Skip to Content

Hipofosfatemia

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la hipofosfatemia?

La hipofosfatemia es la presencia de niveles bajos de fosfato en la sangre. El fosfato es un electrolito (mineral) que trabaja con el calcio para ayudar a desarrollar los huesos. También ayuda a producir energía. La hipofosfatemia puede ser aguda o crónica. Aguda significa que el nivel en la sangre disminuye repentinamente. Crónica significa que el nivel ha sido bajo o disminuye poco a poco a lo largo del tiempo.

¿Qué causa o aumenta mi riesgo de hipofosfatemia?

Usted puede desarrollar hipofosfatemia si su cuerpo no puede absorber el fosfato o se deshace de demasiado fosfato. Cualquiera de los siguientes puede aumentar su riesgo:

  • Alcoholismo
  • Desnutrición, falta de vitamina D o problemas de absorción de nutrientes
  • Consumir grandes cantidades de hidratos de carbono
  • Demasiado calcio en la sangre, nivel bajo de magnesio, afección renal o sobretratamiento durante la diálisis
  • Esteroides o el uso de demasiados diuréticos o antiácidos
  • Determinados fármacos pueden disminuir el nivel de fosfato
  • Cetoacidosis diabética, hipotiroidismo, obesidad o ciertos problemas pulmonares, como asma
  • Diarrea severa o crónica o enfermedad inflamatoria intestinal
  • Una quemadura grave, cirugía mayor o el estrés
  • Ejercicio intenso o ejercitar durante un largo período

¿Cuáles son los signos y síntomas de la hipofosfatemia?

Es posible que usted no tenga ningún signo o síntoma al principio. Si la condición se torna más severa, podría presentar cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Falta de energía o una caída de energía
  • Irritabilidad
  • Debilidad muscular o dolor, problemas para caminar o temblores
  • Confusión o convulsiones
  • Dolor óseo y fracturas de huesos debilitados

¿Cómo se diagnostica la hipofosfatemia?

Su médico lo examinará y le hará preguntas acerca de sus síntomas. Infórmele acerca de cualquier medicamento que esté tomando y las cantidades. Su médico puede preguntarle si usted tiene problemas de alcoholismo o un trastorno alimentario. También debe informarle si usted tuvo alguna cirugía o lesión reciente o si tiene una enfermedad pulmonar. Es posible que también necesite alguno de los siguientes tratamientos:

  • Una muestra de sangre se utiliza para controlar el nivel de fosfato. Pueden comprobarse también sus niveles de calcio, vitamina D o magnesio.
  • Una muestra de orina a veces también se comprueba. Su cuerpo elimina el exceso de fosfato por la orina. Altos niveles en la orina pueden significar que su cuerpo se deshace de demasiado fosfato.

¿Cómo se trata la hipofosfatemia?

El tratamiento no es necesario si usted no tiene síntomas o su afección es leve. Si desarrolla síntomas, el tratamiento dependerá de la causa:

  • Se incrementará el nivel de fosfato. Su médico puede recomendar que usted consuma más alimentos o bebidas que contienen fosfato. Algunos ejemplos son los panes que contienen levadura, los productos lácteos, la carne, los huevos, los guisantes, las nueces y los frijoles. Su médico o un dietista pueden indicarle cuánto debe consumir de estos cada día. Es posible que le den un medicamento para aumentar el nivel de fosfato. Usted puede tomarlo en la forma de una píldora en su casa. Será necesario ingresarlo al hospital si usted necesita recibir este medicamento por vía intravenosa. También pueden utilizar medicamentos para bajar el nivel de calcio o aumentar los niveles de otros minerales.
  • Es posible que sea necesario cambiar o interrumpir sus medicamentos. Su médico revisará todos sus medicamentos con usted. Podría recomendarle que cambie o deje de tomar los medicamentos que están causando los síntomas.
  • Otras condiciones de salud pueden necesitar tratamiento. Si lo trajeron al hospital debido a que la cetoacidosis diabética causó la hipofosfatemia, se tratará la cetoacidosis diabética. Si la hipofosfatemia fue causada por desnutrición o falta de vitaminas, se le darán los nutrientes o las vitaminas que necesita.

¿Cómo puedo prevenir o manejar la hipofosfatemia?

  • Mantenga bajo control las afecciones que pueden causar hipofosfatemia. Si usted tiene diabetes, es importante seguir su plan de manejo para prevenir la cetoacidosis diabética. Pida información a su médico si tiene problemas con el alcoholismo y necesita ayuda para dejar de beber. La obesidad y los trastornos alimentarios como la bulimia o la anorexia pueden causar desnutrición. Esto aumenta el riesgo de tener hipofosfatemia. Su médico puede ayudarlo a manejar estas condiciones de salud o darle información sobre los planes de tratamiento.
  • No tome más antiácidos o diuréticos que lo indicado. Siga las instrucciones en la etiqueta o que le haya dado su médico. Estos medicamentos suelen estar disponibles sin receta médica. Es fácil tomar demasiados al mismo tiempo o en el mismo día.
  • Consuma alimentos saludables y variados. Los alimentos saludables incluyen frutas, verduras, productos lácteos bajos en grasa, frijoles, carnes, pescado y panes y cereales integrales. Puede prevenir la desnutrición si consume suficientes alimentos saludables cada día. Su médico o dietista puede ayudarlo a crear un plan de comidas y meriendas.
    Alimentos saludables
  • Ejercítese según indicaciones. El nivel de fosfato puede disminuir repentinamente si ejercita demasiado o muy intensamente. Siempre debe calentar antes del ejercicio y enfriarse después. Su médico puede ayudarle a crear un plan de ejercicios que sea seguro.
    Caminar para ejercitarse
  • Tome líquidos como se le haya indicado. Los líquidos ayudan a que los riñones funcionen bien. Los líquidos pueden evitar la deshidratación, en especial si usted tiene diarrea. Consulte con su médico cuánto líquido debería beber cada día. Demasiado o muy poco líquido puede afectar el equilibrio de fosfato y otros minerales en su cuerpo.

Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) o pídale a alguien que llame si:

  • Usted sufre una convulsión.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Usted está confundido o tiene dificultad para pensar.
  • Usted se fractura un hueso.

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

  • Usted tiene nuevos síntomas o sus síntomas empeoran.
  • Tiene náuseas o está vomitando.
  • Tiene diarrea o estreñimiento que continúa por más de 2 días.
  • Usted tiene dolor muscular.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.