Skip to Content

Sobrealimentación

LO QUE NECESITA SABER:

La sobrealimentación ocurre cuando usted trata de seguir alimentando al bebé cuando ya está satisfecho. Esto a menudo se inicia en el período neonatal. La sobrealimentación es más común durante la alimentación con biberón que durante la lactancia. Es más fácil para el bebé beber de un biberón que del pecho. El bebé puede ingerir grandes cantidades de leche materna o fórmula con cada succión del biberón. También es posible que aliente al bebé para que termine la fórmula o la leche materna para que no se desperdicie. La sobrealimentación puede convertirse en un patrón que continúa en la edad adulta. Esto aumenta el riesgo de su bebé ser obeso cuando sea adulto.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Comuníquese con el pediatra del bebé si:

  • Su bebé tiene diarrea nueva o que empeora o episodios de regurgitación.
  • El bebé comienza a vomitar después de las alimentaciones.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de la condición o el cuidado de su bebé.

Signos de sobrealimentación:

  • Muchos pañales mojados en un día es a menudo una señal de que un bebé está tomando demasiado líquido. El pediatra de su bebé puede decirle cuántos pañales mojados son normales para la edad de su bebé. Informe al pediatra si los pañales son muy húmedos y pesados.
  • Diarrea es una señal de que su bebé está ingiriendo más de lo que su sistema digestivo puede manejar.
  • La regurgitación frecuente durante las alimentaciones puede ser signo de sobrealimentación. Cierta regurgitación es normal. No es normal que el bebé regurgite a menudo o en grandes cantidades.
  • El comportamiento inquieto o irritable después de una alimentación puede significar que el bebé está incómodo porque tiene el estómago lleno. También puede tragar aire junto con el líquido. Esto puede causar gases dolorosos o empeorar el cólico.
  • Aumento de peso puede ser un signo de la sobrealimentación si continúa. Su bebé puede aumentar de peso o tener apariencia de gordito en ciertos momentos. Es posible que dé un estirón poco después de aumentar de peso. El pediatra de su bebé puede decirle si su bebé está aumentando demasiado de peso. Puede indicarle la cantidad de peso que debe aumentar su bebé con seguridad cada mes.

Evitar la sobrealimentación:

  • Amamante al bebé, de ser posible. Succionará cantidades menores de líquido y más lentamente. Esto le da a su cuerpo tiempo para saber que ha ingerido suficiente. La leche puede cambiar durante una sesión de lactancia materna y ayudar al bebé a sentirse satisfecho. Usted no tendrá que preocuparse por desperdiciar leche materna o fórmula. La lactancia materna puede ayudarla a reconocer cuándo su bebé ha consumido lo suficiente durante cualquier alimentación. El bebé puede dormirse después de la alimentación. Puede que su cara, sus brazos y sus manos estén relajados. El bebé parecerá tranquilo y satisfecho. Usted notará los mismos signos durante las alimentaciones con el biberón.
  • Compruebe el agujero de la tetina del biberón. Voltee el biberón lleno. El agujero debe ser solo lo suficientemente grande como para dejar pasar 1 o 2 gotas cada segundo. El agujero es demasiado grande si el líquido se derrama más rápido.
  • Interrumpa la sesión de alimentación con el biberón cuando vea señales de que su bebé está satisfecho. Los bebés saben naturalmente cuándo están satisfechos. Las pausas más largas entre succiones son una señal de que el bebé se está llenando. Le dará entonces signos de estar satisfecho. Dependiendo de la edad de su bebé, puede alejarse del biberón o cerrar la boca. También es posible que trate de escabullirse.
  • Manténgase enfocado en la alimentación actual. Es posible que la cantidad de leche materna o fórmula que necesita su bebé cambie con cada alimentación y dependiendo del día. La cantidad depende de su peso, tasa de crecimiento y el hambre. Su bebé puede desear mucho un día y no mucho al siguiente. No espere que su bebé termine un biberón porque lo hizo durante otra alimentación. Si a menudo sobra líquido después de una alimentación, está colocando demasiado en el biberón. Intente poner menos onzas de leche materna o fórmula en el biberón. Alimente a su bebé con cantidades más pequeñas más a menudo durante el día.
  • No añada cereales al biberón del bebé. Los bebés pequeños no están listos para los cereales para bebés. Cuando su bebé tenga la edad suficiente para ingerir cereales, no los añada a la leche materna o fórmula en el biberón. Dele los cereales con una cuchara. El bebé puede consumir demasiadas calorías si agrega cereales al biberón.
  • Asegúrese de que los cuidadores sepan cómo alimentar a su bebé. Esto incluye niñeras, familiares y proveedores de cuidado infantil. Suministre instrucciones de alimentación a cada proveedor de cuidado. Incluya cuándo alimentar al bebé y qué cantidad poner en el biberón para cada alimentación. Explique cuándo está bien darle mayor cantidad al bebé si aún tiene hambre. También explique las señales de su bebé para indicar que ya ha ingerido lo suficiente. Indíqueles a los demás que no sigan alimentando al bebé. También pídales que no alimenten al bebé solo para que deje de llorar. Tal vez necesite explicarles las maneras de calmar a su bebé, tales como poner música o salir a pasear en una silla de paseo.

Ayude a desarrollar hábitos saludables:

  • Enseñe a su bebé hábitos alimentarios saludables desde un principio. Puede modelar hábitos alimentarios saludables limitando el tamaño de las porciones y comiendo una variedad de alimentos saludables. Incluya verduras, frutas, panes y cereales integrales, carnes magras y pescado, productos lácteos bajos en grasas y frijoles cocidos. El bebé estará más interesado en probar verduras y otros alimentos saludables si son parte regular de sus comidas. Limite los alimentos altos en grasa, azúcar y sal. A medida que su bebé crece, ayúdelo a entender que algunos alimentos son solamente para ciertas ocasiones. No le dé jugo de frutas a su bebé hasta que tenga al menos 1 año de edad.
    Alimentos saludables
  • Siempre fomente la actividad. Puede establecer un buen ejemplo para su bebé desde que es muy pequeño. La actividad debe ser parte de su rutina diaria. El bebé la observará y aprenderá de su comportamiento. A medida que crece, pueden hacer actividad juntos. Por ejemplo, dar un paseo en familia después de la cena. Su niño debe hacer por lo menos 1 hora de actividad cada día.
    Caminata en familia para ejercitarse
  • Limite el tiempo de pantalla. El tiempo de pantalla incluye la televisión, los videojuegos y la computadora. Los expertos recomiendan generalmente nada de tiempo de pantalla, excepto video chat, para los bebés menores de 18 meses. El pediatra de su bebé puede ayudar a crear un plan de tiempo de pantalla para usar a medida que crece. El límite diario suele ser de 1 hora para los niños de 2 a 5 años y de 2 horas para los niños de 6 años o más. El plan incluye límites de tiempo de pantalla y horas de pantalla libre durante el día. Nunca deje que el tiempo de pantalla reemplace el tiempo de juego activo. También puede establecer límites en los tipos de dispositivos que puede utilizar su hijo y dónde puede usarlos. Conserve el plan en un lugar donde su hijo y quien se encarga de su cuidado puedan verlo. Cree un plan para cada niño en su familia. También puede visitar https://www.healthychildren.org/English/media/Pages/default.aspx#planview para obtener más ayuda con la creación de un plan.

Programe una cita con el médico de su hijo como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante las citas de su niño.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.