Skip to Content

Resección Intestinal

LO QUE NECESITA SABER:

La resección intestinal es una cirugía para remover todo o parte del intestino delgado o grueso. Esto se realiza para tratar enfermedades intestinales como sangrado, obstrucciones, inflamación o infecciones. También puede ser realizada para remover pólipos grandes (bultos) o inicios de tumores en los intestinos. En una resección del intestino, su médico hace una incisión en el abdomen. La cantidad de intestino que se extraiga dependerá del motivo de la cirugía. También es posible que realicen una ileostomía o colostomía, que es una abertura en el abdomen para drenar la materia fecal en una bolsa.


COMO PREPARARSE:

La semana antes de su cirugía:

  • Pídale a un familiar que lo lleve a casa después de su estadía en el hospital. No conduzca usted mismo.
  • Pregúntele a su médico si usted tiene que dejar de usar la aspirina o algun otro medicamento prescribida o sin receta médica antes de su procedimiento o cirugía.
  • Traiga consigo a la cita médica todos los envases de sus medicamentos o una lista de sus medicamentos. Infórmele al médico si usted es alérgico a cualquier medicamento. Infórmele al médico si usted usa productos herbales, suplementos nutricionales, o medicamentos de venta libre (sin receta médica).
  • Si usted padece de diabetes, debe solicitar a su médico las instrucciones especiales sobre lo que puede comer o tomar antes de su cirugía. Igualmente, si usted usa medicamentos para tratar la diabetes, debe solicitar instrucciones especiales para usarlos antes de la cirugía. Es posible que usted tenga que controlarse el nivel de azúcar en sangre con más frecuencia antes y después de la cirugía.
  • Informe a su médico si tiene otras enfermedades, incluyendo trastornos de coagulación, así como problemas cardíacos o renales. Informe a su médico si se ha sometido a otras cirugías en el pasado.
  • Si es mujer, informe a su médico si sabe o cree que puede estar embarazada.
  • Es posible que deban hacerle radiografías abdominales, una tomografía computarizada, ultrasonido o colonoscopía. Otros estudios también podrían ser necesarios como una radiografía de tórax, un electrocardiograma (ECG) o análisis de sangre y de orina. Pida a su médico más información acerca de estas pruebas. Consulte con su médico para obtener más información sobre estos y otros exámenes que usted podría necesitar. Anote la fecha, la hora y el lugar de cada prueba.
  • Es posible que usted necesite una transfusión de sangre si pierde mucha sangre durante la cirugía. Algunas personas se preocupan de contraer el SIDA, la hepatitis o el virus del Nilo Occidental al recibir una transfusión de sangre. El riesgo de que esto suceda es muy raro. Los bancos de sangre analizan toda la sangre donada para comprobar que la sangre no está contaminada con el SIDA, la hepatitis o el virus del Nilo Occidental. Es posible que usted pueda donar su propia sangre antes de la cirugía. Esto se conoce como donación autóloga. Esta donación debería ser hecho tres días o menos antes de la cirugía. También puede pedirle a un familiar o amigo con su mismo grupo sanguíneo que donen sangre para usted. Esto se conoce como donación directa de sangre.
  • Instrucciones de alimentación y bebidas:
    • Una dieta de líquidos claros o una para ayudar a limpiar su intestino puede iniciarse de 1 a 4 días antes de la cirugía. Los líquidos claros pueden incluir gelatina simple, jugos de frutas no endulzados, sopa clara o caldo.
    • No consuma alimentos con residuo o fibra que sean difíciles de digerir. Estos incluyen frutas, verduras, cereales, nueces, chícharos, frijoles, alimentos fritos y pan.
    • Aumente la cantidad de agua que bebe. Asegúrese de beber de 8 a 10 vasos (de ocho onzas, o 250 ml) de líquido, especialmente el día previo a la cirugía.

La noche previa a la cirugía:

  • Pregúntale a sus médicos sobre direcciones para comer y beber.
  • Preparación de sus intestinos: Necesitará limpiar sus intestinos para prepararse para la cirugía. Su médico le solicitará que haga cualquiera de los siguientes:
    • Usted podría necesitar un medicamento llamado enema. Un enema utiliza agua tibia que se introduce en su recto para ayudar a vaciar sus intestinos. Pregúntele a su médico cómo hacerlo y siga las instrucciones del envase.
    • Es posible que le indiquen que tome de 8 a 12 vasos (de ocho onzas) de un medicamento especial para preparar los intestinos. Beba un vaso de ocho onzas del medicamento cada 10 minutos hasta que esté eliminando líquido claro. Solicite más información sobre este medicamento con su médico.

El día de su cirugía:

  • Anote la fecha, hora y lugar correctos de su cirugía.
  • Qué traer: Usted puede traer artículos como un cepillo de dientes y una bata.
  • Pregúntele a su médico antes de tomar cualquier medicamento el día de su cirugía. Estos medicamentos incluyen insulina, píldoras diabéticas, píldoras de hipertensión, o píldoras de corazón. Traiga todos los medicamentos que esté tomando al hospital, incluyendo los envases.
  • Preparación de sus intestinos:
    • No coma ni beba nada en la mañana de su cirugía. Sus intestinos necesitan estar totalmente vacíos durante su cirugía. Si tiene que tomar algún medicamento, puede tomarlo la mañana de la cirugía con sorbos muy pequeños de agua.
    • Es posible que necesite otro enema con agua tibia la mañana de la cirugía.
    • También es posible que le soliciten que beba de 4 a 8 vasos (de ocho onzas, o 250 ml) de un medicamento especial para preparar los intestinos. Puede que le pidan que vuelva a tomar este medicamento para preparar los intestinos si lo tomó la noche anterior.
  • El día de la cirugía o procedimiento, no use lentes de contacto.Usted puede usar sus anteojos corrientes. Se pueden usar gafas.
  • No lleve puesta la ropa ajustada durante el día de su procedimiento o cirugía.
  • Los médicos podrían colocar un tubo intravenoso (IV) en su vena. Por lo general eligen una vena del brazo. Por el tubo intravenoso, pueden darle líquidos y medicina.
  • Un anestesiólogo hablará con usted antes de su cirugía. Es posible que necesite medicamento para mantenerlo dormido o para adormecer alguna área de su cuerpo durante la cirugía. Infórmele a los médicos si usted o alguien en su familia ha tenido un problema con la anestesia anteriormente.
  • Usted o un familiar cercano deberán firmar un documento legal conocido como un formulario de autorización. Esto da su permiso a los médicos para hacer el procedimiento o cirugía. También explicará los problemas que podrían ocurrir y las opciones que usted tiene. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas antes de firmar este formulario.

QUÉ SUCEDERÁ:

Qué sucederá:

  • Es posible que le administren medicación para relajarlo o adormecerlo. Lo llevarán en una camilla al quirófano y después lo trasladarán a una cama especial. Le limpiarán el abdomen. Recibirá anestesia para mantenerlo cómodo o dormido durante la cirugía. Puede que le coloquen un tubo endotraqueal (ET) en la boca para conectarlo a un respirador. Esto le ayudará a respirar durante la cirugía. Se insertará un catéter para drenar la orina. Es probable también que inserten una sonda nasogástrica (NG) para extraer el aire y los fluidos de su estómago durante la cirugía.
  • Durante la cirugía harán una incisión en el abdomen. Utilizarán instrumentos para separar el intestino afectado de la parte saludable. Se atarán y cortarán los vasos sanguíneos. Su médico extraerá todo o parte del intestino delgado o grueso. Las partes saludables que resten del intestino se unirán o coserán.
  • Su médico podría mandar muestras de tejido al laboratorio para la realización de pruebas. También podrían extraer ganglios linfáticos durante la cirugía. Es posible que le coloquen tubos delgados de caucho para drenar el líquido o pus del abdomen. Podrían realizar una colostomía o una ileostomía. La incisión será cerrada con puntadas o cinta quirúrgica y cubierta con vendajes.

Después de la cirugía:

  • Es posible que lo lleven a una sala de recuperación hasta que esté totalmente despierto. Es posible que le quiten el tubo endotraqueal después de que se despierte y pueda respirar bien por cuenta propia. Es posible que le dejen la sonda nasogástrica que va a su estómago durante un tiempo. Los médicos lo vigilarán de cerca en caso de cualquier problema.
  • No intente levantarse de su cama sin la aprobación de su médico. Cuando los médicos comprueben que usted se encuentra bien, lo llevarán de regreso a su habitación del hospital. Las vendas utilizadas para cubrir los puntos de sutura mantienen el área limpia y seca para prevenir una infección. Es posible que un médico retire los vendajes poco después de su cirugía para revisar sus heridas, tubos, drenajes o la colostomía o ileostomía.

COMUNÍQUESE CON SU médico SI:

  • Usted no puede llegar a su cita a tiempo.
  • Usted tiene fiebre.
  • Está estreñido y los medicamentos no le están ayudando a vaciar el intestino.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Usted no puede beber o comer, u orina menos o no orina.
  • Usted tiene sangre en las heces.
  • Usted no puede evacuar el intestino.
  • Su abdomen se vuelve sensible y duro.

RIESGOS:

  • No realizar correctamente la preparación intestinal puede ocasionar problemas durante la cirugía o puede ser necesario cancelarla, retrasarla o volver a realizar la cirugía. Es posible que se presenten problemas durante la resección intestinal, que podrían llevar a más cirugías. Su estómago, hígado, intestinos, vasos sanguíneos o nervios podrían dañarse durante la cirugía. Esto podría provocar demasiado sangrado y pérdida de sangre o fuga del contenido intestinal. Usted podría también presentar alguna infección durante o después de la cirugía.
  • Se le podría formar un coágulo sanguíneo en la pierna o el brazo. Esto puede causar dolor e inflamación, y puede detener el flujo sanguíneo en su cuerpo. El coágulo sanguíneo puede desprenderse y llegar hasta sus pulmones o cerebro. Un coágulo sanguíneo en sus pulmones puede causar dolor de pecho y dificultad para respirar. Este problema puede poner en peligro su vida.
  • Sin esta cirugía, sus signos y síntomas podrían continuar y empeorar. Sus intestinos podrían bloquearse o la infección podría propagarse a otras partes de su organismo. Esto podría conducir a problemas médicos graves, como peritonitis (infección de la membrana que cubre la pared abdominal) y sepsis (infección en la sangre). Si no se extrae un pólipo o un tumor, podría producirse un mayor bloqueo. Consulte a su médico si está preocupado o si tiene preguntas acerca de la cirugía, los medicamentos o los cuidados.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide