayas rojas o pus. Dígale al cirujano de su hijo de inmediato si nota alguno de estos.
  • Haga que su hijo abrace una almohada contra el área de la cirugía antes de estornudar o toser. Esto ayudará a prevenir el dolor y a proteger el área de la cirugía.

La alimentación de su niño:

  • Alimente a su hijo con alimentos bajos en grasa durante 4 a 6 semanas mientras su cuerpo aprende a digerir la grasa sin una vesícula biliar. Aumente poco a poco la cantidad de grasas que consume.
  • Ofrézcale a su hijo más líquidos. Pregunte cuánto líquido debe tomar su niño y qué líquidos son los mejores para él o ella.

Cuándo su niño puede regresar a la escuela y realizar otras actividades:

  • Haga que su niño descanse a menudo y aumente lentamente su nivel de actividad cada día. Si alguna actividad le causa dolor, su hijo debe esperar varios días antes de realizar esa actividad otra vez.
  • No permita que su hijo adolescente conduzca durante las primeras 24 horas después de la cirugía. Su cirujano le dirá cuándo puede conducir después de las primeras 24 horas. Esto suele ocurrir después de que su hijo haya dejado de tomar analgésicos narcóticos durante unos días.
  • No permita que su niño levante nada que pese más de 10 libras hasta que se le indique.
  • Su niño puede regresar a la escuela y realizar otras actividades cuando el dolor está controlado y se siente cómodo. Normalmente, esto ocurre 1 a 2 semanas después de la cirugía. El cirujano de su hijo puede ayudar a crear un plan para regresar a los deportes, si es necesario.

Acuda a sus consultas de control con el médico o cirujano de su hijo según le indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.