Skip to Content

Uso Seguro De Narcóticos

LO QUE NECESITA SABER:

Un narcótico es un tipo de medicamento que se usa para tratar el dolor. Ejemplos de narcóticos son la codeína, la oxicodona y el fentanilo. Controlar y manejar el dolor podrían ayudarlo a descansar, sanar y regresar a sus actividades diarias. Usted y su familia recibirán información acerca de cómo manejar el dolor en casa. Las instrucciones incluyen qué hacer si tiene efectos secundarios a medida que maneja el dolor. También incluirá información acerca de cómo manejar con seguridad los medicamentos narcóticos. Es importante seguir todas las instrucciones para lograr manejar el dolor con eficacia.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al 911 o haga que alguien llame al 911 en cualquiera de los siguientes casos:

  • Usted está respirando más lento de lo normal, o tiene dificultad para respirar.
  • No es posible despertarlo.
  • Usted sufre una convulsión.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su corazón late más lento de lo normal.
  • Usted siente que su corazón se le va a salir del pecho o siente palpitaciones.
  • Usted tiene dificultad para mantenerse despierto.
  • Usted tiene dolor o debilidad muscular intensos.
  • Usted ve o escucha cosas que no son reales.

Comuníquese con su médico si:

  • Usted está demasiado mareado para ponerse de pie.
  • Su dolor empeora o tiene un nuevo dolor.
  • El dolor no desaparece después de que usted toma el medicamento.
  • No puede hacer sus actividades cotidianas debido a los efectos secundarios del narcótico.
  • Usted tiene estreñimiento o dolor abdominal.
  • Usted no puede dejar de vomitar.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Es posible que lo remitan a un especialista del dolor para que le realice más exámenes y tratamientos. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Seguridad de estupefacientes:

  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Pregunte si usted necesita más información acerca de cómo tomarse su medicamento correctamente. Programe citas con su médico regularmente. Es posible que necesite que le ajusten su dosis. No use este medicamento si está embarazada o amamantando. Los narcóticos pueden transmitirse a su bebé a través de la sangre y la leche materna.
  • No deje de tomar su medicamento narcótico para el dolor repentinamente. Si usted ha estado tomando narcótico para el dolor por más de 2 semanas, dejar de tomarlos repentinamente puede causar efectos secundarios graves. Pídale más información a su médico antes de dejar de tomar su medicamento.
  • Dele a su médico una lista de todos sus medicamentos. Incluya cualquier medicamento de venta sin receta, vitaminas y hierbas. Puede ser peligroso tomar narcóticos junto con otros medicamentos determinados, como los antihistamínicos.
  • Mantenga los narcóticos en un lugar seguro. Almacene su medicamento narcótico en un gabinete con seguro para mantenerlo fuera del alcance de los niños y de otras personas.
  • No consuma alcohol mientras usa narcóticos. El alcohol mezclado con un narcótico puede causarle somnolencia y disminuir el ritmo respiratorio. Es posible que deje de respirar completamente.
  • No conduzca ni maneje maquinaria pesada después de tomar medicamentos narcóticos. Los medicamentos narcóticos pueden causar somnolencia y hacen que sea difícil concentrarse. Puede provocar daños en usted o en otras personas si conduce o maneja maquinaria pesada mientras toma su medicamento.
  • Prevenga el estreñimiento. Beba más líquidos y coma más alimentos ricos en fibra para ayudar a prevenir el estreñimiento. Pregúntele a su médico qué líquidos son adecuados para usted y cuánto debe beber. Pida una lista de los alimentos que contienen fibra.
  • Siga las instrucciones sobre qué hacer con los medicamentos que no utiliza. Su médico le dará instrucciones sobre cómo desechar los narcóticos para el dolor con seguridad. Esto ayuda a asegurarse de que nadie más tome los medicamentos.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide