Skip to Content

Endoscopia Del Tracto Digestivo Alto

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • La endoscopia del tracto digestivo alto es también llamada esofagogastroduodenoscopia (EGD). Éste es un procedimiento para examinar la mucosa (pared interna) del tracto gastrointestinal alto (TGI). EL TGI alto incluye el esófago, estómago y duodeno (primera parte del intestino delgado). La EGD se usa para ayudar a diagnosticar enfermedades y otros problemas que afectan el TGI alto. Éstas pueden incluir inflamación, infecciones, tumores, úlceras, sangrado o pólipos.
    Picture of a normal digestive system
  • En la EGD, los médicos usan un endoscopio para ayudarse a observar la mucosa del TGI alto. Un endoscopio es un tubo de metal flexible (doblable) con una luz y una video cámara pequeños en el final. Éste proporciona a los médicos una clara visión del esófago, estómago y duodeno mientras se observan las imágenes en un monitor. Una pequeña cantidad de tejido podrá tomarse del TGI alto y ser enviada a laboratorio para examinarse. Su médico podrá también extraer pólipos u objetos extraños, colocar algún sten (malla cilíndrica), o tratar el sangrado durante la endoscopia. Con la EGD, se pueden diagnosticar enfermedades del TGI y darse tratamiento para aliviar sus síntomas.

INSTRUCCIONES:

Tome sus medicamentos como se le haya indicado:

Llame a su médico de cabecera si usted piensa que su medicamento no le está ayudando o si tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, la frecuencia con que los toma y por qué los toma. Traiga la lista o los envases de sus medicamentos a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

  • Medicamento para el dolor: Usted podría necesitar medicamento para suspender o reducir el dolor.
    • Aprenda como tomar su medicamento. Pregunte cual es el medicamento que necesita tomar y la dosis. Asegúrese que usted sepa cómo, y cuando lo necesita tomar al igual que la frecuencia.
    • No espere que su dolor este muy fuerte para tomar su medicamento. Informe a sus médicos si no disminuye su dolor.
    • Los medicamentos para dolor podrían causar mareos o soñolencia. Para prevenir caídas, llame a alguien cuando se vaya a levantar de la cama o si necesita ayuda.

Solicite información sobre la localidad y hora de sus consultas de seguimiento:

Solicite más información sobre el cuidado continuo, tratamientos, o servicios a domicilio.

  • Pregúnte a su médico cuando estarán listos los resultados de su estudio.

Coma alimentos saludables:

Elija una variedad de alimentos saludables de todos los grupos de comida cada día. Incluya el pan de grano entero, el cereal, el arroz, y pasta. Coma una variedad de frutas y vegetales, incluyendo vegetales de color verde oscuro y anaranjado. Incluya productos lácteos como leche baja en grasa, yogur y queso. Seleccione fuentes de proteína baja en grasa como carne de res, pollo, pescado, frijoles, huevos y nueces. Pregunte cuantas porciones de grasa, aceites y dulces usted debería comer cada día y si usted debe seguir una dieta especial.

Consumo de líquidos:

Los adultos deberían tomar de 9 a 13 vasos de líquido todos los días. Un vaso de 8 onzas. Las mejores elecciones de líquido para la mayoría de las personas incluyen el agua, jugo, y leche. El café, sopa, y las frutas, pueden también incluirse en su consumo de líquido diario. Pregunte a su médico sobre la cantidad de líquido que usted debería tomar diariamente.

Descanso:

Descanse cuando usted sienta que es necesario. Comience lentamente y haga más cada día. Regrese a sus actividades diarias como se le haya indicado.

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Se siente muy lleno o inflamado.
  • Usted tiene una fiebre.
  • Tiene náusea (malestar estomacal) o vómito.
  • Tiene preguntas o preocupaciones acerca de su procedimiento, enfermedad o cuidados.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Se siénte con mareo o tuvo algún desmayo.
  • Tiene dolor en el pecho o dificultad para respirar súbitamente.
  • Tiene problemas al deglutir o con sus movimientos intestinales.
  • Su abdomen se torna doloroso y duro.
  • Sus signos y síntomas están empeorando.
  • Su vómito tiene sangre o bilis.

Copyright © 2012. Thomson Reuters. All rights reserved. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide