Skip to Content

Reducción Abierta Y Fijación Interna De Una Fractura De Calcáneo

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • La reducción abierta y fijación interna (RAFI) de una fractura de calcáneo es la cirugía para arreglar un hueso calcáneo que se ha roto. El hueso del talón es el hueso más grande y frecuentemente roto en el pie. El hueso del talón sostiene el peso del cuerpo al caminar y mientras se está de parado. Los atletas, los soldados y los obesos (mucho exceso de peso) son personas que tienen un riesgo más alto de romperse el hueso del talón. La RAFI se hace cuando la fractura es grande o cuando los huesos estan rotos en varios pedazos. Puede también hacerse si los nervios, ligamentos y vasos sanguíneos también estan dañados.
  • Con la RAFI de una fractura de calcáneo, se usan tornillos especiales, clavos y placas para poner otra vez juntos los huesos rotos. Estos instrumentos se utilizan para mantener los huesos en su lugar mientras curan. Su médico puede también colocar hueso nuevo en los espacios entre o alrededor de la fractura. Un yeso o férula pueden ser utilizados después de la cirugía para proteger y limitar el movimiento en el pie afectado. A usted se le puede pedir que limite las actividades hasta que su pie cure. Con la RAFI, se puede tratar su fractura de calcáneo y usted podrá reasumir sus actividades y deportes usuales tan pronto como sea posible.

INSTRUCCIONES:

Tome sus medicamentos como se le haya indicado:

Llame a su médico de cabecera si usted piensa que su medicamento no le está ayudando o si tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, la frecuencia con que los toma y por qué los toma. Traiga la lista o los envases de sus medicamentos a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

  • Antibióticos: Estos medicamentos pueden ser administrados para ayudarle a combatir las infecciones causadas por bacterias. Tome sus antibióticos siguiendo siempre las indicaciones de su médico de cabecera. No deje de tomar su medicamento a menos que se lo haya indicado su médico de cabecera. Nunca guarde antibióticos o tome antibióticos de sobrante que le han dado antes para otra enfermedad.
  • Medicamento para el dolor: Usted podría necesitar medicamento para suspender o reducir el dolor.
    • Aprenda como tomar su medicamento. Pregunte cual es el medicamento que necesita tomar y la dosis. Asegúrese que usted sepa cómo, y cuando lo necesita tomar al igual que la frecuencia.
    • No espere que su dolor este muy fuerte para tomar su medicamento. Informe a sus médicos si no disminuye su dolor.
    • Los medicamentos para dolor podrían causar mareos o soñolencia. Para prevenir caídas, llame a alguien cuando se vaya a levantar de la cama o si necesita ayuda.

Solicite información sobre la localidad y hora de sus consultas de seguimiento:

Solicite más información sobre el cuidado continuo, tratamientos, o servicios a domicilio.

Cuidando de su herida:

Las heridas deben estar libres de microbios, como bacterias y virus, para ayudarlos a curar. Hago lo siguiente para ayudar a que su herida cure:

  • No permita que sus heridas se mojen. Siempre mantenga sus heridas limpias y secas. Cuándo a usted se le permita bañarse, lave con cuidado la herida con jabón y agua. Después, secala con una toalla limpia. Pregunte a su médico que más debe hacer para cuidar de su herida.
  • Limite movimientos, como estirarse, para evitar sangrados, desgarros e hinchazón.

Cuidado del yeso o férula:

Usted puede necesitar un yeso o férula para evitar que su pie se mueva mientras se cura. Usted podrá bañarse cuando su médico le diga que lo puede hacer. Es importante no mojar el yeso o férula. Antes de bañarse, cubra el yeso o férula con dos bolsas de plástico para la basura. Pegue las bolsas a la piel por arriba del yeso para sellar y evitar que entre el agua. Mantenga el pie fuera del agua en caso de que la bolsa se rompa. Pregunte a su médico por más información acercae del cuidado del yeso y férula.

Otras maneras de ayudar a sus huesos y heridas a curar:

  • Coma alimentos altos en proteínas, como la carne, los huevos y los productos lácteos, para ayudar a los tejidos a repararse. Los alimentos ricos en carbohidratos, como el pan y los cereales, son necesarios para el crecimiento célular. Comer alimentos altos en calorías y en zinc, como la carne, los mariscos (especialmente ostras) y el hígado, pueden también ayudar a la curación. Tomar vitaminas A y C ayudan a incrementar la fuerza del tejido de cicatriz. La cafeína causa que los vasos sanguíneos se estrechen (hacerse pequeños). Esto hace que lleve menos oxígeno a los tejidos del cuerpo y retrase la curación. La cafeína se puede encontrar en el café, té, sodas y en bebidas deportivas. Pregunte a su médico por más información acerca de los alimentos que pueden ayudar a la curación de su herida.
  • Evite fumar puros, pipa y cigarrillos. El fumar disminuye la capacidad de formar nuevos vasos sanguíneos en el sitio de la herida y retrasa la curación.
  • Ciertos medicamentos, como anticoagulantes y esteroides, pueden retrasar la curación de la herida. Pregunte a su médico por más información acerca de los medicamentos que pueden retrasar la curación.
  • Si usted tiene ciertas enfermedades, como la diabetes (nivel alto de azúcar en la sangre), tome sus medicamentos regularmente y controle con cuidado su nivel de azúcar en la sangre. Las personas con diabetes pueden tener una pobre curación de la herida. Pregunte a su médico para ayuda a manejar su diabetes.

Fisioterapia:

Es posible que usted necesite consultas con un fisioterapeuta para enseñarle unos ejercicios especiales. Éstos ejercicios van a ayudar a mejorar el movimiento y reducir el dolor. La fisioterapia también podría ayudar a mejorar su fuerza y reducir su riesgo para la pérdida de la función.

Utilizando muletas:

Usted puede necesitar utilizar muletas para apoyar y disminuir el estrés en el pie al caminar. Es importante utilizar las muletas correctamente. Pregunte a su médico por más información acerca de cómo utilizar las muletas.

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Usted tiene una fiebre.
  • Hay manchas de sangre o mal olor que viene de bajo de su yeso.
  • Usted tiene más dolor o hinchazónque antes de usar el yeso o la férula.
  • Usted tiene dolor de pecho o problemas para respirar que se empeora con el tiempo.
  • Usted tiene preguntas o duda acerca de su medicamento o cuidado.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Usted tiene aumento en el dolor que no se quita.
  • Su yeso se daño o se rompio.
  • Su pierna o dedos de los pies se sienten entumidos.
  • Su piel o las uñas de los dedos de su pie cercanas a la lesión se hinchan, se ponen azules, blancos o grises o se sienten fríos.
  • Su vendaje esta empapado de sangre.
  • Usted de repente se siente mareado y tiene problemas para respirar.
  • Usted tiene un nuevo dolor y de pecho y repentino. Usted podría tener más dolor cuando usted toma alientos profundos o tose. Usted también podría toser sangre.
  • Su brazo o pierna se sienten calientes, sensibles, y dolorosos. Se podría ver inflamado y rojo.

Copyright © 2012. Thomson Reuters. All rights reserved. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide