Skip to Content

Control Del Dolor Con Opioides

CUIDADO AMBULATORIO:

Un opioide

es un tipo de medicamento que se usa para tratar el dolor. Ejemplos de opioides son la oxicodona, morfina, fentanilo o codeína.

Llame al 911 o haga que alguien llame al 911 en cualquiera de los siguientes casos:

  • Usted está respirando más lento de lo normal, o tiene dificultad para respirar.
  • No lo pueden despertar.
  • Usted sufre una convulsión.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su corazón late más lento de lo normal.
  • Usted siente que su corazón se le va a salir del pecho o siente palpitaciones.
  • Usted tiene tanto sueño que no puede mantenerse despierto.
  • Usted tiene dolor o debilidad muscular intensos.
  • Usted ve o escucha cosas que no son reales.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted está demasiado mareado para ponerse de pie.
  • Su dolor empeora o tiene un nuevo dolor.
  • Usted no puede hacer sus actividades cotidianas debido a los efectos secundarios del opioide.
  • Usted tiene estreñimiento o dolor abdominal.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medidas de seguridad para el uso de los opioides:

  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Pregunte si usted necesita más información acerca de cómo tomarse su medicamento correctamente. Programe citas con su médico regularmente. Es posible que necesite que le ajusten su dosis. No use el medicamento opioide si está embarazada o dando de lactar.
  • Dele a su médico una lista de todos sus medicamentos. Incluya cualquier medicamento de venta sin receta, vitaminas y hierbas. Puede ser peligroso tomar opioides junto con otros medicamentos.
  • Mantenga el medicamento opioide en un lugar seguro. Almacene su medicamento opioide en un gabinete con seguro para mantenerlo fuera del alcance de los niños y de otras personas.
  • No consuma alcohol mientras usa opioides. El alcohol mezclado con un opioide puede causarle somnolencia y retardar el ritmo respiratorio. Es posible que deje de respirar completamente.

Otras formas de controlar su dolor:

  • La aplicación de calor sobre el área dolorida durante 20 a 30 minutos cada 2 horas por tantos días como se le haya indicado. El calor ayuda a disminuir el dolor y los espasmos musculares.
  • Aplique hielo sobre la parte del cuerpo que le duele durante 15 a 20 minutos cada hora o según las indicaciones. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cúbrala con una toalla. El hielo disminuye el dolor y la inflamación y ayuda a evitar daño a los tejidos.
  • Vaya a terapia física según indicaciones. Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor.
  • Haga ejercicio por 30 minutos, 3 veces a la semana. La actividad física regular puede ayudar a disminuir el dolor y mejorar su calidad de vida. Consulte con su médico acerca del mejor plan de ejercicios para su tipo de dolor.
  • Duerma lo suficiente. Tenga una rutina relajante para la hora de dormir. Vaya a dormirse y levántese a la misma hora todos los días. Evite la cafeína en la tarde.
  • Hable con un consejero o terapeuta. Un tipo de terapia llamada terapia cognitivo conductual (TCC) puede ayudar a su dolor crónico, cambiando su forma de pensar al respecto. La TCC también puede mejorar su estado de ánimo, el sueño y la capacidad de movimiento.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Es posible que necesite que le ajusten su dosis. Usted podría ser referido a un especialista del dolor. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide