Skip to Content

Sarampión

LO QUE NECESITA SABER:

El sarampión es una infección provocada por un virus. El sarampión se propaga cuando una persona con la infección tose o estornuda. También se trasmite por contacto directo, como al compartir un vaso o los juguetes.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Su hijo sufre una convulsión.

Regrese a la sala de emergencias si:

  • Su hijo tiene dificultad para respirar o está respirando más rápido de lo usual.
  • Su hijo tiene dolor de cabeza, somnolencia o rigidez en el cuello.
  • Su niño parece confundido o menos alerta de lo normal.

Consulte con su médico sí:

  • La tos de su niño dura más de 4 días.
  • Su hijo expectora mucosidad espesa.
  • Su hijo tiene dolor de oído.
  • Alguien en el hogar desarrolla salpullido.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Medicamentos:

Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • El acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte qué cantidad debe darle a su niño y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • El medicamento para la tos se administra para disminuir el impulso de su niño por toser y ayudarlo a descansar.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Manejo de los síntomas de su hijo:

  • De a su niño líquidos según indicaciones. Los líquidos ayudan a evitar la deshidratación. Pregunte cuánto líquido necesita tomar su niño y cuáles son los más adecuados para él. Dele agua, jugo o caldo a su niño en vez de bebidas deportivas. Puede que él necesite soluciones de rehidratantes oral. Soluciones de rehidratantes oral tienen las cantidades adecuadas de agua, sales y azúcar que su niño necesita para reemplazar los fluidos del cuerpo. Pregunte al médico de su niño dónde puede obtener una SRO.
  • Ayúdele a su niño a reposar. Él debería reposar lo más posible y dormir lo suficiente.
  • Use un humidificador de vapor frío. Un humidificador ayuda a aumentar la humedad en el aire de su hogar. El humidificador facilita la respiración de su niño y ayuda a disminuir la tos.
  • De a su niño una variedad de alimentos saludables. Los alimentos saludables incluyen frutas, verduras, pan integral, productos lácteos bajos en grasa, frijoles, carnes magras y pescado. Esto ayudará a su niño a sentirse mejor y a tener mas energía. Si él no tiene hambre o se cansa fácilmente, trate de alimentarlo con cantidades mas pequeñas y con mayor frecuencia.
  • Proteja los ojos de su niño. Mantenga las luces tenues o pídale a su niño que use lentes para el sol. Esto ayudará a disminuir el dolor que provoca la sensibilidad a la luz.

Evite el sarampión:

  • Pregunte a su médico sobre la vacuna MMR. Esta vacuna ayuda a proteger a su niño y a otras personas a su alrededor de sarampión, paperas y rubeóla.
  • Evite la propagación de gérmenes. Pídale a su niño que se aleje de otras personas, especialmente de cualquier persona embarazada o que no se haya aplicado la vacuna triple viral. Mantenga a su niño en la casa y no lo lleve a la escuela o guardería hasta que su médico le indique que puede regresar.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante las citas de su niño.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide