Skip to Content

Absceso En Los Niños

LO QUE NECESITA SABER:

Un absceso es una zona bajo la piel donde se acumula pus (líquido infectado). Un absceso es a menudo causado por bacterias, hongos u otros gérmenes que entran en una herida abierta. Su hijo puede tener un absceso en cualquier parte de su cuerpo.

Absceso cutáneo

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su hijo tiene fiebre y escalofríos.
  • El área alrededor del absceso se pone muy dolorosa, caliente o tiene manchas rojas.
  • Su hijo se siente débil o más cansado de lo usual.

Llame al médico de su hijo si:

  • El absceso se hace más grande.
  • El absceso de su niño regresa.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Medicamentos:

Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • Los antibióticos ayudan a tratar una infección.
  • Acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte qué cantidad debe darle a su niño y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté tomando su hijo para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoagulante, siempre pregunte si los AINE son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Cuidado del niño:

  • Aplique una compresa tibia en el absceso de su hijo. Esto ayudará a que el absceso se abra y drene. Moje una toallita en agua tibia pero no caliente. Aplicar la compresa durante 10 minutos. Haga esto 4 veces al día. No presione el absceso ni trate de abrirlo con una aguja. Lo que puede ocurrir es que la bacteria entre aún más profundo en la sangre de su hijo. Si se abre el absceso de su hijo, cúbralo con un vendaje como se indica.
  • No compartir ropa, toallas o sábanas de su hijo con nadie. Esto puede propagar la infección a otros.
  • Lávese las manos y las manos de su niño frecuentemente. con frecuencia. Esto ayudará a prevenir la propagación de gérmenes. Use jabón y agua o un ungüento con base de alcohol.
    Lavado de manos

Cuide la herida de su niño luego del drenaje:

  • Cuide la herida de su niño como se le indique. Si el médico de su hijo dice que está bien, retire cuidadosamente el vendaje y la gasa. Puede que necesite mojar la gasa para poder sacarla de la herida. Limpié la herida y el área a su alrededor según indicaciones. Seque el área y póngase una venda nueva y limpia. Cambie los vendajes de su niño cuando se mojen o ensucien.
  • Pregúntele a su médico cómo cambiar la gasa en la herida de su hijo. Cuente el número de apósitos de gasa que se colocan dentro de su herida. No ponga demasiada gasa en la herida. No apriete demaisado la gasa en la herida de su hijo.

Programe una cita con el médico de su niño dentro de 1 a 3 días:

Su hijo puede necitar un cambio de gasas o vendaje. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.