Skip to Content

Rubéola

CUIDADO AMBULATORIO:

La rubéola

, o sarampión alemán, es una infección causada por un virus. El virus se contagia cuando una persona que está infectada tose o estornuda. Viaja a través de las gotas de las vías respiratorias de la persona infectada. Cualquier persona que respire cerca de las gotas puede contagiarse. El virus también puede infectar a una persona que toque un objeto sobre el que hayan caído las gotas.

Los signos y síntomas comunes son:

  • Fiebre, escurrimiento nasal o dolor de garganta
  • Dolor de cabeza o dolores musculares
  • Ojos rojos e inflamados
  • Ganglios inflamados y sensibles en la parte posterior del cuello y detrás de las orejas
  • Salpullido que comienza en el rostro y se extiende por el cuerpo hacia los dedos de los pies
  • Dolor y molestias en las articulaciones

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Usted sufre una convulsión.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted tiene dificultad para respirar.
  • Usted está confundido.
  • Usted tiene un fuerte dolor de cabeza.

Llame a su médico si:

  • Su sarpullido comienza a provocarle comezón.
  • Usted siente dolor e inflamación en las articulaciones, incluso después del tratamiento.
  • Sus testículos están inflamados (varones).
  • Usted está embarazada y cree que podría tener rubéola (mujeres).
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Tratamiento:

Los AINE como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Estos medicamentos pueden ser comprados sin orden de un médico. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted está tomando un anticoagulante, siempre pregunte si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.

Controle la rubéola:

  • Descanse más. Repose tanto como pueda hasta que se sienta mejor.
  • Tome más líquidos. Esto le ayudará a evitar la deshidratación. Consulte cuál es la cantidad de líquido que usted debería consumir al día. Algunos líquidos saludables son el agua, el jugo y la leche. Limite el consumo de cafeína.
  • Consuma alimentos saludables y variados. Los alimentos saludables incluyen frutas, verduras, pan integral, productos lácteos bajos en grasa, frijoles, carnes magras y pescado. Estos alimentos le ayudarán a sentirse mejor y a tener más energía.

Prevenga la rubéola:

  • Pregunte a su médico acerca de la vacuna triple viral. Esta vacuna ayuda a protegerlos a usted, a su niño y a otras personas a su alrededor del sarampión, las paperas y la rubéola. Su médico le dirá cuántas dosis necesitan usted o su hijo. También le dirá cuándo debe recibir la vacuna.

  • Evite el contagio del virus de la rubéola:
    • Lávese las manos con frecuencia y después de usar el baño o de cambiarle el pañal a un niño. Utilice agua y jabón. Use un desinfectante para manos a base de gel si no hay jabón y agua disponibles.
      Lavado de manos
    • Permanezca lejos de otras personas, especialmente de cualquier mujer embarazada, o de quien no ha recibido la vacuna triple viral. Permanezca en su hogar sin ir a la escuela o al trabajo hasta que su médico le indique que puede regresar.
    • No comparta artículos con nadie.
    • Limpie las superficies con un limpiador desinfectante.
    • Tosa y estornude en un pañuelo desechable. Use el ángulo del codo si no tiene un pañuelo disponible.

Acuda a la consulta de control con su médico según las indicaciones:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Rubéola (Ambulatory Care)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.