Skip to Content

Trauma Torácico En Los Niños

LO QUE NECESITA SABER:

Un trauma torácico es una lesión repentina y contundente en el pecho de su hijo. A menudo es causado por un accidente automovilístico, una lesión deportiva o una caída. Es posible que su niño no tenga signos o síntomas. Pero su hijo también podría presentar moretones o dolor e irritación. El dolor puede empeorar cuando se mueve, respira profundo o tose. Es posible que note que su hijo se sostiene el área lesionada.

¿Cómo se diagnostica un trauma torácico?

Informe al médico de su hijo cuándo y cómo sucedió el accidente. El médico de su hijo examinará el área lesionada para ver si presenta moretones y huesos fracturados. Es posible que a su hijo le realicen una radiografía o una tomografía computarizada para determinar si presenta lesiones o sangrado. Puede que a su niño le administren un líquido de contraste que sirve para que las lesiones se vean con más claridad en las imágenes. Informe al médico de su hijo si alguna vez el niño ha tenido una reacción alérgica a un medio de contraste.

¿Cómo se trata el trauma torácico?

El médico de su hijo puede recomendar que le dé medicamentos como ibuprofeno o paracetamol. Estos medicamentos ayudarán a aliviar el dolor y bajar la inflamación. Se pueden comprar sin receta médica. Pregunte cuánto medicamento es seguro darle a su hijo y la frecuencia. Su hijo también podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • La aplicación de calor al área durante 20 a 30 minutos cada 2 a 6 horas por tantos días como se le haya indicado.
  • Haga que su niño respire profundo y tosa. Respirar hondo y toser ayudan a prevenir la neumonía. Pídale a su niño que haga una inspiración profunda y sostenga la respiración todo el tiempo que pueda. Luego, haga que su hijo deje salir el aire y tosa con fuerza. Asegúrese de que su hijo repita esto 10 veces cada hora mientras esté despierto. Es posible que su niño necesite abrazar una almohada contra su pecho mientras hace este ejercicio. Esto ayudara a disminuir el dolor.
  • su tobillo para que pueda sanar. según las indicaciones. No deje que su hijo practique deportes de contacto. No deje que su hijo realice actividades en las que pueda golpearse el pecho. Pregunte al médico de su niño cuándo puede regresar a sus actividades cotidianas.

Llame al 911 si presenta:

  • Su hijo tiene dificultad para respirar o sus labios están pálidos o azules.
  • A su hijo le falta el aire.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata para mi niño?

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Expectora esputo amarillento, verdoso o sanguinolento.
  • Su hijo presenta dolor reciente o su dolor aumenta.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • El dolor de su niño no mejora, ni siquiera después de que su niño tome medicamento para el dolor.
  • El dolor de su hijo no mejora al cabo de 8 semanas.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide