Skip to Content

Tratamiento De Conducto Radicular

LO QUE NECESITA SABER:

Un tratamiento de conducto radicular es un procedimiento para extirpar pulpa afectada del conducto radicular en su diente. La pulpa es tejido que contiene los nervios y vasos sanguíneos que llenan las raíces de su diente. Cada raíz asegura su diente a las encías y el hueso de la mandíbula.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Antes del procedimiento:

  • Consentimiento informado es un documento legal que explica los exámenes, tratamientos, o procedimientos que usted podría necesitar. Un consentimiento informado significa que usted comprende que es lo que se va a realizar y que puede tomar decisiones sobre lo que usted desee. Usted da su permiso al firmar el formulario de consentimiento. Puede designar a otra persona para que firme este formulario por usted si usted no puede hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender su cuidado médico en términos o palabras que usted pueda entender. Antes de firmar el documento de consentimiento, entienda los riesgos y beneficios de lo que se le hará. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas.
  • Medicamentos:
    • AINEs (analgésicos antiinflamatorios no esteroides): Estos medicamentos disminuyen la inflamación y el dolor. Usted puede adquirir los medicamentos AINE sin receta médica. Pregunte a su médico cuál medicamento es adecuado para usted y cuánto debería tomar. Tómelos como se le indique. Cuando no se toman de la manera indicada, los medicamentos antiinflamatorios no esteroides pueden causar sangrado estomacal o problemas renales.
    • Antibiótico: Éste se administra para combatir o prevenir una infección causada por bacteria.
  • Radiografía: Un rayos-x de su boca puede ser realizado para revisar la salud de su diente y el hueso a su alrededor. Una radiografía también le muestra a su médico la forma de las raíces del diente que necesitan limpiarse.
  • Anestesia local: Este medicamento ayuda a que usted este más cómodo durante su procedimiento. Una inyección de anestesia local se administra dentro del revestimiento de su boca alrededor de su diente. La anestesia local adormece el área y evita el dolor. Es posible que usted sienta presión o molestia durante el procedimiento aun después de recibir este medicamento.

Durante el procedimiento:

  • Usted se sentará o acostará en una silla. Se le administrará anestesia local (medicamento entumecedor) alrededor de su diente. Si usted tiene una empastes dentales u otro dispositivo dental en el diente, su médico lo quitará. Una hoja de goma se colocará alrededor del diente para separarlo del resto de su boca. La hoja de goma ayuda a prevenir que la saliva entre al conducto radicular. También ayuda a prevenir que usted respire o trague líquidos o pequeños pedazos de diente. Es posible que su médico retire la corona sobre su diente con un taladro dental. Puede que también él taladre un agujero en la corona para alcanzar la pulpa y el conducto radicular.
  • Su médico eliminará la pulpa afectada del diente. Una imagen de rayos-x puede ser tomada. Su médico limpiará cualquier pulpa afectada restante del conducto radicular utilizando instrumentos dentales y líquidos de limpieza. Tan pronto se elimina toda la pulpa, su médico limpiará el conducto radicular abierto con un líquido germicida. El conducto radicular será secado y se colocará un empaste dental dentro de la raíz de su diente. Su médico le cubrirá el diente con una corona temporal o permanente. Si hay hinchazón en el conducto radicular, su médico podría rellenar la raíz con una pasta esteroide. La pasta ayuda a reducir hinchazón. Si se usa una corona temporal, su médico la reemplazará con una corona permanente aproximadamente 1 semana después.

Después del procedimiento:

Consulte con su médico cuándo usted puede comer y beber nuevamente. Pregunte acerca de cualquier indicaciones especiales con respecto al cuidado de su diente después de un tratamiento de conducto radicular. Averigüe cuándo debe regresar para completar su procedimiento o ir a una cita de seguimiento.

RIESGOS:

  • El líquido de limpieza utilizado para limpiar el conducto radicular puede entrar a tejidos cercanos y causar hinchazón, moretones o una infección. La punta del instrumento dental puede quedar atorado en su conducto radicular, o usted puede tragarse la punta si se cae dentro de su boca. Usted podría desarrollar una fístula (apertura de tejido anormal) entre la raíz de su diente y su seno paranasal. El tejido afectado puede que no se haya extirpado completamente, la raíz puede que no se haya rellenado completamente, o el sello puede que no esté ajustado. Esto significa que gérmenes pueden entrar a su diente y causar una infección. Después de su procedimiento, es posible que usted tenga dolor, hinchazón o daño a su diente. Usted podría necesitar que le hagan otro tratamiento de conducto o que le extraigan el diente.
  • Si usted no tiene un tratamiento de conducto radicular, sus síntomas pueden empeorar. El dolor podría dificultarle realizar mordeduras con su diente. Su infección se podría propagar a otros tejidos alrededor de su diente y crear un absceso. La infección podría causar que el hueso alrededor de su diente se descomponga. Usted podría necesitar una extracción de diente.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide