Skip to Content

Síndrome De Down

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • El síndrome de Down es una condición que usualmente causa problemas de aprendizaje, atraso en el crecimiento y problemas de salud en los niños. Este síndrome es causado por un problema en el número de cromosomas. Los cromosomas guardan los genes, los cuales son pequeñas piezas de información que le ordenan a su cuerpo lo que debe hacer y lo que debe producir. Normalmente, una persona tiene 46 cromosomas en total. Cada uno de los padres aporta 23 cromosomas. El síndrome de Down se produjo porque se produjeron tres copias del cromosoma número 21, en lugar de dos. Por esta razón, es que el síndrome de Down también es conocido como Trisomía 21.
    Picture of the chromosome difference in children with Down Syndrome
  • Los niños con el síndrome de Down pueden tener algunas características similares entre ellos. Los niños con este síndrome, son frecuentemente más bajos para sus edades y tienen músculos flácidos. Pueden tener ojos rasgados (oblicuos), nariz achatada y boca pequeña con una lengua grande. Sus manos pueden ser anchas con un solo quiebre que cruza por la mitad de la mano y también pueden tener dedos cortos. El síndrome de Down puede diagnosticarse mediante ciertos exámenes que chequean los cromosomas de su bebé antes y después del nacimiento. El tratamiento consiste en ayudar a su niño a usar sus habilidades en su más alto nivel. El tratamiento puede incluir fisioterapia, terapia ocupacional y terapias del lenguaje. Algunos medicamentos y cirugía, pueden controlar y tratar otros problemas de salud. Con cuidados, tratamiento y apoyo emocional, su niño puede crecer y vivir como lo hacen otras personas.

INSTRUCCIONES:

Medicamentos:

  • Mantenga una lista vigente de los medicamentos de su niño: Incluya la cantidad, horario, forma, y la razón porque los esta tomando. Traiga la lista y los recipientes de píldoras a sus visitas de seguimiento. Mantenga consigo la lista de medicamentos de su niño en caso de una emergencia. Bote las listas de medicamentos viejas. Administre las vitaminas, hierbas o suplementos alimenticios solo como se le haya indicado.
  • Administre los medicamentos de su niño siguiendo las indicaciones de los médicos: Llame al médico de cabecera de su niño si piensa que sus medicamentos no le están ayudando como se había esperado. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Consulte con su médico antes de cambiar o suspender los medicamentos de su niño.
  • No administre aspirina a niños menores de 18 años: Su niño podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye podría causar daño al cerebro e hígado de peligro mortal. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.

Solicite más información sobre el lugar y la hora que usted necesita llevar a su niño para sus consultas de seguimiento:

Solicite información sobre el cuidado continuo, tratamientos, y servicios a domicilio para su niño.

  • No falte a las citas médicas de su niño. Los chequeos frecuentes y los exámenes, ayudarán a los médicos a comprobar si su niño tiene problemas que necesitan tratamiento. La salud de su niño puede ser mejor, si los problemas son detectados y tratados oportunamente.

Actividad:

  • Pregúntele a su médico sobre los ejercicios especiales que su niño debe hacer. Estar activo ayuda a evitar a que su niño tenga sobrepeso. El ejercicio también sirve para mantenerlo alerta y saludable.
  • Es posible que su niño no pueda practicar ninguno de los deportes de contacto, como fútbol americano y básquetbol. Estas actividades aumentan las posibilidades de que su niño sufra una lesión. Por esta razón, haga que su niño practique deportes en los que no haya contacto físico. Aléjelo de actividades que puedan causarle lesiones en el cuello y en otros huesos, como son los ejercicios acrobáticos y la gimnasia.

Dieta:

  • Alimentación con leche materna y leche de tarro (fórmula): Mientras su niño sea un bebé, aliméntelo con leche materna o con la leche de tarro que su médico le sugiera. Pídale al médico más información relacionada con la alimentación de su bebé. Para conseguir más información sobre la alimentación con leche materna de un niño con el síndrome de Down, usted puede ponerse en contacto con la siguiente organización:
    • La Leche League International
      957 North Plum Grove Road
      Schaumburg , IL 60173
      Phone: 1- 847 - 519-7730
      Phone: 1- 800 - 525-3243
      Web Address: http://www.lalecheleague.org
  • Alimentos saludables: Si su niño es mayor, pregúntele a su médico si es necesario que el niño siga una dieta especial. Ofrézcale a su niño alimentos de todos los cinco grupos de alimentos que son: frutas, verduras, productos lácteos, productos de panadería, carnes y pescado. Déle alimentos ricos en fibra y bajos en calorías y grasas. El consumo de alimentos saludables puede ayudar a que su niño se sienta mejor y con más energía. También puede ayudarle a crecer y desarrollarse lo mejor posible y a evitar que tenga sobrepeso.
  • Alimentos ricos en calcio y vitamina D: El calcio y la vitamina D son importantes para que los huesos crezcan fuertes. Déle a su niño alimentos ricos en calcio, tales como leche, queso, brócoli y tofú. La vitamina D se encuentra en los vegetales y leche fortificada, cereales, y en los productos de panadería. Pregúntele al médico, si su niño necesita usar vitaminas y minerales adicionales, especialmente calcio y vitamina D.

Cuidado del niño:

  • Cuidado dental: Asegúrese de que el niño se cepille los dientes regularmente. Lleva el niño al dentista cada seis meses.
  • Cuidado de los ojos y de los oídos: Haga que chequeen frecuentemente los ojos y oídos de su niño. Los problemas en los ojos pueden solucionarse con cirugía o anteojos. Muchos de los problemas auditivos, pueden solucionarse con ayudas auditivas. Su niño debe ver y oír normalmente para que pueda aprender a hacer las cosas correctamente.
  • Terapias y programas especiales: Un fisioterapeuta y un terapeuta ocupacional pueden ejercitarle los brazos, piernas y manos a su niño. También pueden enseñarle habilidades, como bañarse, vestirse y comer, para que su niño pueda cuidar de sí mismo. Una terapeuta del lenguaje puede colaborar con su niño para que aprenda a hablar y deglutir (tragar). Usted puede poner a su niño en programas de entrenamiento especiales. Estos programas ayudan a que los bebés y niños con el síndrome de Down se desarrollen y aprendan a hacer las cosas.
  • Vacunas: Lleve a su niño al médico para que le aplique las vacunas. El niño puede necesitar todas las vacunas estándares, así como vacunas contra la gripe y la neumonía. Pregúntele al médico cuáles vacunas son convenientes para su niño y pídale más información acerca de ellas.

Trabajando con su niño:

  • Aprenda lo relacionado con el síndrome de Down: Entre más sepa sobre este síndrome, mejor será el cuidado que usted podrá brindarle a su niño y sus necesidades.
  • Enséñele a su niño la manera de hacer las cosas: Haga todas las cosas que usted normalmente haría con cualquier bebé o niño que no tenga el síndrome de Down. Léale libros y cante con su niño. Realice actividades junto con su niño y en las que él tenga que usar las piernas, brazos, manos y pies. Repita estas actividades una y otra vez. Tenga paciencia y conserve la esperanza de que su niño mejore. Su niño, al igual que los demás niños, tiene toda una vida para aprender y desarrollarse. Trabajen unidos como la familia que son y apóyense unos a otros.

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Usted está teniendo problemas para alimentar a su niño y siente que no él está recibiendo suficientes alimentación.
  • Su niño comienza a subir una cantidad exagerada de peso, piensa más lentamente o se ve deprimido.
  • Su niño tiene una fiebre.
  • A su niño le falta el aliento cuando está acostado o durante el ejercicio o actividad.
  • Su niño no puede asistir la siguiente cita con su médico.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes relacionadas con el síndrome de Down, la salud o los cuidados de su niño.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Su niño presenta un dolor súbito en el cuello y no puede mover los brazos o piernas.
  • Súbitamente, su niño presenta dificultad para respirar.
  • Su niño está vomitando y no puede comer o beber.
  • Su niño está presentando una convulsión.
  • Los labios y uñas de su niño se vuelven azules con el ejercicio.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide