Skip to Content

Dislexia En Niños, Cuidados Ambulatorios

INFORMACIÓN GENERAL:

La dislexia

es una incapacidad del aprendizaje basada en el lenguaje que causa problemas de descodificación al leer. La descodificación significa la separación de palabras por su significado en sí. Una incapacidad del aprendizaje significa que su niño tiene dificultad con sus habilidades académicas aunque sus exámenes muestren que es inteligente. La dislexia es causada por la forma en que el cerebro de su niño se desarrolló antes de nacer. Las partes del cerebro que se encargan del lenguaje no se desarrollaron como debieran. Otras partes del cerebro, como las partes que controlan las destrezas prácticas pueden llegar a desarrollarse de una forma muy especial.

Los síntomas más comunes incluyen los siguientes:

  • Dificultad para deletrear palabras
  • Retrasos al aprender el abecedario
  • No poder escuchar sonidos que son parte de una palabra
  • Dificultad para pronunciar palabras escritas, sobre todo palabras como nada y nado que no riman pero se deletrean de forma parecida
  • Dificultades expresando pensamientos verbalmente o recordando palabras para decir
  • No poder decir cual es la izquierda y la derecha, la hora, o cómo seguir direcciones
  • Dificultad para recordar vocabulario nuevo o números escritos en secuencia, como un número de teléfono
  • Mezclar el orden de las letras cuando escribe palabras
  • Dejar por fuera palabras en oraciones o letras en una palabra cuando se escribe o lee

Maneje la dislexia de su niño:

  • Especialistas en aprendizaje como tutores y terapeutas del habla pueden enseñarle a su niño de una forma que tenga sentido para él. Los niños con dislexia generalmente poseen destrezas prácticas fuertes como la construcción de objetos. Los especialistas pueden ayudarle a su niño a aprender vocabulario por medio de juegos y rompecabezas. Es probable que a su niño le enseñen una letra del alfabeto y le pregunten qué sonido hace o cuáles palabras empiezan con la letra. También puede que le pidan que escriba la letra en el aire o en un papel mientras dice la letra o palabra en voz alta.
  • Los aparatos electrónicos incluyen programas de computación que escriben lo que su niño dice o leen lo que está escrito. Muchas bibliotecas tienen libros en grabación. Su niño también puede pedir que le lean y graben sus libros de texto. Si su niño es de más edad, es probable que pueda grabar una clase para escucharla después. También puede incluso tomar notas en una computadora portátil. Estos métodos pueden ayudarle a concentrarse en la información para que no pierda su interés tratando de deletrear cada palabra correctamente.
  • Un programa educacional individualizado (IEP, por sus siglas en inglés) puede usarse hasta el momento en que el niño se gradúe de la secundaria. Este plan identifica las necesidades de aprendizaje del niño y le ayuda a sus maestros a entender cómo ayudarle al niño en su aprendizaje. Es probable que el plan incluya una persona que toma notas por el niño durante las clases. El plan puede llegar a ayudar al niño a formar las destrezas que necesitará después de la secundaria. También es posible que su niño pueda usar otros tipos de ayuda en la universidad para ayudarle a continuar mejorando. Ejemplos incluyen exámenes orales en vez de escritos o exámenes sin límite de tiempo.

Apoye a su niño:

  • Apoye siempre a su niño. Leer puede resultar cansado para su niño y puede que pierda la concentración rápidamente. Felicite a su niño por haber leído, aunque sea solamente por unos cuantos minutos. Unos cuantos minutos a la vez le ayudará a formar esa confianza en sí mismo y así prevenir la fatiga. Anímelo a tomar descansos cortos mientras hace su tarea pero recordándole que la tiene que terminar. Es probable que usted se frustre si su niño toma demasiado tiempo para escribir o leer las instrucciones de la tarea. No le diga que leer y escribir son fáciles o que no debe tardar tanto tiempo en terminar sus tareas. Este tipo de comentario pueden producirle ansiedad o vergüenza cada vez que tiene alguna dificultad.
  • Lea con su niño frecuentemente. Léale cuentos cada noche antes de acostarlo. Pídale que se sienta de manera que pueda ver las palabras mientras usted las lee en voz alta. Señale las palabras mientras las lee. Dígale el significado de palabras nuevas. Luego pídale que le diga lo que significan las palabras. El contexto y la repetición le ayudará a recordar palabras nuevas con más facilidad. Pídale que le diga lo que cree que sucederá en el cuento y también que nombre cosas que vienen en los dibujos de las páginas. Esto le ayudará a recordar palabras y a comprender las historias.
  • Si su niño tiene más edad, anímelo a que le lea a usted. Sea positivo y trate de no decirle las palabras en las que se queda pegado. Es probable que su niño necesite pronunciar las palabras lenta y cuidadosamente. Después que el niño lee una página, pídale que le diga lo que leyó y qué piensa que sucederá a continuación.
  • Ayúdele a su niño a leer en lugares que no son la escuela y la casa. Por ejemplo, lean señales de tránsito cuando usted maneja. Las señales de tránsito casi siempre incluyen imágenes que le pueden ayudar a su niño a comprender y recordar las palabras. Pídale a su niño que le diga el nombre de la compañía que va con cierto logo que él ya conoce. Estas actividades le ayudarán a comprender y aprender que la lectura y sus destrezas no solamente sirven en la escuela.
  • Concéntrese en los puntos fuertes de su niño. Es probable que su niño piense que sus problemas con la lectura significan que en realidad no es bueno en nada. Ayúdele a comprender que la lectura es solamente una de las muchas destrezas que una persona puede tener. Los niños que tienen dislexia son generalmente creativos. Permita que su niño comparta con usted sus intereses y ayúdele a formar esa confianza en sí mismo y en sus habilidades. Es probable que su niño también quiera trabajar más en sus habilidades de lectura si se siente seguro en cuanto a otras habilidades.
  • No se concentre en las calificaciones del niño. Felicítelo cuando mejora, como por ejemplo cuando mejora la calificación de un examen o gana más puntos por haber completado la tarea. Está bien felicitarlo por una buena calificación en un trabajo o examen, pero no haga de las calificaciones su meta.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su niño. Informarse acerca del estado de salud del niño y sobre la forma como puede tratarse. Discuta con los médicos de su niño las opciones de tratamiento para decidir el cuidado que se usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide