Skip to Content

Síndrome Urémico Hemolítico

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • El síndrome urémico hemolítico, o SUH, es una condición que afecta la sangre, los vasos sanguíneos pequeños y los riñones. Una lesión en la pared de un pequeño vaso sanguíneo, normalmente hará que las plaquetas (células coagulantes en la sangre) comiencen con la coagulación de la sangre lo cual detendría el sangrado. Debido al SUH, se forma un amontonamiento incontrolado de las plaquetas en el vaso sanguíneo lesionado. Esto disminuye la cantidad de plaquetas de libre movimiento en la sangre y causa estrechamiento del vaso sanguíneo. Los glóbulos rojos que pasan a través de este estrechamiento en el vaso sanguíneo, son frecuentemente hemolizados (destruidos). También pueden presentarse anemia (disminución de los glóbulos rojos) e isquemia (disminución del suministro de sangre). Los vasos sanguíneos pequeños de los riñones son los más frecuentemente afectados y causan insuficiencia renal.
  • Las toxinas nocivas que lesionan las paredes de los vasos sanguíneos pueden desencadenar una serie de eventos que conducen al SUH. Estas toxinas con frecuencia provienen de las bacterias de los alimentos. Muchos otros factores también pueden causar el SUH, como un cáncer, un embarazo, la infección del VIH y los medicamentos antirrechazantes usados después del trasplante de un órgano. Para diagnosticar el SUH se necesita una biopsia de sangre, orina y riñón. El tratamiento incluye reemplazo intravenoso de líquido e intercambio de plasma. En los casos severos de SUH, pueden necesitarse hemodiálisis y un trasplante de riñón. El diagnóstico y el tratamiento oportunos del SUH son muy importantes para prevenir problemas adicionales, como la insuficiencia renal. Con tratamientos, como medicamentos e intercambio de plasma, sus síntomas pueden aliviarse y su calidad de vida podría mejorar.

INSTRUCCIONES:

Tome sus medicamentos como se le haya indicado:

Llame a su médico de cabecera si usted piensa que su medicamento no está funcionando como se había esperado. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, forma de tomárselos, y cuándo y porqué los toma. Traiga la lista o los envases de las pastillas a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

Solicite información sobre la localidad y hora de sus consultas de seguimiento:

Solicite más información sobre el cuidado continuo, tratamientos, o servicios a domicilio.

Dieta:

Cambiar lo que usted come y bebe puede ser difícil al principio. Puede ser necesario que estos cambios se conviertan en parte de su rutina diaria. Mantenga en la cocina una lista de los alimentos que son permitidos en su dieta. Use libros de cocina especializados para encontrar nuevas recetas. Es posible que usted necesite tomar vitaminas y suplementos minerales, como calcio. Siga los consejos de su médico relacionados con su consumo de líquidos. También puede ser necesario que escriba la cantidad de líquidos que usted consume y la cantidad que elimina al orinar. Hágales a los médicos las preguntas que tenga acerca de su dieta.

  • Proteínas: Usted tendrá que limitar la cantidad de proteínas en su dieta. Esto ayudaría a disminuir los residuos en la sangre lo cual podría ayudar a que sus riñones funcionen mejor. Los alimentos ricos en proteínas son la carne, aves, pescado, huevos y productos lácteos (leche, queso, yogur). Su médico le dirá la cantidad de proteínas que usted puede consumir diariamente.
  • Fósforo: Usted también necesitará limitar la cantidad de fósforo en su dieta. Debido a la insuficiencia renal, sus riñones no pueden eliminar el exceso de fósforo acumulado en su sangre. El exceso de fósforo en su sangre puede hacer que el calcio abandone sus huesos y estos se debiliten. Los alimentos ricos en fósforo son los productos lácteos, legumbres, arvejas y nueces. El fósforo también se encuentra en algunos líquidos, tales como chocolate, cerveza y gaseosas. Su médico le dirá la cantidad de fósforo que usted debe consumir diariamente.
  • Sodio: Es posible que usted tenga que limitar la cantidad de sodio (sal) en su dieta. Los médicos le dirán la cantidad de sodio que usted debe consumir diariamente. La sal de mesa, los alimentos enlatados, las carnes procesadas (para sándwiches), las salchichas, las sopas enlatadas y los pasabocas salados, son ricos en sodio.
  • Potasio: Si tiene mucha cantidad de potasio en su sangre, puede ser necesario que usted limite la ingesta de alimentos que contengan potasio. El potasio se encuentra en las frutas y los vegetales.

Prevención de las enfermedades transmitidas por los alimentos:

  • Lávese las manos frecuentemente. Anime a todas las personas que viven en su casa a que se laven las manos con agua y jabón en las siguientes ocasiones:
    • Antes y después de manipular los alimentos.
    • Después de usar el baño.
    • Después de cambiar un pañal.
    • Después de atender a una persona enferma.
    • Después de sonarse, toser o estornudar.
    • Después de tocar las mascotas.
  • Limpie las superficies y los utensilios usados para preparar los alimentos. Limpie las superficies antes de preparar los alimentos. Lave las tablas de cortar y los utensilios después de cada uso y antes de preparar la siguiente comida.
  • Cocine totalmente los alimentos usando la temperatura correcta. Los alimentos son cocidos de manera segura cuando alcanzan una temperatura lo suficientemente alta como para eliminar las bacterias.
  • Refrigere los alimentos lo más pronto posible. No olvide guardar prontamente los restos de las comidas.

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Usted tiene una fiebre.
  • Usted presenta un sangrado proveniente de sus encías, labios o nariz.
  • Usted presenta evacuaciones intestinales de color oscuro o con sangre.
  • Usted presenta sangre en su orina.
  • Usted tiene preguntas relacionadas con el síndrome urémico hemolítico y su tratamiento.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Usted esta orinando menos de lo usual o no esta orinando completamente.
  • Usted presenta diarrea y vómito.
  • Usted presenta un dolor abdominal severo.
  • Usted presenta un dolor de cabeza severo, tiene dificultad para pensar o está confundido.
  • Usted tiene dificultad para ver.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide