Skip to Content

Uso Medicinal De Cannabis

LO QUE NECESITA SABER:

Cannabis, también es conocida como marijuana, es una droga que viene de la planta cannabis sativa (cáñamo). Cannabis también se denomina como mota, hierba o hachís. Cannabis se puede tomar en forma de píldora, cápsula, o un aerosol bucal. El cannabis se puede fumar, cocinar como ingrediente que se agrega a la comida o es preparado en té para beber. Dependiendo si fuma o come el cannabis, los efectos podrían comenzar de inmediato y durar de 3 a 4 horas.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Uso medicinal de cannabis:

El cannabis se puede usar para controlar o aliviar síntomas causadas por condiciones médicas. El cannabis se utiliza frecuentemente para tratar algunos de los siguientes síntomas:

  • Pérdida de apetito o peso, náusea y vómito.
  • Dolor, hormigueo y entumecimiento causado por daño en los nervios.
  • Problemas de sueño y estado de animo.
  • Espasmos musculares, estremecimientos (temblores), o tics
  • Presión en el ojo debido a glaucoma

Los riesgos relacionados con el uso de cannabis:

  • El cannabis puede variar en calidad y potencia. Puede funcionar bien en algunas personas, pero no en otras. Es posible que la cantidad de cannabis que se necesita, cuándo se debería usar, o si está funcionando no sean muy claras. Podría interferir con su habilidad de conducir u operar maquinaria. Si usted está embarazada y usa cannabis, podría ocasionar problemas con el crecimiento de su bebé. Cuando sea mayor su bebé podría correr mayor riesgo de problemas de salud, como cáncer.
  • El cannabis puede hacer que se sienta cansado, ebrio, mareado o eufórico. También puede ocasionar ansiedad, confusión, disminución de memoria o dificultad en aprendizaje. El cannabis aumenta el riesgo de trastorno de pánico, depresión o alucinaciones. Si usa cannabis por un tiempo prolongado y deja de usarlo, es posible que sufra síntomas de abstinencia. Podría sentirse enojado, ansioso, nervioso o inquieto. Podría perder su apetito, bajar de peso o tener problemas para dormir.
  • El cannabis podría contener sustancias dañinas, como metales, hongos, y gérmenes. Podría aumentar su riesgo para una infección pulmonar, bronquitis de larga duración, asma u otras enfermedades pulmonares. Fumar cannabis podría aumentar su riesgo de cáncer en la cabeza, cuello, y pulmones. Cannabis también podría aumentar su riesgo de sufrir un ataque cardíaco o derrame cerebral. Al usarse con otros medicamentos, podría aumentar su riesgo de efectos secundarios.

Lo que usted debe saber sobre el uso de cannabis:

  • Aprenda y siga las leyes sobre el uso de cannabis medicinal en el área donde usted vive.
  • Infórmele a su médico sobre todas las drogas que usted consume. Si usted usa cannabis, infórmele cuándo y para qué lo usa.
  • Visite a su médico de cabecera regularmente.
  • Consulte con su médico de cabecera sobre el uso de píldoras de cannabis, cápsulas, aerosoles, o vaporizadores, en vez de cigarrillos.
  • No use cannabis si está embarazada o amamantando.
  • No conduzca ni use maquinaria pesada cuando consume cannabis.
  • No use cannabis si sufre de una enfermedad mental.
  • No beba alcohol ni use otras drogas o medicamentos en conjunto con el cannabis.

Comuníquese con su médico de cabecera si:

  • No mejoran sus síntomas.
  • Usted siente adicción al cannabis.
  • Usted ha dejado de usar cannabis y siente que no puede afrontar con los síntomas de abstinencia.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes relacionadas con su condición o cuidado.

Consiga atención médica inmediatamente o llame al 911 si:

  • Los efectos de cannabis han pasado y usted tiene falta de aliento, ritmo cardíaco acelerado o dolor en el pecho.
  • Usted desea suicidarse o lastimarse a sí mismo o a otras personas.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide