Skip to Content

Alveolitis En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la alveolitis?

La alveolitis es una enfermedad dolorosa que se desarrolla de 1 a 3 días después de la extracción de un diente permanente. Esto sucede cuando el coágulo de sangre se disuelve y deja expuesta la mandíbula de su hijo. La alveolitis generalmente dura solo unos pocos días. Su hijo puede tener una afección más grave si los signos y los síntomas continúan durante una semana. La alveolitis es rara en niños menores de 12 años.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la alveolitis?

  • Un dolor fuerte y constante que es más intenso 3 días después de la extracción
  • Las encías inflamadas, rojas y sensibles
  • Un mal sabor en la boca de su hijo
  • Un olor desagradable que proviene de la boca de su hijo

¿Qué aumenta el riesgo de mi hijo de presentar alveolitis?

  • Mala higiene oral
  • Una extracción difícil de la muela o la extracción de un diente
  • Extracción de una muela, por ejemplo, una muela de juicio
  • Fumar
  • Ser mujer o tomar pastillas anticonceptivas

¿Cómo se trata la alveolitis?

  • La irrigación limpia la alveolitis y ayuda a quitar tejido muerto o comida. Pregúntele al médico de su hijo cómo se utiliza la jeringa para irrigar la alveolitis.
  • Se puede usar un taponamiento para cubrir el hueso expuesto de su hijo y evitar irritación y dolor. También impide que la comida entre en contacto con la alveolitis.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • Antibióticos pueden ser recetados si su hijo tiene una infección.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo a controlar o prevenir la alveolitis?

  • Aplique hielo en el maxilar de su hijo. El hielo ayuda a aliviar el dolor y la inflamación. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Envuélvalo en una toalla antes de aplicarlo a la mandíbula de su hijo. Aplique hielo durante 15 a 20 minutos por hora o según indicaciones.
  • Haga que su hijo se enjuague con un enjuague bucal de clorhexidina antes y después de la extracción del diente. Pregúntele al médico de su hijo dónde puede conseguir la solución oral con clorhexidina.
  • Hable con su adolescente sobre no fumar. La nicotina en los cigarrillos y en los cigarros puede prevenir que la sangre de su hijo adolescente coagule correctamente. Solicite al médico información si su hijo fuma y necesita ayuda para dejar de hacerlo. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Hable con el médico de su hijo adolescente antes que use estos productos.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • La inflamación de su hijo es tan grave que no puede cerrar ni abrir la boca.
  • Su hijo tiene dificultad para respirar

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Su hijo sigue sintiendo dolor incluso después de tomar analgésicos.
  • Los signos y síntomas de su hijo duran más de 1 semana.
  • Su hijo tiene fiebre.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta las opciones de tratamiento con los médicos de su niño para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide