Skip to main content

Trastorno De Pánico En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es el trastorno de pánico?

El trastorno de pánico es un trastorno de ansiedad que hace que su hijo tenga ataques de pánico repentinos. Un ataque de pánico es una sensación intensa de miedo o malestar. El ataque comienza de manera repentina, es peor 10 minutos después de comenzar y se detiene a los 20 minutos. El ataque puede tener un desencadenante, o puede ocurrir sin ningún motivo. El trastorno de pánico significa que su niño tuvo al menos 2 ataques de pánico sin desencadenantes. Los ataques hicieron que su hijo se preocupara que tendría otros ataques a lo largo del mes siguiente. Los ataques o la preocupación sobre los ataques futuros también cambian el comportamiento de su hijo. Por ejemplo, deja de salir con amigos por temor a un ataque.

¿Cuáles son los signos y síntomas de un ataque de pánico?

  • Dolor de pecho
  • Sudoración o estremecimientos
  • Latidos cardíacos acelerados o irregulares
  • Hiperventilación (respira tan rápido que se marea, se desvanece o se desmaya)
  • Falta de aliento, dificultad para respirar o una sensación de que su hijo se está ahogando o sofocando
  • Desvanecimientos o desmayos
  • Palidez o piel fría, escalofríos o bochornos
  • Náuseas, vómitos o dolor abdominal
  • Sentirse separado de su cuerpo
Ataque cardíaco frente a ataque de pánico

¿Cómo se diagnostica el trastorno de pánico?

El médico de su hijo le preguntará cuándo ocurren los ataques de pánico, y la gravedad. Es posible que también quiera saber si otros miembros de la familia tienen trastorno de pánico u otras condiciones de salud mental. También podría preguntarle qué tan bien le va en la escuela a su hijo o en sus actividades diarias. Informe al médico de su niño acerca de cualquier medicamento que toma actualmente.

¿Cómo se trata el trastorno de pánico?

  • Los medicamentos podrían administrarse para que su niño se sienta más relajado o para reducir la ansiedad que provoca un ataque de pánico. Algunos medicamentos solo se toman cuando su niño tiene un ataque de pánico. Otros medicamentos se pueden tomar para evitar los ataques de pánico. Los medicamentos generalmente se administran con terapia u otros tratamientos.
  • Un terapeuta de conducta puede ayudar a su niño a controlar la forma en que su cuerpo responde a las situaciones estresantes. También podría enseñarle a su niño formas para relajar sus músculos y disminuir su respiración durante un ataque de pánico. Le puede enseñar a su hijo formas para saber que el ataque de pánico no empeorará. Su hijo también podría aprender maneras de prevenir o detener la hiperventilación.
  • Terapia de exposición gradual se usa para ayudar a su niño a cambiar su reacción a los desencadenantes. Su hijo está expuesto a factores desencadenantes en pequeñas cantidades. La cantidad de exposición se aumenta poco a poco hasta que los desencadenantes ya no lo afecten ni le provoquen un ataque de pánico.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi niño a manejar el trastorno de pánico?

  • Lleve un registro de los ataques de pánico de su hijo. El registro debe incluir cada ataque de pánico, cuánto tiempo duró y cualquier cosa que ayudó a detenerlo. Traiga el registro con usted cada vez que visite a los médicos de su niño.
  • Ayude a su hijo a controlar el estrés. El estrés o la tensión pueden desencadenar un ataque de pánico. Ayude a su hijo a hablar sobre el estrés que siente. Ofrézcale apoyo y aliento. Su niño podría necesitar ayuda para encontrar una solución a un problema. Tal vez también necesite simplemente hablar.
  • Anime a su niño a mantenerse físicamente activo. La actividad física, como el ejercicio, puede reducir el estrés y ayudar a que su niño duerma mejor. Los niños y adolescentes deberían hacer al menos 60 minutos de actividad física cada día. El médico de su niño puede ayudarlo a crear un plan de ejercicios.
    FAMILIA ASIÁTICA CAMINANDO COMO EJERCICIO
  • Establezca un horario para dormir. Muy poco sueño puede aumentar su ansiedad. Trate que su hijo se acueste a dormir a la misma hora todas las noches y se levante a la misma hora todas las mañanas. Mantenga la habitación de su niño tranquila y sin distracciones, como la televisión o computadora.
  • Ofrézcale a su hijo una variedad de alimentos saludables. Los alimentos saludables incluyen frutas, verduras, productos lácteos, carne magra, pescado y legumbres. Limite el consumo de azúcar. El azúcar puede aumentar los síntomas de su niño.
    Alimentos saludables
  • No permita que su hijo consuma alimentos o bebidas que contienen cafeína. Esto incluye café, té, gaseosa, bebidas energéticas y chocolate. La cafeína puede empeorar la ansiedad o desencadenar un ataque de pánico.
  • Hable con su adolescente sobre no fumar. La nicotina y otros químicos en los cigarrillos y cigarros pueden aumentar la ansiedad. Solicite al médico de su hijo adolescente información si su hijo fuma y necesita ayuda para dejar de hacerlo. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Hable con el médico de su hijo adolescente antes que use estos productos.

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

Alguno de los siguientes signos de un ataque cardíaco:

  • Estrujamiento, presión o tensión en el pecho
  • y podría incluir cualquiera de los siguientes:
    • Malestar o dolor en la espalda, cuello, mandíbula, abdomen, o brazo
    • Falta de aliento
    • Náuseas o vómitos
    • Desvanecimiento o sudor frío repentino

¿Cuándo debo llamar al terapeuta o pediatra de mi hijo?

  • Su hijo tiene síntomas nuevos o peores.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta las opciones de tratamiento con los médicos de su niño para decidir el cuidado que usted desea para él.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.