Skip to Content

Trastorno Del Espectro Autista

LO QUE NECESITA SABER:

El autismo es un trastorno del desarrollo cerebral que conduce a problemas con el lenguaje, el comportamiento y la interacción social. Un niño con autismo a menudo tiene retraso mental. Esto significa que su hijo se va a desarrollar o aprender más lentamente que otros niños de su edad. Es posible que él no muestre signos obvios de autismo hasta que tenga al menos 3 años de edad. Él puede desarrollar normalmente de 1 a 2 años y luego comenzar a perder sus destrezas. Puede ser difícil para su hijo llevarse bien con otras personas. Estos problemas continuarán durante toda la vida de su hijo.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Consentimiento informado

es un documento legal que explica las pruebas, tratamientos, o procedimientos que su hijo podría necesitar. Un consentimiento informado significa que usted comprende que es lo que se va a realizar y que puede tomar decisiones sobre lo que usted desee. Usted da su permiso al firmar el formulario de consentimiento. Puede designar a otra persona para que firme este formulario por usted si usted no puede hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender el cuidado médico de su hijo en términos y palabras que usted entienda. Antes de firmar el formulario de autorización, entienda los riesgos y beneficios de lo que le realizarán al niño. Asegúrese que todas sus preguntas hayan sido contestadas.

Apoyo emocional:

Permanezca con su niño para confortarlo y apoyarlo tan frecuente como le se posible mientras esta en el hospital. Solicite que algún otro miembro de familia o persona cercana a su niño se quede con él cuando usted no pueda. Lleve al hospital objetos de su casa que usted sabe que ayudarán a consolar a su bebé, como una cobija o juguete favorito.

Exámenes:

  • Análisis de sangre: Su niño podría necesitar análisis de sangre. Su sangre podría ser revisada en busca de productos químicos tales como niveles de plomo o de vitaminas. Estas pruebas se realizan para comprobar si hay otras causas de los retrasos en la conducta y el desarrollo de su hijo. Los análisis de sangre también pueden mostrar trastornos genético que pueden aumentar el riesgo de su hijo ser autista.
  • EEG: Este examen también recibe el nombre de electroencefalograma. Se colocan varios parches (electrodos) o botones llanos metálicos en la cabeza de su niño. Cada uno de los parches tiene un cable que se conecta a una máquina. Esta máquina imprime en un papel los trazos que produce la actividad de las ondas cerebrales en las diferentes partes del cerebro de su niño. Los médicos observan estos trazos para ver la forma como el cerebro de su niño está funcionando.

Medicamentos:

  • Medicamentos antipsicóticos: Estos medicamentos se recetan para disminuir la ira y ansiedad. También es posible que ayuda a evitar que su niño se haga daño a sí mismo.
  • Medicamentos anticonvulsivos: estos medicamentos ayudan a detener o disminuir las convulsiones.
  • Inhibidores de la recaptación de serotonina: Estos medicamentos ayudan a disminuir la ansiedad y mejorar el estado de ánimo de su hijo. También pueden ayudar a disminuir los comportamientos repetitivos.

Terapia:

  • Terapia de conducta: Este tipo de terapia se lleva a cabo para ayudar a su hijo a aprender nuevas destrezas. Su hijo puede aprender nuevas maneras de comunicarse. La terapia de conducta también le enseña a su hijo cuáles conductas son apropiadas y cuáles no. A los padres se les anima a participar en la terapia para apoyar y desarrollar relaciones positivas.
  • Terapia ocupacional: Un terapeuta trabajará con su hijo para ayudarlo a aprender actividades diarias comunes. Un terapeuta puede ayudar a enseñar a su hijo a vestirse, alimentarse por sí mismo, y cómo asearse. El terapeuta también puede ayudar a su hijo a aprender a interactuar con los demás.
  • Terapia del lenguaje: Un terapeuta le enseña a su hijo a comunicarse. Su hijo puede aprender otras formas de comunicación además de las palabras habladas, como los gestos.
  • Integración sensorial: Esta es una terapia para ayudar a su hijo si tiene problemas con sus sentidos. Esto incluye que le molesten los sonidos u olores o ser tocado. El terapeuta trabajará con su hijo para mejorar su capacidad para enfrentar ciertos sonidos y olores. También le ayudará a su hijo a aprender a aceptar ser tocado por otros.

RIESGOS:

  • Su hijo podría tener efectos secundarios a los medicamentos que toma para disminuir sus síntomas. Aun con tratamiento, su hijo puede que no aprenda a llevarse bien con otros o a que le vaya bien en la escuela. Sus retrasos en el lenguaje y problemas de conducta puede que no mejoren. Su hijo puede que sea incapaz de vivir por su cuenta cuando sea adulto. Puede que él tenga problemas con destrezas básicas como vestirse.
  • Sin tratamiento, es probable que su hijo no aprenda a comunicarse o no pueda tener una vida independiente. Su hijo podría lastimarse a sí mismo o a otros, y sus síntomas podrían empeorar. Se podría tragar objetos. Los objetos tragados podrían contener plomo o gérmenes que causan enfermedades o la muerte. Su hijo podría necesitar cirugía para extraer los objetos tragados. Su hijo puede no recibir la nutrición que necesita debido a problemas alimenticios. Él puede deshidratarse.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide