Skip to Content

Trastorno De Conducta

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • El trastorno de la conducta también se conoce como desorden de comportamiento disruptivo. Este problema en el comportamiento se encuentra en jóvenes menores de 18 años. Es posible que su niño no obedezca las normas y que tenga problemas para relacionarse con los demás. También es posible que inicie riñas con otros. Algunos niños afectados por este trastorno de conducta, lastiman a los animales, inician incendios, destruyen las cosas, roban o mienten. Es frecuente que los niños que padecen este trastorno de conducta tengan problemas de aprendizaje. También es frecuente que los niños que tienen trastorno de conducta tengan problemas de ansiedad y depresión. El trastorno de conducta es más común en los niños que en las niñas.
  • El comportamiento de su niño podría empeorar si el trastorno de conducta no es tratado. Su niño puede estar tan descontrolado que tiene problemas en la escuela. Él puede hacerse daño o hacer daño a otros, por tanto, es necesario internarlo en un hospital durante un corto tiempo. Su niño y su familia pueden necesitar asistir a reuniones especiales. En estas reuniones, usted aprenderá acerca del trastorno de conducta. Usted aprenderá a enfrentar este trastorno.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su niño. Informarse acerca del estado de salud del niño y sobre la forma como puede tratarse. Discuta con los médicos de su niño las opciones de tratamiento para decidir el cuidado que se usted desea para él.

RIESGOS:

El comportamiento de su niño puede empeorar si el trastorno de conducta no recibe tratamiento. Su niño puede descontrolarse más en la casa o en la escuela. Su niño puede hacerse daño o hacer daño a los demás. Esto puede hacer que su niño y usted se sientan disgustados y perturbados. Si tiene preocupación o preguntas relacionadas con el comportamiento o cuidados del niño, llame al médico.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Disposición de los cuidados de su niño:

  • Unidad de internos: Este es el nombre del lugar donde su niño permanecerá durante su estadía en el hospital. En esta unidad hay habitaciones y también área social. Hay veces en que las puertas de esta unidad se cierran con llave.
  • Programa de cuidados parciales: Es cuando su niño viene a la unidad durante el día o la noche para recibir su tratamiento. Después de cada tratamiento, su niño puede regresar a casa. Su niño puede necesitar un programa de cuidados parciales inmediatamente después de haber recibido tratamiento en el hospital. También es posible que los médicos le sugieran este tipo de programa para evitar que su niño tenga que internarse en el hospital.
  • Programa ambulatorio intensivo: Este programa consiste en acudir al hospital o clínica a recibir tratamiento durante 1 a 3 horas. Este programa usualmente se realiza 2 a 5 veces a la semana y durante un corto periodo de tiempo.
  • Programa ambulatorio: Es cuando su niño se reúne con su terapeuta una o menos veces a la semana. Las citas duran una hora o menos. Su niño puede reunirse a solas con su terapeuta. También puede reunirse en grupo con su terapeuta. Su niño puede tener pocas o muchas citas extraordinarias programadas.

Profesionales de la salud:

  • Siquiatra: Es el médico que trabaja en el área de la salud mental. También es el responsable de ordenar los medicamentos de su niño. Usted trabajará muy de cerca con este siquiatra y con otros médicos.
  • Terapeuta: Es un profesional que trabaja de cerca con su niño mientras está siendo tratado. Esta persona puede ser un médico, un psicólogo, una enfermera, un trabajador social o un consejero en salud mental.

Medicamentos:

  • Medicamentos para la ansiedad: Estos medicamentos pueden ser administrados para que su niño se sienta menos nerviosismo. Pueden ser administrados por vía intravenosa, en forma de inyección o por vía oral (boca).
  • Antidepresivos: Estos medicamentos son usualmente administrados para disminuir o prevenir los síntomas de una depresión. Muchos niños afectados por el trastorno de conducta también presentan depresión, por tanto, su niño puede necesitar medicamentos antidepresivos. Estos medicamentos son administrados por vía oral.
  • Anticonvulsivos: Estos medicamentos son usualmente administrados para controlar las convulsiones. También pueden ser usados para controlar el comportamiento violento, la agresividad o la irritabilidad. Este medicamento también puede ayudar a controlar los altibajos del estado de ánimo (humor) de su niño. Son administrados usualmente por vía oral (boca), por vía intravenosa o en forma de inyección.
  • Antisicóticos: Estos medicamentos son administrados usualmente para disminuir los síntomas de psicosis o de agitación severa. Los antisicóticos son usualmente administrados por vía oral. Algunas veces son aplicados en forma de inyección o de supositorio que se inserta a través del ano.
  • Antiparkinsonianos: Estos medicamentos son usados para controlar la rigidez muscular, las contorsiones y el desasosiego, causados por los medicamentos antisicóticos. Usualmente son administrados por vía oral o en forma de inyección algunas veces.
  • Estabilizadores del humor: Su niño puede estar muy feliz en un momento y luego aparecer malhumorado. Estos medicamentos se administran para controlar estos altibajos en el estado de ánimo (humor). Son administrados por vía oral.
  • Sicoestimulantes: Estos medicamentos son administrados para ayudar a que su niño ponga atención o pueda concentrarse mejor. También ayuda a que su niño tenga más energía. Estos medicamentos son administrados por vía oral.
  • Sedantes hipnóticos: Estos medicamentos pueden administrarse para que su niño se sienta un poco más calmado. Son frecuentemente usados para ayudar a que su niño duerma mejor durante la noche. Usualmente se aplican por vía oral. Algunas veces se aplican por vía intravenosa, en forma de inyección o por vía anal.

Derechos del paciente:

  • Formulario para liberar información: Es un documento legal que autoriza a los médicos a compartir información con las personas que están relacionadas en este formulario. Será necesario que uno de los padres del niño o su representante legal firme este documento antes que alguna información sea comunicada a personas ajenas al hospital.
  • Derecho a la privacidad: La información que usted o su niño compartan con los médicos será mantenida en secreto por los profesionales del hospital. La información no será compartida con otras personas sin que usted lo autorice.

Aspectos personales:

  • Ropas: Su niño puede usar sus propias ropas mientras se encuentre en el hospital.
  • Comidas: Su niño recibirá las comidas en la unidad de internos o en la cafetería con usted.
  • Efectos personales: Cuando sea admitido en la unidad, los paramédicos revisarán los efectos personales del niño. Cualquier objeto personal que le traigan al niño durante su permanencia en la unidad, también será revisado. Esta revisión se hace para que su niño y el personal de la clínica no corran peligro.

Seguridad:

  • Retención durante 72 horas: Es cuando su niño es internado en un hospital durante 72 horas sin su consentimiento. Esto puede hacerse solamente si otras personas consideran que su niño puede hacerse daño o hacer daño a alguien más. También puede hacerse si, los médicos o la policía, consideran que usted no puede brindarle seguridad a su niño porque él está muy fuera de control.
  • Cuarto de reposo: Es un cuarto vacío usado para colocar a los pacientes que necesitan ser aislados en un sitio seguro. A su niño pueden colocarle en este cuarto si los médicos consideran que él puede hacerse daño o hacer daño a los demás.
  • Restricciones: Existen 2 tipos de restricciones que pueden ser usadas mientras su niño se encuentre en el hospital. Solamente se usarán, si los médicos piensan que su niño puede hacerse daño o hacer daño a los demás. Las restricciones físicas pueden ser colocadas en las muñecas y tobillos del niño. Estas restricciones pueden ser bandas de lona o cuero y van unidas a otro objeto como una cama o silla. Antes de usar las restricciones físicas se hace la prueba siempre con otras cosas, como el cuarto de reposo o la reclusión. Los médicos también pueden usar las restricciones químicas que son medicamentos usados para ayudar a que su niño se calme y se relaje. Las restricciones nunca deben usarse como un castigo para su niño.
  • Reclusión: La reclusión es cuando su niño necesita que lo encierren en un cuarto seguro porque se encuentra fuera de control. La puerta es cerrada con llave para evitar que su niño se salga del cuarto. Los médicos lo vigilarán muy de cerca mientras su niño se encuentre en reclusión. Le permitirán salir cuando los médicos consideren que su niño no representa ningún peligro para sí mismo o para los demás.
  • Objetos cortopunzantes: A su niño no le permitirán poseer objetos cortantes y puntiagudos. En estos objetos se incluyen tijeras, limas para las uñas, cuchillas de afeitar y objetos de vidrio. Si el niño necesita usar alguno de estos objetos, pídalo a su paramédico.
  • Receso: Es el tiempo que su niño permanece alejado de las demás personas. Este periodo es especialmente necesario cuando su niño no puede controlar su comportamiento. Su niño será puesto en receso cuando su comportamiento afecte a otras personas. El receso puede hacerse en el cuarto del su niño o en otro cuarto diferente.

Tipos de sesiones terapéuticas:

  • Terapia de pareja: Usted y su persona más querida se reunirán con un médico para hablar acerca de la forma que se usará para enfrentar el trastorno de conducta de su niño. Esa persona puede ser su cónyuge (esposo o esposa) o su novio o novia.
  • Reuniones familiares: Sus médicos se reunirán con usted, su niño y su familia. Los médicos pueden ayudar a que su familia entienda la enfermedad de su niño y pueda reaccionar mejor frente a un niño afectado por el trastorno de conducta.
  • Terapia de grupo: Es una serie de reuniones en las que su niño participa junto con otros niños afectados por el trastorno de conducta. Durante estas reuniones, hablarán los niños y el personal directivo acerca de las formas que se usarán para enfrentar la enfermedad.
  • Terapia individual: Es el momento en que su niño se reúne a solas con el terapeuta. Durante ese momento, su niño y el terapeuta pueden hablar acerca de la forma que deben usar para enfrentar el trastorno de conducta.

Tipos de terapia de acercamiento:

  • Terapia de sostenimiento: Le enseña a su niño sobreponerse por sí mismo de una manera positiva, no violenta. También le enseña a pedir lo que él necesita, como establecer límites y a decir no.
  • Modificación del comportamiento: Relaciona unos comportamientos (maneras de actuar) específicos con consecuencias (resultados) específicas. Por ejemplo, si su niño llega a la casa más tarde de lo debido, usted le quitará por un tiempo acordado con anterioridad los privilegios en el uso del teléfono. Si el niño sigue las normas respecto a la hora de llegada, él puede recibir una recompensa previamente acordada, como permitirle traer a un amigo o alquilar una película.
  • Terapia cognitiva: Esta terapia le ayuda al niño a darse cuenta de la forma como él ve las cosas. Es posible que él tenga dificultad para ver lo bueno que hay a su alrededor. Por eso, el niño es más propenso a sentir depresión, tristeza o disgusto. La terapia cognitiva le enseña a reconocer la forma como él ve las cosas y ayuda a que él vea las cosas de una manera más positiva.
  • Distracción: Es una forma de fijar la atención de su niño en algo distinto a sentimientos de ira. Él puede practicar juegos, mirar televisión o salir a caminar. Otras formas son: visitar a los amigos, pintar y escribir lo que prefiera. La realización de actividades programadas le ayuda a manejar sus sentimientos de ira. También ayuda a que el niño se relaje y se sienta mejor respecto a sí mismo y su vida.
  • Terapia de discernimiento orientada: Esta terapia le enseña a su niño a entender sus sentimientos y comportamiento basándose en cosas que han sucedido con otras personas. Por ejemplo, su niño puede evitar acercarse a las personas si no ha recibido atención cuando la ha necesitado. Es posible que su niño se enoje rápidamente y arroje las cosas si alguien cercano a él, también actúa de esa manera.
  • Relajación: La relajación es otra forma de fijar la atención del niño en algo distinto a sus malos sentimientos. Los olores agradables pueden cambiar el estado de ánimo del niño y le ayudan a relajarse. También pueden ayudar a que el cerebro de su niño produzca unos químicos llamados endorfinas. Las endorfinas son químicos naturales producidos por el cuerpo que pueden ayudar a aliviar los sentimientos de ira. Trate que su niño escuche música o que tome un baño con aceites de aromaterapia. Las velas, los aceites para masajes y los baños de burbujas perfumados, son algunas formas de usar los buenos olores.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide