Skip to Content

Reemplazo De Rodilla

CUIDADO AMBULATORIO:

Lo que usted necesita saber sobre el reemplazo de la rodilla:

El reemplazo de rodilla es una cirugía para reemplazar toda o parte de la articulación de su rodilla. También se le conoce como artroplastia de la rodilla. La articulación de la rodilla es el lugar donde se unen el fémur (hueso del muslo) y la tibia (hueso largo de la parte inferior de la pierna o hueso de espinilla). Un hueso pequeño llamado patela (rótula) proteje la articulación de su rodilla.


Cómo prepararse para el reemplazo de rodilla:

Su médico le explicará cómo debe prepararse para la cirugía. Le puede indicar que no consuma ningún alimento ni bebida después de la medianoche del día de la cirugía. Le dirá qué medicamentos puede tomar el día de la cirugía. Es probable que usted necesite de radiografías, una tomografía computarizada o una resonancia magnética para ayudarle a su médico a planear su cirugía. Pregunte sobre cualquier examen que usted podría necesitar.

Qué pasará durante el reemplazo de rodilla:

  • Pueden administrarle anestesia general para mantenerlo dormido y libre de dolor durante la cirugía. O es posible que en su lugar le administren anestesia regional para adormecer el área de la cirugía. Con la anestesia regional, usted todavía podría sentir presión o molestia durante la cirugía. Usted podría estar despierto durante la cirugía o procedimiento pero no debería sentir ningún tipo de dolor en la rodilla. Su cirujano le hará una incisión sobre la articulación de su rodilla. Sacará las partes dañadas de la articulación y las reemplazará con un implante de rodilla. El implante de rodilla podría hacerse de metal y plástico. Lo más probable es que asegure el implante con cemento de uso médico.
  • Su cirujano moverá los músculos y otros tejidos que están alrededor de su articulación de manera que vuelvan a su lugar original. Podría colocarle un drenaje para extraer la sangre y líquidos adicionales del área de la cirugía. Su médico le cerrará la incisión con puntos de sutura o grapas quirúrgicas. Puede que use tiras de cinta médica y una venda para cubrir su herida.

Qué pasará después del reemplazo de rodilla:

No se levante de la cama hasta que su médico lo autorice. Usted necesitará de terapia física para ayudarle a fortalecer su rodilla y prevenir rigidez. Es posible que necesite utilizar una máquina de movimiento pasivo continuo (MPC). Esta máquina doblará y estirará su rodilla suavemente por usted, mientras usted está acostado. Pregúntele a su médico cómo usar esta máquina.

Riesgos de un reemplazo de rodilla:

Usted podría sangrar más de lo esperado o contraer una infección. Los nervios o vasos sanguíneos podrían sufrir daños durante la cirugía. Después de la cirugía, es probable que su rodilla esté rígida o adormecida. Usted podría continuar teniendo dolor en la rodilla. Se le podría formar un coágulo sanguíneo en la pierna. Esto podría poner en peligro su vida. Es probable también que se le suelte el implante o se salga de lugar. El implante podría gastarse con el tiempo y requerir de un reemplazo.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Usted se siente mareado, le hace falta el aire y tiene dolor de pecho.
  • Usted expectora sangre.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su pierna se siente cálida, sensible y adolorida. Se podría ver inflamado y rojo.
  • Usted no puede caminar ni mover su rodilla.
  • La sangre empapa el vendaje.
  • La incisión se abre.
  • Su incisión está roja, inflamada o supurando pus.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre o escalofríos.
  • Usted tiene dificultad para mover o flexionar la rodilla.
  • Usted tiene más y más dolor de rodilla.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

  • Un medicamento con receta para el dolor podrían ser administrados. Pregunte cómo tomar estos medicamentos de una forma segura.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Los anticoagulantes ayudan a prevenir la formación de coágulos. Unos ejemplos de anticoagulantes incluyen la heparina y warfarina. Los coágulos pueden ocasionar derrames cerebrales, ataques al corazón y hasta la muerte. Las siguientes son pautas generales de seguridad para seguir mientras está tomando un anticoagulante:
    • Esté pendiente de sangrados y moretones mientras esté tomando anticoagulantes. Esté atento a cualquier sangrado de las encías o nariz. Vigile que no haya sangre en su orina y movimientos intestinales. Use un paño o toalla suave para su piel y un cepillo de dientes de cerdas suaves para cepillarse sus dientes. Esto puede evitar que su piel o encías sangren. Si usted se afeita, use una rasuradora eléctrica. No practique deportes de contacto.
    • Infórmele a su odontólogo y a los médicos que lo atienden que usted toma anticoagulantes. Lleve un brazalete o un collar que indique que usted toma este medicamento.
    • No empiece ni suspenda ningún medicamento a menos que su médico se lo indique. Muchos medicamentos no se pueden usar junto con los anticoagulantes.
    • Infórmele a su médico de inmediato si olvida tomar el medicamento o toma demasiado.
    • La warfarina es un anticoagulante que podría tener que tomar. Usted debería estar consiente de las siguientes cosas en caso que usted tome warfarina.
      • Existen algunos alimentos y medicamentos que pueden afectar la cantidad de warfarina en su sangre. No realice cambios mayores a su alimentación mientras toma warfarina (warfarin). La warfarina funciona mejor si usted come aproximadamente la misma cantidad de vitamina K todos los días. La vitamina K se encuentra en las hortalizas de hoja verde y algunos otros alimentos. Solicite más información acerca de lo que tiene que comer cuando usted toma warfarina.
      • Usted necesitará acudir con su médico para programar citas de seguimiento cuando usted esté tomando warfarina. Usted deberá hacerse análisis de sangre periódicamente. Estos exámenes se usan para determinar la cantidad de medicamento que usted necesita.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Actividad:

Su médico le dirá cuándo está bien manejar y regresar a sus actividades normales. Es probable que usted necesite de una máquina de movimiento pasivo continuo para fortalecer los músculos de su pierna y prevenir la rigidez. Es probable que su médico le de unos ejercicios para hacer o lo envíe a terapia física. Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor.

Siga las instrucciones de su médico sobre el cuidado de sus heridas:

No permita que la herida se moje hasta que su médico le indique que puede hacerlo. Lave cuidadosamente la herida con agua y jabón. Seque el área y póngale vendajes nuevos y limpios como le indicaron. Cambie sus vendajes cuando se mojen o ensucien. No se aplique polvos ni una loción en su incisión. Si le pusieron tiras de cinta médica sobre la incisión, deje que se sequen y caigan solas. En caso que no se caigan en 14 días, retírelas con cuidado. Revise la herida todos los días en busca de signos de infección como hinchazón, enrojecimiento o pus. Si le colocaron un drenaje, vacíelo según indicaciones. Seguramente tendrá que anotar la cantidad que vacía del drenaje cada vez que lo hace. Pídale a su médico más información sobre el cuidado del drenaje.

Cuidados personales:

  • Aplique hielo en la rodilla de 15 a 20 minutos cada hora o como se le indique. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cúbrala con una toalla. El hielo ayuda a evitar daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor.
  • Coloque una almohada o toalla enrollada por debajo de su talón para así mantener su rodilla recta. Esto ayudará a disminuir la rigidez en su rodilla. No coloque una almohada debajo de la rodilla. Una almohada bajo su rodilla causará que su rodilla permanezca doblada y eso puede causar rigidez.
  • Use medias de compresión como se le indique. Las medias son ajustadas y ejercen presión a sus piernas. Esto mejora el flujo de sangre y ayuda a prevenir coágulos.

  • Use una andadera según indicaciones. Le ayudará a disminuir su riesgo de caídas y quitará la presión de su rodilla.
  • Tenga a mano, y en todo momento, su tarjeta de identificación para su reemplazo de articulación. Todo médico necesita saber sobre su reemplazo de articulación. Es probable que usted necesite recibir antibióticos antes de cualquier procedimiento para prevenir una infección en su articulación nueva. El metal en su nueva articulación podría activar detectores de metal. Usted no podrá someterse a resonancia magnética si tiene algo de metal en su articulación.

Evite caídas:

  • Quite todas las alfombras y cordones sueltos. Estos pueden causar que usted se tropiece y caiga.
  • Use una banca o silla para el baño cuando se ducha. Pregúntele a su médico dónde puede conseguir uno.
  • Use una silla con un almohadón y un respaldo firmes. La silla también debe tener donde reposar los brazos para que usted pueda apoyarse cuando se levanta. El almohadón de la silla debe ser de aproximadamente 18 a 20 pulgadas de alto. Tenga un banquito cerca y listo para elevar su rodilla cuando sea necesario.
  • Use un aparato con brazos para elevar su servicio sanitario si el suyo es demasiado bajo. Pregúntele a su médico dónde puede conseguir uno.
  • Conozca sus límites. No haga ninguna actividad hasta que su médico le diga que ya está listo. Suba las gradas despacio.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide