El Manejo Del Dolor Y Los Opioides

INFORMACIÓN GENERAL:

¿Qué necesito saber acerca de los opioides?

Un opioide o narcótico es un tipo de medicamento que se usa para tratar el dolor. Los medicamentos con opio impiden que los nervios manden o reciban sensaciones de dolor. Ejemplos de opioides son la morfina, hidrocodona, codeína, fentanilo y oxicodona.

¿Por qué es importante controlar el dolor?

El dolor puede provocar cambios en la salud física y emocional, como problemas de depresión y de insomnio. Controlar y manejar el dolor podrían ayudar a mejorar el humor, la habilidad para dormir y para realizar las actividades diarias.

¿Qué tipo de opioides existen?

Los opioides se pueden administrar en forma de píldora, parches o supositorios. Ellos también pueden inyectarse en una vena o en una zona alrededor de la médula espinal. Existen 2 tipos:

  • Acción corta: Estos empiezan a actuar mas rápido y alivian el dolor durante 3 a 6 horas. Los medicamentos de acción corta frecuentemente se utilizan para el dolor agudo y para el progreso del dolor.

  • Acción prolongada: Estos usualmente duran 8 horas o más, así que usted puede tomarlos con menos frecuencia. Estos medicamentos se tardan más en empezar a aliviar el dolor.

¿Cuáles son los riesgos de usar opioides para controlar el dolor?

  • Sobredosis: El tomar demasiados medicamentos opioides pueden representar una amenaza para la vida. Los siguientes son signos de una sobredosis:

    • Somnolencia o confusión

    • Mareos o debilidad

    • Dificultad para respirar, respiración superficial o dejar de respirar

    • Piel fría y húmeda

    • Dolor muscular intenso y debilidad

    • Ver y oír cosas que no son reales

  • Dependencia física: Esto es cuando el cuerpo necesita el medicamento con el fin de funcionar correctamente. Los síntomas de la dependencia física cuando se suspende el uso del medicamento incluyen temblores, diarrea y flujo nasal.

  • Tolerancia: Esto ocurre cuando el cuerpo se acostumbra al medicamento. Es posible que los opioides no controlen el dolor tan bien como solían hacerlo. El dolor podría regresar antes de tiempo. Es posible que necesite más medicamento opioide para que le de la misma cantidad de alivio del dolor.

  • Adicción y abuso: La adicción sucede cuando usted usa un opioide a pesar de que le hace daño y no le alivia el dolor. Si usted abusó del alcohol o drogas en el pasado, un especialista en adicciones puede ayudarlo a controlar el uso de opioides para aliviar el dolor.

¿Cuáles son los efectos secundarios de usar opioides para controlar el dolor?

Los efectos secundarios pueden limitar la cantidad de medicamento que usted puede tomar. El mejor tratamiento es encontrar la dosis que trata el dolor y que provoca menos efectos secundarios. Algunos efectos secundarios podrían desaparecer después de que usted toma el medicamento por un tiempo. Los efectos secundarios comunes incluyen:

  • Estreñimiento, náusea o vómito

  • Mareos, sensación de desmayo o somnolencia

  • Sequedad en al boca

  • Dificultad para pensar, moverse más lento de lo normal, torpeza

  • Dificultad para respirar o respiración lenta o superficial

¿Qué más puedo hacer para controlar el dolor?

  • Calor: El calor ayuda a disminuir el dolor y los espasmos musculares. Aplique calor en el área por 20 a 30 minutos cada 2 horas por tantos días como se le indique.

  • Hielo: El hielo ayuda a disminuir la inflamación y el dolor. El hielo también podría ayudar a evitar daño al tejido. Use una bolsa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cúbrala con una toalla y colóquela en el área por 15 a 20 minutos cada hora como se le indique.

  • Terapia física: Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios para ayudarlo a mejorar el movimiento y la fuerza y para disminuir el dolor.

  • Otros medicamentos: Los medicamentos que se usan para tratar la ansiedad, la depresión o las convulsiones podrían usarse con el medicamento opioide para diminuir el dolor.

  • Consejería y terapia cognitiva conductual: Hablar con un terapista acerca de las cosas que le provocan o aumentan el dolor podría ayudar.

¿Qué más debería saber acerca de los opioides?

  • Tome el medicamento como se le indique: Pregunte si necesita mayor información acerca de cómo tomar el medicamento correctamente.

  • Informe al médico sobre los medicamentos que usted toma: Dele al médico una lisa de todos los medicamentos, incluyendo los de venta sin receta médica, vitaminas y productos herbales. Informe al médico si usted usa también píldoras para dormir, medicamento para el resfrío y alergia y sedantes. Puede ser peligroso tomar opioides con estos otros medicamentos. Dígale al médico si usted usó opioides en el pasado.

  • Mantenga el medicamento opioide en un lugar seguro: Los medicamentos opioides son peligrosos para los niños. Guárdelos en un gabinete con seguro para mantenerlos fuera del alcance de los niños y evitar que otros los utilicen.

  • Programe citas regulares con su médico: Esto ayudará al médico a encontrar el mejor plan de tratamiento para controlar el dolor. El podría ajustar la dosis o cambiar el medicamento para controlar el dolor con la menor cantidad de efectos secundarios.

  • No consuma alcohol mientras tome opioides: Esto puede provocar somnolencia, retardar el ritmo cardíaco o que deje de respirar.

  • Embarazo y lactancia: No use medicamento opioide si está embarazada o amamantando, a menos que el médico lo autorice. Usted y el bebé no nato necesitarán cuidados especiales si usa medicamento opioide durante el embarazo.

¿Cuándo debería comunicarme con mi médico?

Comuníquese con su médico si:

  • El dolor no mejora o tiene dolor nuevo.

  • No puede hacer sus actividades cotidianas debido a los efectos secundarios del opioide.

  • Tiene estreñimiento y dolor abdominal.

  • Tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

¿Cuándo debería buscar cuidado inmediato?

Busque cuidado inmediatamente o llame al 911 si:

  • Tiene tanto sueño que no puede mantenerse despierto.

  • Está demasiado mareado o débil como para pararse.

  • Tiene dificultad para respirar, respiración superficial o está respirando más lento de lo normal.

  • Tiene dolor muscular intenso o debilidad.

  • Está muy confundido.

  • Ve y oye cosas que no son reales.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2014 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide
(web5)