Pill Identifier App

Esguince De Rodilla

INFORMACIÓN GENERAL:

¿Qué es un esguince de rodilla?

Un esguince de rodilla ocurre cuando uno o más ligamentos de su rodilla se estiran o desgarran súbitamente. Los ligamentos son tejidos cuya función es mantener unidos los huesos. Los ligamentos sostienen la rodilla y mantienen alineados los huesos y la articulación. Ellos ayudan a que usted pueda caminar, doblarse y girar. Hay 4 ligamentos que ayudan a sostener la rodilla. Pregúntele a su médico cuál de estos ligamentos sufrió el esguince. Los esguinces de ligamentos son frecuentes durante ejercicios o práctica de deportes. El tratamiento y el tiempo de recuperación dependen del tipo y la causa del esguince en su rodilla.

¿Qué causa un esguince de rodilla?

  • Movimientos que pueden causar estrés en la rodilla: Los esguinces pueden ocurrir al hacer movimientos que no son normales en la rodilla. Estos movimientos incluyen deportes donde usted apoya el pie y gira rápidamente la rodilla. Estos deportes son aquellos en los que usted corre y se detiene súbitamente cambiando rápido de dirección, y en los que salta y aterriza. En estos movimientos se incluyen ciertas actividades donde usted tiene que hacer giros rápidos o súbitos de las rodillas. Actividades que causan una extensión anormal de su rodilla pueden causar un esguince. Los esguinces generalmente ocurren en deportes como el fútbol, básquetbol, jockey y esquí.

  • Golpes directos a la rodilla: Los esguinces pueden ser causados por golpes o choques en la parte frontal, en los lados, o en la parte trasera de las rodillas. Los esguinces también pueden ser causados al tropezar y caer sobre las rodillas cuando están dobladas. Usted puede sufrir un esguince de rodilla al ser lanzado violentamente al suelo, como al ser atajado violentamente durante un partido de fútbol americano o rugby.

¿Cuáles son los signos y síntomas de un esguince de rodilla?

  • Rigidez o disminución en movimiento

  • Dolor o sensibilidad

  • Crujido doloroso que usted puede sentir y oír

  • Inflamación o moretones

  • Rodilla que se traba o “rinde” al caminar

¿Cómo se diagnostica un esguince de rodilla?

Un médico examinará su rodilla y le hará preguntas sobre sus actividades. Es posible que necesite radiografías (rayos X) o imágenes con resonancia magnética (IRM). Estos exámenes muestran imágenes de los huesos y tejidos dentro de su rodilla. Los médicos hacen estos exámenes para saber si usted tiene un hueso quebrado o lesiones en los tejidos blandos.

¿Cómo se trata un esguince de rodilla?

El tratamiento consiste en controlar primero el dolor y la inflamación y luego comenzar con la rehabilitación. En la rehabilitación se incluyen los ejercicios de fisioterapia. Estos ejercicios pueden hacerse durante un cierto número de semanas o meses, para ayudar a que usted pueda regresar a sus actividades y deportes acostumbrados. Su plan de tratamiento puede incluir uno o más de los siguientes:

  • Descanso: La parte más importante en el tratamiento de una lesión de rodilla es descansar la rodilla. Lo más probable es que le sugieran que no apoye peso en su rodilla. Esto quiere decir que no debe caminar sobre su rodilla lesionada. El descanso ayuda a disminuir la inflamación y permite que la lesión sane. Cuando el dolor disminuye, comience entonces con movimientos normales pero lentos.

  • Hielo: El hielo provoca que los vasos sanguíneos se estrechen lo que ayuda a disminuir la inflamación, el dolor, y el enrojecimiento. Coloque hielo triturado en una bolsa de plástico o use una bolsa de maíz o arbejas congeladas. Cúbrala con una toalla. Coloque la bolsa sobre su rodilla por 15 a 20 minutos, 3 a 4 veces al día. Hágalo por 2 o 3 días o hasta que desaparezca el dolor. No duerma sobre la bolsa de hielo porque podría quemarse la piel.

  • Compresa: Es probable que necesite usar una venda elástica. La venda elástica ayuda a evitar que su rodilla lesionada se mueva demasiado mientras sana. Usted puede también aflojar o ajustar la venda elástica para que le quede cómoda. La compresa debe sentirse lo suficientemente ajustada para que sirva de apoyo, vuelva a colocarla una vez al día.

  • Eleve la rodilla: Acuéstese y eleve su rodilla a un nivel por encima del nivel de su corazón para ayudar a disminuir la inflamación.

  • Los antiiflamatorios no esteroideos (AINEs) ayudan a reducir inflamación y dolor o fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs podrían causar sangrado estomacal o problemas en los riñones en ciertas personas. Si usted esta tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para usted. Antes de usar el medicamento, lea siempre la etiqueta de información y siga sus indicaciones. No administre estos medicamentos a niños menores de 6 meses de edad sin el consentimiento de su médico.

  • Abrazadera: El uso de una abrazadera podría ser necesario para evitar que su rodilla lesionada se mueva demasiado mientras sana. Use la abrazadera en la forma que su médico le indique. Usted puede quitarse diariamente la abrazadera para bañarse. Después de bañarse, vuelva a ponerse la abrazadera tan pronto como pueda. Mientras esté usando la abrazadera, mueva los dedos de los pies y los pies, para evitar que se presente rigidez en las articulaciones.

  • Muletas: A usted pueden ordenarle muletas para que las use hasta que pueda ponerse de pie apoyándose sobre su rodilla lesionada sin sentir dolor.

  • Calor: Después de 2 o 3 días, usted puede usar calor para tratar de disminuir el dolor y la rigidez en la rodilla. Use una bolsa con agua caliente, un cojín eléctrico o una compresa caliente y húmeda. Para hacer una compresa, empape con agua caliente una toallita limpia. Exprima el exceso de agua y coloque la toallita sobre su rodilla durante 15 a 20 minutos, 3 a 4 veces diarias.

  • Ejercicios de rehabilitación:

    • Su médico puede ordenarle que asista a sesiones de fisioterapia. Un fisioterapeuta puede hacerle tratamientos y ejercicios para ayudar a que su rodilla se recupere y pueda moverse mejor. Su médico o un fisioterapeuta, puede enseñarle unos ejercicios para que usted los haga en su casa. Es posible que le ordenen hacer estos ejercicios una vez que el dolor y la inflamación hayan disminuido. Los ejercicios son importantes para evitar la rigidez, disminuir la inflamación y para ayudar a que regresen los movimientos normales de su rodilla. Es posible que le ordenen hacer estos ejercicios 2 o 3 veces al día.

    • Mientras su rodilla continúa mejorando, usted aprenderá nuevos ejercicios para fortalecer y estirar su rodilla. Para fortalecer los músculos que rodean su rodilla, usted puede usar equipos que incluyen pesas, bicicletas estacionarias y bandas sinfín. Los músculos que rodean su rodilla son los que se encuentran en la pantorrilla, el muslo y el tobillo. Fortalecer estos músculos puede ayudar a sustentar y proteger su rodilla de más lesiones. Es muy importante seguir el plan de rehabilitación según lo sugieren los médicos para ayudarle a regresar a sus actividades usuales lo más pronto posible.

  • Drenaje del exceso de líquido de su rodilla: Los médicos pueden usar una aguja para drenar líquido de su rodilla. La extracción del exceso de líquido puede ayudar a que su rodilla mejore con más rapidez. El líquido puede ser enviado al laboratorio para que lo examinen y confirmen si hay infección.

  • Cirugía: Usted podría necesitar cirugía si un ligamento de la rodilla se desgarra. Durante la cirugía, los médicos pueden reemplazar el ligamento desgarrado.

¿Qué cuidados debo tener con mis rodillas para evitar más esguinces?

Generalmente los esguinces de rodilla no se pueden prevenir, sin embargo, usted puede proteger su rodilla de lesiones, haciendo lo siguiente:

  • Consulte siempre con su médico antes de comenzar a ejercitarse. No comience a ejercitarse sin la autorización de su médico. Si comienza a ejercitarse muy pronto después de su esguince, usted le puede causar más lesiones a su rodilla. Esto puede conllevar a problemas permanentes en su rodilla.

  • Comience lentamente sus ejercicios o su programa de entrenamiento deportivo, siguiendo las indicaciones de su médico. Lentamente aumente el tiempo, la distancia y el entrenamiento. Los aumentos súbitos en los entrenamientos pueden lesionar su rodilla nuevamente.

  • Pregúntele a su médico si usted debería usar una abrazadera para sostener y proteger su rodilla durante el entrenamiento.

  • Caliente y estire sus músculos antes de ejercitarse. Antes de comenzar con su ejercicio habitual, haga movimientos de calentamiento, como caminar o pedalear en una bicicleta estática. Después de calentarse haga estiramientos suaves. Esto ayuda a aflojar sus músculos y a disminuir el estrés en su rodilla. Después de ejercitarse, refrésquese y haga estiramientos.

  • Mantenga fuertes los músculos de sus piernas. Tener fuertes los músculos de la pantorrilla, los muslos y los tobillos puede ayudar a sostener su rodilla. Su médico puede ayudarle a elaborar un programa de ejercicios que sirva para formar y mantener fuertes los músculos de sus piernas.

  • Use zapatos que se ajusten correctamente y que provean buen soporte a sus pies. Reemplace sus zapatos de ejercitarse o de correr, antes que el acolchado o el amortiguador de golpes esté desgastado. Pregúntele a su médico cuáles zapatos deportivos son más convenientes para usted. También pregúntele si debería usar aditamentos (accesorios) especiales en sus zapatos. Estos aditamentos pueden ayudar a apoyar sus talones y arcos, o a mantener alineados correctamente sus pies dentro de los zapatos. Ejercítese sobre superficies planas.

  • Use equipo protector. Si usted practica deportes use el tipo correcto de artículos protectores. Ejemplo: para practicar fútbol o jockey use rodilleras y una careta. Manténgase en buena forma física para disminuir la posibilidad de sufrir una lesión mientras practica un deporte.

  • Mantenga su peso normal. Pregúntele a su médico cuál es el peso indicado para usted. Pida información acerca de una dieta saludable que le ayude a mantenerse en un peso que sea conveniente para usted.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2014 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide
(web5)