Skip to Content

Apendicectomía Abierta En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

Lo que usted debe saber acerca de la apendicectomía abierta:

Una apendectomía abierta es una cirugía para extraer el apéndice del niño a través de una incisión en la parte inferior del abdomen.


Cómo preparar a su niño para la cirugía:

  • El médico de su niño le indicará cómo ayudar a que el niño se prepare para la cirugía. El médico le indicará cuáles medicamentos el niño debe tomar y cuáles no el día de la cirugía. Él podría indicarle que no deje que su niño coma ni tome nada pasada la medianoche anterior a la cirugía.
  • Es posible que le den antibióticos a través de la vía IV del niño para prevenir una infección durante o después de la cirugía. Infórmele al médico si alguna vez el niño ha sufrido una reacción alérgica a antibióticos.

Qué sucederá durante la cirugía:

  • Le administrarán anestesia general para mantener a su niño dormido y evitar que tenga dolor durante la cirugía. El cirujano hará una incisión en la parte inferior del abdomen del niño. Le quitarán el apéndice. La incisión se cerrará con puntos de sutura, grapas o pegamento médico.
  • Si el apéndice se ha roto o si quedaron restos de pus en el abdomen del niño, puede colocarse un drenaje en la herida.

Qué sucederá después de la cirugía:

  • Es posible que su niño deba pasar algunas noches en el hospital. Esto podría ser necesario si el apéndice se ha roto o si el niño tiene otros problemas médicos.
  • Al principio le pueden indicar una dieta clara. Le pueden dar hielo picado y luego líquidos como agua, caldo, jugos o gaseosas. Los médicos le dirán cuándo su niño podrá comer los alimentos regulares.

Riesgos de la apendicectomía abierta:

  • Incluso con la cirugía, su niño puede desarrollar gangrena (muerte tisular). Su hijo podría padecer una infección sanguínea potencialmente mortal. Se podrían dañar órganos o ser empujados a través del área de la incisión. Se podría formar tejido cicatricial dentro del cuerpo de su niño y causar que tejidos y órganos se unan. Esto podría causar obstrucción en el intestino o infertilidad. Los intestinos de su niño podrían dejar de funcionar. Se le podría formar un absceso (área llena de pus) que puede causar infección. Podría necesitar otra cirugía para corregir algunos de estos problemas.
  • Su podría formar un coágulo de sangre en la pierna o el brazo del niño. Esto puede causar inflamación y dolor. El coágulo también puede hacer que la sangre no fluya hasta donde tiene que llegar en el cuerpo de su niño. El coágulo puede desprenderse y transportarse a los pulmones o el cerebro del niño.

Busque atención médica de inmediato si:

  • La sangre empapa el vendaje del niño.
  • La herida de su niño está rojiza, inflamada, o sale pus de ella.
  • Se abren los puntos de sutura de la herida del niño.
  • Su niño tiene dolor intenso en el abdomen.
  • El drenaje de su niño se suelta o se sale.
  • Usted ve un bulto saliendo del lugar de la cirugía de su niño.

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su hijo tienen náuseas o vómitos.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de la condición, la cirugía o el cuidado de su niño.

Medicamentos:

Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • Antibióticos sirven para prevenir o combatir la infección bacteriana.
  • Un medicamento con receta para el dolor podrían ser administrados. Consulte con el médico de su niño sobre cuál es la forma segura de administrar este medicamento. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No le dé otros medicamentos a su niño que contengan acetaminofeno (acetaminophen) sin consultar al médico de su niño. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte al médico de su niño cómo prevenir o tratar el estreñimiento.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Haga que su niño descanse:

Su niño tendrá que regresar lentamente a sus actividades diarias y descansar a menudo. Esto ayudará a proteger la herida y evitar que los puntos de sutura se salgan. El reposo ayudará a que el niño sane. Pregunte al médico cuándo su niño puede regresar a la guardería, a la escuela o a sus actividades diarias normales. Pregunte al médico de su niño si es seguro que practique deportes.

Cuide la herida de su niño como se le indique.

Mantenga la herida limpia y seca. Es posible que deba cubrir la herida de su niño cuando se bañe para que no se moje. Cuando le permitan limpiar la herida de su niño, lávela cuidadosamente con agua y jabón, o como se le indique. Seque el área y póngale vendajes nuevos y limpios como le indicaron. Cambie los vendajes cuando se mojen o se ensucien. Revise la herida de su niño para detectar signos de infección, como enrojecimiento, inflamación o pus.

Cuide el drenaje de su niño como se le indique:

Puede que su niño regrese al hogar con un drenaje en su incisión. Un drenaje es un tubo fino de hule que se utiliza para extraer el fluido en exceso del abdomen de su niño. El médico de su niño quitará el drenaje cuando ya no haya más fluido saliendo de la incisión. Pregúntele al médico de su niño cómo cuidar el drenaje de su niño. No le quite el drenaje a su niño.

Aplique hielo a la herida de su niño:

Aplique hielo sobre la herida de su niño durante 15 a 20 minutos cada hora o como se le indique. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cúbralo con una toalla antes de aplicarlo sobre la piel de su niño. El hielo ayuda a evitar daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Es posible que el niño deba regresar para que le quiten los puntos de sutura o el drenaje. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide