Skip to Content

Bebé Pretérmino

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es un bebé pretérmino?

Un bebé pretérmino es un bebé que nace antes de cumplidas las 37 semanas de embarazo. También se conoce como bebé prematuro. Los bebé prematuros corren el riesgo de tener problemas graves de salud, porque no están listos para salir del vientre materno. Estos problemas podrían presentarse a corto o a largo plazo.

¿A qué problemas de salud a corto plazo podría estar expuesto mi bebé?

Los problemas a corto plazo por lo general mejoran solos o con tratamiento antes de que den al bebé de alta del hospital. Algunos problemas a corto plazo pueden prolongarse a largo plazo. Su bebé podría presentar cualquiera de los siguientes:

  • Problemas respiratorios . Los bebés pretérmino pueden nacer antes de que los pulmones hayan comenzado a producir tensioactivos. El surfactante es el líquido que permite que los pulmones del bebé se expandan cuando respira hondo. Es posible que el bebé no tenga suficiente fuerza como para respirar solo y necesite ayuda para respirar. Es posible que su bebé tenga períodos de apnea o que deje de respirar. Esto es normal en el caso de los bebés prematuros. Por lo general, esto mejora a medida que el bebé crece.
  • Problemas cardíacos . Es posible que el bebé tenga un conducto arterial persistente. El conducto arterioso es un vaso sanguíneo que acarrea oxígeno y sangre al bebé durante el embarazo. Este conducto se cierra cuando el bebé nace y el bebé recibe oxígeno mediante la respiración. Si el conducto arterioso queda abierto después del nacimiento, el bebé puede sufrir de insuficiencia cardíaca. Los bebés que tienen apnea también pueden tener un ritmo cardíaco bajo. Esto se puede tratar con medicamentos.
  • Problemas alimenticios: Esto son comunes en los bebés pretérmino. Es posible que el bebé prematuro tenga dificultad para chupar y tragar. Es posible que deban colocarle una sonda de alimentación en el estómago o los intestinos. Algunos bebés prematuros no pueden ser alimentados a través del estómago o los intestinos. Esto sucede porque su sistema digestivo no está desarrollado, o porque están demasiado enfermos. Estos bebés podrían recibir alimentación por vía intravenosa hasta que mejoren lo suficiente como para recibir alimentos en el estómago. Es posible también que su bebé tenga reflujo y que los líquidos suban del estómago al esófago. Esto es muy común en los bebés prematuros y, por lo general, no requiere de tratamiento.
  • Problemas digestivos . los intestinos del bebé podrían sufrir daños o inflamación. Esto podría causar una infección o una perforación en los intestinos del bebé. Es posible que se deba hacer una cirugía para reparar la perforación.
  • Pueden tener problemas en los ojos y de la audición . la mayor parte de los problemas de la vista mejoran solos. Es posible que el bebé no oiga o no vea bien.
  • Ictericia cuando hay una concentración de bilirrubina en la sangre del bebé. La bilirrubina es un líquido amarillo que se encuentra en la sangre cuando los glóbulos rojos se descomponen. Por lo general, el hígado ayuda a que el organismo elimine la bilirrubina. Es posible que el hígado del bebé prematuro no pueda eliminar la bilirrubina. Los ojos y la piel del bebé podrían ponerse de color amarillo por este motivo.
  • Bajo conteo de glóbulos rojos , que también se conoce como anemia. El organismo de los bebés prematuros no puede producir glóbulos rojos rápidamente. Los glóbulos rojos llevan el oxígeno a los órganos y los tejidos. Si su bebé tiene anemia, es posible que también su nivel de oxígeno sea bajo.
  • Es difícil para un bebé prematuro controlar la temperatura corporal. El bebé podría tener dificultad para mantener la temperatura corporal adecuada porque no tiene suficiente tejido adiposo.
  • Infección Los bebés prematuros corren un mayor riesgo. El sistema inmunitario aún no está completamente desarrollado y el bebé no puede combatir los gérmenes. Puede que tampoco tenga suficientes anticuerpos en la sangre para combatir las infecciones. El bebé podría contraer una infección en cualquier parte de su cuerpo.

¿Cómo cuidarán a mi bebé después de que nazca?

Es posible que cuiden a su bebé en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) después de que nazca. Lo observarán de cerca y tratarán cualquier problema que se presente. Su niño podría necesitar cualquiera de lo siguiente:

  • Una incubadora o luces especiales mantendrán al bebé abrigado y lo ayudarán a que se cure de la ictericia.
  • Un monitor registrará el ritmo cardíaco y el nivel de oxígeno del bebé. También controlarán su presión sanguínea. Es posible que usted note que el bebé tiene cables en el pecho y un cable pegado a la mano o el pie. Siempre habrá un médico cerca de su bebé. Si suena la alarma del monitor, tocarán delicadamente a su bebé. Esto hará que respire mejor y su ritmo cardíaco aumente.
  • Una cánula intravenosa se pueden usar para administrar líquidos, medicamentos o alimentos al bebé.
  • El bebé podría necesitar oxígeno o un ventilador puede ser necesario como ayuda para respirar y que aumente el nivel de oxígeno en su sangre. Podrían colocarle una mascarilla sobre la nariz y la boca o cánulas finas en la nariz para que reciba el oxígeno. Si no puede respirar bien por su cuenta, administrarán presión por las cánulas de la nariz para mantener sus vías respiratorias abiertas. Si necesita más ayuda para respirar, podrían colocarle un tubo endotraqueal por la boca y hacerlo llegar a sus pulmones. Este tubo se conectará con un ventilador, que es una máquina que respirará en su lugar hasta que el bebé pueda respirar solo.
  • Una sonda de alimentación o la alimentación por vía intravenosa ayudará a que el bebé crezca fuerte. Es posible que usted pueda extraerse su leche materna para que los médicos se la administren al bebé. Podrían agregar proteína, calcio y otros nutrientes a la leche materna y administrársela al bebé por la sonda de alimentación. Si usted no produce suficiente leche, pueden darle leche de fórmula o leche materna de un banco de leche materna al bebé.
  • Es posible que deban hacer análisis de sangre y de glucosa puede ser necesaria para comprobar si tiene una infección y medir el nivel de azúcar en la sangre. Estos análisis también proporcionarán información sobre la salud de su bebé en general. Los resultados de los análisis de sangre ayudarán a los médicos a decidir qué tipo de atención necesita su bebé.
  • Transfusiones de sangre para aumentar la cantidad de glóbulos rojos en la sangre. Si el bebé tiene más glóbulos rojos en su sangre, su nivel de oxígeno podría aumentar y es posible que ya no necesite el respirador o el oxígeno. La presión arterial y la cantidad de sangre que llega a sus órganos también podrían aumentar con una transfusión de sangre.
  • Medicamentos, Podrían administrarle un medicamentopara tratar los problemas cardíacos o pulmonares. Es posible que su bebé necesite un medicamento para subir la presión arterial o ayudarlo a respirar con mayor regularidad. También podrían administrarle un medicamento para tratar una infección u otros problemas. A veces se administran cantidades adicionales de vitaminas y hierro a los bebé prematuros.
  • Cirugía Podría ser necesario para solucionar los problemas que no mejoren solos o con otros tratamiento.

¿Cómo puedo cuidar a mi bebé en el hogar?

Es posible que den a su bebé de alta del hospital cuando pueda respirar solo, mantenga su temperatura corporal sin calor adicional y aumente de peso de forma regular. Pase tanto tiempo como pueda con su bebé en el hospital antes de que lo den de alta. Infórmese sobre el equipo, los medicamentos y cómo alimentar a su bebé. Los médicos le enseñarán a cuidar a su bebé antes de que regrese a su hogar. Siga estas indicaciones para mantener a su bebé sano y seguro en el hogar:

  • Prevenga infecciones al mantener su casa limpia. Deberá darle varias vacunas a su bebé para que corra un menor riesgo de contraer una infección y ciertas enfermedades. Pregunte a su médico con qué frecuencia debe vacunar a su bebé. Lávese las manos antes de tocar al bebé o cualquier objeto que entre en contacto con el bebé. Pida a todas las personas que visiten al bebé que se laven las manos. No lleve a su bebé a lugares demasiado concurridos y manténgalo lejos de las personas enfermas. No permita que nadie fume alrededor del bebé. Amamántelo o dele su leche materna en un biberón siempre que pueda. La leche materna protegerá al bebé de las infecciones y otras enfermedades.
  • Alimente a su bebé según las indicaciones. Dele solo leche materna o leche de fórmula fortificada con hierro durante los primeros 6 meses de vida.
    • Es posible que usted deba alimentar a su bebé por la sonda de alimentación. Consulte con su médico con qué frecuencia debe alimentar al bebé por la sonda. Es posible que usted pueda extraerse la leche y dársela al bebé por la sonda de alimentación.
    • Alimente a su bebé al menos cada 3 horas durante el día y durante la noche. Es posible que deba darle leche de fórmula. Pregúntele a su médico cómo preparar la fórmula para su bebé. Lave todos los biberones y tetinas con agua caliente y jabón. Deje que se sequen al aire.
    • El bebé puede escupir un poco de leche después de comer. Esto es normal. Informe a su médico si el bebé arroja grandes cantidades o sigue arrojando a lo largo del día.
    • Su bebé debería mojar 6 a 8 pañales por día. Esto significa que está consumiendo suficiente líquido.
  • Dele al bebé los medicamentos según las indicaciones. Usted debe saber cuándo debe darle los medicamentos al bebé, cómo dárselos y cuál es la dosis indicada. Usted también debe comprender para qué es el medicamento y qué efectos secundarios podría tener. Consulte con su médico cómo debe administrar los medicamentos al bebé si tiene una sonda de alimentación. Es posible que deba tomar vitaminas, hierro y otros medicamentos para crecer y mantenerse sano.
  • Siempre coloque al bebé boca arriba en la cuna para evitar el síndrome de muerte súbita del lactante. Quite los juguetes y ropa de cama suelta de la cuna. Ponga al bebé a dormir sobre una superficie dura o firme. Permita que el bebé se acueste sobre el vientre como le indiquen. Cuide a su bebé en todo momento cuando esté acostado boca abajo.
  • Siga las indicaciones para el uso del equipo médico. según las indicaciones. La mayoría de los bebés no necesitan equipo médico en el hogar. Es posible que su bebé necesite alguno de los siguientes:
    • Oxígeno aumenta el nivel de oxígeno del bebé. Cuide la piel de su bebé alrededor de las cánulas del oxígeno como le indiquen. Asegúrese de que el tanque de oxígeno esté lleno. Manténga el tanque de oxígeno alejado de las llamas. No permita que nadie fume alrededor del bebé.
    • Un monitor para la apnea vigila el ritmo cardíaco y la respiración del bebé. Su médico le indicará qué debe hacer si suena la alarma del monitor. Es posible que deba palmotear suavemente al bebé si deja de respirar. Esto hará que respire y su ritmo cardíaco aumente. Usted debería aprender a hacer reanimación cadiopulmonar para neonatos antes de que den de alta a su bebé del hospital.
    • Podría necesitar una sonda de alimentación y una jeringa puede ser necesario para alimentar a su bebé. Podría necesitar una sonda de alimentación si el bebé no puede recibir suficientes alimentos cuando le da un biberón o lo amamanta. Siga las indicaciones para el cuidado de la sonda de alimentación. Use una jeringa para darle la leche materna o de fórmula por la sonda de alimentación. Limpie la piel del bebé alrededor de la sonda como le indiquen. Lave todos los implementos con agua caliente y jabón. Deje que se sequen al aire.
  • Observe el progreso que realiza su bebé para saber que su bebé está creciendo y desarrollándose como debe. Su bebé alcanzará ciertos hitos como aprender a gatear, sonreír, alzar la cabeza y hablar a distintas edades. A algunos bebés que nacen prematuros les lleva más tiempo aprender estas cosas que a los bebés que nacen a término. Pregunte a su médico a qué edad su bebé debería alcanzar estos hitos del desarrollo.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Su bebé deja de respirar o usted no siente su pulso.
  • Usted no puede despertar a su bebé.
  • La piel de su bebé se pone de color azul.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Su bebé vomita más de 3 veces en un día o tiene dificultad para comer.
  • Su bebé jadea, respira más rápido que de costumbre o se queja cuando le da de comer.
  • La piel o los ojos de su bebé se ponen de color amarillo.
  • Su bebé moja menos de 4 pañales por día o tiene la cabeza hendida.
  • Su bebé tiene el abdomen duro y más grande que de costumbre.
  • Su bebé llora más que de costumbre o parece estar dolorido.

¿Cuándo debo consultar al médico de mi bebé?

  • Su bebé tiene fiebre por encima de los 100.4 °F (38 °C).
  • Su bebé tiene un sarpullido.
  • Su bebé tiene parches blancos en la lengua o las encías.
  • Usted nota un bulto o una hinchazón alrededor del ombligo o en cualquier parte del abdomen de su bebé.
  • La piel alrededor de la sonda de alimentación o de oxígeno de su bebé se pone de color rojo, se inflama o supura pus.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de la condición o el cuidado de su bebé.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su bebé. Informarse acerca del estado de salud del bebé y la forma como puede tratarse. Discuta las opciones de tratamiento con el médico de su bebé para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide