Skip to Content

Reducción Abierta Y Fijación Interna De Una Fractura De Codo En Niños

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • La reducción abierta y fijación interna (RAFI) de un codo fracturado es una cirugía para reparar la fractura del codo. La fractura del codo puede ser una fractura de uno o más huesos del codo de su hijo. El codo es la articulación en la que se unen el hueso del brazo (húmero) con los dos huesos del antebrazo (radio y cubito). El codo ayuda enormemente con el movimiento del brazo. Una caída con la mano girando hacia afuera, en un intento por detener la caída, a menudo ocasiona una fractura de codo. Esto también puede suceder al caer directamente con el codo doblado. El codo de su hijo puede fracturarse al practicar algún deporte. Las fracturas del codo pueden ocurrir a causa de un golpe directo o si se golpea el codo estando derecho.
    Anatomy of the Arm
  • La reducción abierta con fijación interna se realiza si la fractura del codo es grave, o si sucedió en varios sitios. Esta también puede realizarse si los vasos sanguíneos y los nervios también se lesionaron. Un intento fallido para reparar la fractura del codo mediante cirugía abierta también puede requerir una RAFI. Durante dicha cirugía el médico de su hijo realizará una incisión (corte) sobre el hueso fracturado. Él podrá necesitar utilizar brocas, alambres, tornillos, placas y clavijas para alinear los huesos rotos y mantenerlos unidos. Su hijo puede requerir un yeso o una férula después de la cirugía. Con una RAFI, la fractura de su hijo podrá tratarse y él podrá retomar sus actividades normales.

INSTRUCCIONES:

Medicamentos:

  • Mantenga una lista vigente de los medicamentos de su niño: Incluya la cantidad, horario, forma, y la razón porque los esta tomando. Traiga la lista y los recipientes de píldoras a sus visitas de seguimiento. Mantenga consigo la lista de medicamentos de su niño en caso de una emergencia. Bote las listas de medicamentos viejas. Administre las vitaminas, hierbas o suplementos alimenticios solo como se le haya indicado.
  • Administre los medicamentos de su niño siguiendo las indicaciones de los médicos: Llame al médico de cabecera de su niño si piensa que sus medicamentos no le están ayudando como se había esperado. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Consulte con su médico antes de cambiar o suspender los medicamentos de su niño.
  • No administre aspirina a niños menores de 18 años: Su niño podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye podría causar daño al cerebro e hígado de peligro mortal. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Antibióticos: Estos medicamentos se administran para combatir infecciones causadas por bacterias. Administre este medicamento a su niño exactamente como lo haya ordenado su médico de cabecera. No deje de administrar el antibiótico a su niño a menos que lo haya indicado su médico de cabecera. Nunca guarde antibióticos o administre a su niño antibióticos que le fueron recetados para otras enfermedades.
  • Medicamentos para el dolor: Su niño podría necesitar medicamento para suspender o reducir su dolor. Sepa cuando su niño necesita recibir su medicamento y la cantidad. Observe a su niño para signos de dolor. Informe a los médicos si continua o empeora su dolor. Para prevenir caídas, manténgase con su niño para que lo pueda ayudar a levantarse de la cama.

Solicite más información sobre el lugar y la hora que usted necesita llevar a su niño para sus consultas de seguimiento:

Solicite información sobre el cuidado continuo, tratamientos, y servicios a domicilio para su niño.

Cuidados del yeso o de la férula:

  • Revise diariamente la piel que rodea la férula. Usted puede aplicar loción en cualquier área enrojecida o irritada.
  • No permita que su niño presione o que se incline sobre alguna parte de la férula porque puede romperse.
  • No permita que su niño se rasque la piel que está debajo del yeso metiendo objetos puntiagudos por debajo del yeso.
  • Si su hijo tiene yeso, no permita que lo moje. Cuando se bañe cubra el yeso con una bolsa de plástico que se cierre con cinta en la parte alta.
  • Hágalo que mueva los dedos de su brazo varias veces al día. Esto disminuirá la hinchazón y la rigidez.
  • Puede usarse un cabestrillo para sostener el brazo de acuerdo a la necesidad.

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Su niño tiene una fiebre.
  • Su hijo tiene escalofríos, tos o se siente débil y con dolores.
  • Su hijo está más irritable y llora más de lo habitual.
  • Su hijo siente el yeso o la férula apretados y piensa que se está hinchando más.
  • Su piel le da comezón, está inflamada o desarrolla salpullido.
  • El yeso o férula de su hijo tienen un mal olor.
  • Tiene dudas o inquietudes acerca de la cirugía, medicamentos o cuidados de su hijo.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Los dedos de su hijo se ven pálidos o azules y se sienten adormecidos o con hormigueo.
  • La férula o el yeso de su niño se empapa con sangre.
  • El yeso del niño se rompe.
  • Súbitamente, su niño presenta dificultad para respirar.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide