Skip to Content

Trastorno Del Espectro Autista

LO QUE NECESITA SABER:

El autismo es un trastorno del desarrollo cerebral que conduce a problemas con el lenguaje, el comportamiento y la interacción social. Un niño con autismo a menudo tiene retraso mental. Esto significa que su hijo se va a desarrollar o aprender más lentamente que otros niños de su edad. Es posible que él no muestre signos obvios de autismo hasta que tenga al menos 3 años de edad. Él puede desarrollar normalmente de 1 a 2 años y luego comenzar a perder sus destrezas. Puede ser difícil para su hijo llevarse bien con otras personas. Estos problemas continuarán durante toda la vida de su hijo.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

  • Medicamentos antipsicóticos: Estos medicamentos se recetan para disminuir la ira y ansiedad. También es posible que ayuda a evitar que su niño se haga daño a sí mismo.
  • Medicamentos anticonvulsivos: estos medicamentos ayudan a detener o disminuir las convulsiones.
  • Inhibidores de la recaptación de serotonina: Estos medicamentos ayudan a disminuir la ansiedad y mejorar el estado de ánimo de su hijo. También pueden ayudar a disminuir los comportamientos repetitivos.
  • Administre el medicamento a su niño como se le haya indicado: Llame al médico del niño si piensa que el medicamento no está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante las citas de su niño.

Haga de su hogar un lugar seguro:

Mantenga a su hijo lejos de objetos que podría tratar de tragarse. Tal vez sea buena idea instalar alarmas de movimiento en su hogar. Estas alarmas se activarán si su hijo se levanta de la cama por la noche. Consulte con el médico de su hijo sobre otras maneras de ayudar a mantener a su hijo seguro.

Siga el plan de tratamiento de su hijo:

Siga las pautas que los médicos le den en cuanto a cómo ayudar a su hijo a adquirir destrezas nuevas. Su hijo puede trabajar con diferentes terapeutas durante muchas horas cada día. La terapia puede ser de 30 a 40 horas a la semana. Hable con todos las personas que cuidan a su hijo en su hogar sobre su plan de tratamiento. Puede que su hijo necesite cualquiera de las siguientes terapias:

  • Terapia de conducta: Este tipo de terapia se lleva a cabo para ayudar a su hijo a aprender nuevas destrezas. Su hijo puede aprender nuevas maneras de comunicarse. La terapia de conducta también le enseña a su hijo cuáles conductas son apropiadas y cuáles no. La terapia de conducta se hace normalmente en el hogar, en la guardería o en la escuela. A los padres se les anima a participar en la terapia para apoyar y desarrollar relaciones positivas.
  • Terapia ocupacional: Un terapeuta trabajará con su hijo para ayudarlo a aprender actividades diarias comunes. Un terapeuta puede ayudar a enseñar a su hijo a vestirse, alimentarse por sí mismo, y cómo asearse. El terapeuta también puede ayudar a su hijo a aprender a interactuar con los demás.
  • Terapia del lenguaje: Un terapeuta le enseña a su hijo a comunicarse. Su hijo puede que se le enseñe otras formas de comunicación además de las palabras habladas, como los gestos.
  • Integración sensorial: Esta es una terapia para ayudar a su hijo si tiene problemas con sus sentidos. Esto incluye que le molesten los sonidos u olores o ser tocado. El terapeuta trabajará con su hijo para mejorar su capacidad para enfrentar ciertos sonidos y olores. También le ayudará a su hijo a aprender a aceptar ser tocado por otros.

Alimente a su hijo con comidas saludables:

Es importante que su hijo reciba las vitaminas adecuadas en su dieta y que tome suficientes líquidos cada día. Si su hijo va a comer sólo alimentos específicos, planifique las comidas con sus médicos. Los médicos pueden sugerirle mezclar alimentos que a su hijo le guste comer con los que se niega comer. Esto podría ayudar a su hijo a obtener los nutrientes que necesita. Pídale al médico de su hijo más información acerca de lo siguiente:

  • Comidas y meriendas: el médico de su hijo puede sugerir que su hijo no coma alimentos con gluten y caseína. El gluten se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada. La caseína se encuentra en la leche y otros productos lácteos. Siempre consulte con los médicos de su hijo antes de realizar cambios en la alimentación de su hijo.
  • Vitaminas y suplementos: El médico de su hijo puede sugerir vitaminas y suplementos, como vitamina B y ácidos grasos omega-3. Estos pueden ayudar a disminuir sus síntomas.

Establezca una rutina a la hora de dormir:

Haga que su hijo se acueste a dormir a la misma hora todas las noches. Permita que su hijo haga actividades tranquilas antes de acostarse. Trate de despertar a su hijo aproximadamente a la misma hora todas las mañanas. Esto puede ayudar a disminuir sus problemas de sueño.

Para obtener apoyo y más información:

  • Autism Society of America
    4340 East-West Highway
    Bethesda , MD 20814-3067
    Phone: 1- 800 - 328-8476
    Web Address: http://www.autism-society.org

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo se deprime o tiene problemas nuevos para comer o dormir.
  • Su hijo tiene problemas para comer o dormir nuevos o que han empeorado.
  • Su hijo tiene dolor de estómago, diarrea o se siente que va a vomitar.
  • Su hijo no está tomando líquidos o no está orinando tanto como de costumbre.
  • Su hijo tiene menos energía o está durmiendo más de lo normal.
  • Su hijo está comiendo muy mal y está perdiendo peso.

Regrese a la sala de emergencias si:

  • Su hijo se lastima.
  • Su hijo tiene convulsiones o no lo puede despertar.
  • Su hijo se traga algo que no es comida.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide