Skip to Content

Tiroidectomía Parcial

LO QUE NECESITA SABER:

La tiroidectomía parcial es un procedimiento para extraer parte de la glándula tiroides. La tiroides es una glándula ubicada en el interior y al frente de la parte baja del cuello. La tiroides produce las hormonas que regulan su metabolismo, temperatura corporal y ritmo cardíaco. Las glándulas más pequeñas, conocidas como paratiroides, regulan los niveles de calcio en la sangre. Usted tiene 4 glándulas paratiroides situadas a los lados de la glándula tiroides. Las glándulas paratiroides no serán extraídas durante la cirugía.

COMO PREPARARSE:

La semana antes de su cirugía:

  • Anote la fecha, hora y lugar correctos de su cirugía.
  • Arregle su viaje de vuelta a casa. Pida a un miembro de familia o a un amigo que lo lleva a su casa después de su cirugía o procedimiento. No conduzca usted mismo.
  • Pregúntele a su médico si usted tiene que dejar de usar la aspirina o algun otro medicamento prescribida o sin receta médica antes de su procedimiento o cirugía.
  • Traiga consigo a la cita médica todos los envases de sus medicamentos o una lista de sus medicamentos. Infórmele al médico si usted es alérgico a cualquier medicamento. Infórmele al médico si usted usa productos herbales, suplementos nutricionales, o medicamentos de venta libre (sin receta médica).
  • Es probable que usted necesite tomar medicamentos para disminuir la cantidad de hormonas producidas por la glándula tiroides. Además podría necesitar medicamentos para controlar su ritmo cardíaco y ayudar en la prevención de sangrados.
  • Usted podría requerir de exámenes de sangre para revisar si hay infección u otros padecimientos médicos. Es probable que necesite de un ultrasonido, una tomografía computarizada o una laringoscopía. Estas pruebas sirven para que los médicos encuentren la porción exacta de la tiroides que hay que extraer. Consulte con su médico por más información sobre estos y otros exámenes que usted podría necesitar. Anote la fecha, la hora y el lugar de cada prueba.

La noche previa a la cirugía:

Pregúntale a sus médicos sobre direcciones para comer y beber.

El día de su cirugía:

  • Pregúntele a su médico antes de tomar cualquier medicamento el día de su cirugía. Traiga al hospital una lista de todos sus medicamentos actuales o los frascos de sus píldoras. Los médicos controlarán que sus medicamentos no interactúen desfavorablemente con el medicamento que necesita para la cirugía.
  • Usted o un familiar cercano deberán firmar un documento legal conocido como un formulario de autorización. Esto da su permiso a los médicos para hacer el procedimiento o cirugía. También explicará los problemas que podrían ocurrir y las opciones que usted tiene. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas antes de firmar este formulario.
  • Los médicos podrían colocar un tubo intravenoso (IV) en su vena. Por lo general eligen una vena del brazo. Por el tubo intravenoso, pueden darle líquidos y medicina.
  • Un anestesiólogo hablará con usted antes de su cirugía. Es posible que necesite medicamento para mantenerlo dormido o para adormecer alguna área de su cuerpo durante la cirugía. Infórmele a los médicos si usted o alguien en su familia ha tenido un problema con la anestesia anteriormente.
  • Usted podría requerir de un examen de sangre para controlar los niveles hormonales de la tiroides.
  • Usted podría necesitar un electrocardiograma para controlar la actividad eléctrica de su corazón.

QUÉ SUCEDERÁ:

Qué sucederá:

  • Su cirujano hará una incisión en la parte inferior de su cuello o en otra parte para prevenir que se forme una cicatriz notable. Podría además removerle parte de la glándula tiroides por medio de un escopio. También es posible que necesite abrir el área y remover el tejido de la tiroides por medio de una incisión.
  • Se utilizarán instrumentos para monitorear el lugar y función de los nervios de la laringe. Estos nervios están unidos a las cuerdas vocales y nos ayudan a hablar. Los médicos monitorearán sus nervios laríngeos para no provocarle daños que podrían ocasionarle dificultades para hablar. Si está despierto durante la cirugía, puede que le pidan que les hable a sus médicos.
  • Se podría colocar un o más drenajes (tubos delgados de hule) en la incisión para remover el líquido extra de la zona de la cirugía. Cerrarán la incisión con puntos de sutura y la cubrirán con un vendaje.

Después de la cirugía:

Lo llevarán a una habitación donde podrá descansar hasta que esté completamente despierto. Los médicos lo observarán de cerca por si se presenta algún problema. Usted podría requerir de exámenes de sangre para revisar sus niveles de calcio, hormonas paratiroideas y hormonas tiroideas. No se levante de la cama hasta que su médico lo autorice. Cuando su médico vea que usted está bien, podrán pasarlo a su habitación en el hospital o incluso podrían darle permiso para irse a casa.

COMUNÍQUESE CON SU médico SI:

  • Usted no puede acudir a su cirugía.
  • Usted tiene fiebre.
  • Usted se resfría o se engripa.
  • Tiene preguntas o inquietudes acerca de la cirugía.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Empeoran los síntomas de su problema de tiroides.

RIESGOS:

  • Usted podría sangrar más de lo esperado y necesitar una transfusión de sangre. Su voz podría estar ronca o débil después de la cirugía, y esto podría convertirse en un problema de larga duración. Además su cuello podría mostrar moretones e inflamarse y causarle dificultad para respirar o tragar. Es posible que sus glándulas paratiroideas no funcionen tan bien como antes de la cirugía. Esto podría provocar una caída excesiva de sus niveles de calcio. Los niveles de calcio bajos pueden causar muchos problemas, incluyendo ritmo cardíaco irregular, espasmos musculares y convulsiones. Esto podría representar un problema de corta duración después de la cirugía o más bien convertirse en un problema de larga duración. Se le podría infectar la herida, un riesgo potencialmente mortal.
  • Si usted no se somete a cirugía, su glándula tiroidea podría seguir creciendo y provocándole dificultad para respirar o tragar. El hipertiroidismo (niveles demasiados altos de hormona tiroidea) podría causar que su corazón lata demasiado rápido, o incluso alterar la regularidad con la que late. Esto puede conllevar a insuficiencia cardíaca, niveles bajos de calcio en la sangre y un riesgo elevado de fracturas en los huesos. Ciertos problemas de tiroides tienen el potencial de ser letales si no se les trata.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide