Skip to Content

Rectocele

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • Un rectocele, también es llamado hernia vaginal, ocurre cuando una parte del recto protruye dentro de la vagina. Un rectocele a menudo es causado por la debilidad de los músculos y ligamentos que detienen y sostienen la vagina y el recto. Esto puede ser causado por el envejecimiento, una cirugía, esfuerzos, embarazo o trauma durante el trabajo de parto o nacimiento de un bebé. Es posible que no haya signos o síntomas o usted puede sentir una protuberancia en su vagina que sale por la apertura vaginal. Usted puede también tener dolor rectal, problemas para evacuar o un sensación de tener lleno su recto.
  • Su médico puede encontrar su rectocele haciendo un examen físico. Usted puede necesitar otras pruebas, como un enema de bario, colonoscopia, RM o ultrasonido. El tratamiento puede incluir una dieta alta de fibra, terapia de bioretroalimentación o medicamento de estrógenos. Una pesa (dispositivo tipo anillo) que se coloca dentro de su vagina puede ayudar a dar soporte a su recto. Usted puede necesitar una cirugía para reparar los músculos débiles o delgados alrededor de su vagina y recto. Con el tratamiento sus síntomas, como dolor de espalda y el estreñimiento, pueden quitarse.
    Rectocele

DESPUÉS DE SER DADO DE ALTA:

Tome sus medicamentos como se le haya indicado:

Llame a su médico de cabecera si usted piensa que su medicamento no le está ayudando o si tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, la frecuencia con que los toma y por qué los toma. Traiga la lista o los envases de sus medicamentos a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

Solicite información sobre la localidad y hora de sus consultas de seguimiento:

Solicite más información sobre el cuidado continuo, tratamientos, o servicios a domicilio.

Evacuaciones:

Usted puede necesitar lo siguiente:

  • Estreñimiento: No haga esfuerzo para realizar una evacuación intestinal si esta teniendo dificultad para hacerlo. Alimentos altos en fibra, más líquido, y el ejercicio regular puede ayudar a prevenir estreñimiento. Ejemplos de estos alimentos incluyen, frutas y afrecho. El jugo de ciruela y agua son muy buenos líquidos para tomar. El ejercicio regular ayuda con la función de su sistema digestivo. Es posible que usted también tenga que usar fibra que se puede obtener sin receta médica y laxantes. Tome estos como se le haya indicado.
  • LLeve un registro de sus evacuaciones: Registre el número de evacuaciones que usted tenga cada semana y describa el color y forma (líquidas, blandas o duras) de ellas. Si usted ve sangre en sus evacuaciones también anotelo. Traiga esta información cuando visite a su médico.

Previniendo que su rectocele se presente nuevamente:

  • Haga los ejercicios Kegel con frecuencia: Estos ejercicios tensan y ayudan a fortalecer los músculos del piso pélvico. Pídale a su médico más información acerca de los ejercicios de Kegel.
  • Beba diariamente entre 8 a 10 vasos (de ocho onzas) de agua. Las mujeres de 19 años de edad y mayores deben beber cerca de 2,2 Litros de líquido cada día (cerca de 9 vasos de ocho onzas). Buenas elecciones para beber para la mayoría de las personas incluyen agua, jugo y leche. Si usted bebe líquidos que contienen cafeína, como café, estos deben también ser agregados a la cantidad de líquido que bebe diario. Algunos alimentos como las sopas y frutas agregan también líquido a su dieta. Trate de beber suficiente líquido cada día y no solo cuando usted tenga sed.
  • Coma más fibra: Los alimentos ricos en fibra, como las frutas frescas, los vegetales y los granos integrales, suavizan las heces. Esto ayuda a que las heces pasen más rápido a través del colon. Lentamente , agregue fibra a su dieta para evitar la inflamación, dolor de estómago y gases.
  • Mantenga un peso saludable: Hable con su médico acerca de su peso ideal. Pida ayuda para planear un programa de ejercicios. El ejercicio ayuda a que sus intestinos trabajen mejor y a que disminuya la presión dentro de su colon. Ejercitese por lo menos durante 30 minutos diariamente.
  • Trate su tos: Si usted tiene una tos crónica (largo plazo), digale a su médico.Busque ayuda para dejar de fumar. Mucha gente que fuma desarrolla una tos crónica con el tiempo. Pídale a su médico más información acerca de los métodos que existen para dejar de fumar si usted tiene problemas para dejarlo.

Maneje el estrés:

El estrés puede disminuir la curación y causar enfermedad más tarde. Ya que es difícil evitar el estrés, aprenda a controlarlo. Aprenda nuevas formas de relajarse, como respiraciones profundas, meditación, relajación muscular, música o bioretroalimentación. Hable con alguien acerca de las cosas que le molestan.

Para apoyo y más información:

Aceptar que usted tiene un rectocele puede ser difícil. Usted y las personas que le rodean pueden sentir miedo, confusión y ansiedad. Estos sentimientos son normales. Contacte lo siguiente para más información:

  • National Digestive Diseases Information Clearinghouse (NDDIC)
    2 Information Way
    Bethesda , MD 20892-3570
    Phone: 1- 800 - 891-5389
    Web Address: www.digestive.niddk.nih.gov
  • The American College of Obstetricians and Gynecologists
    P.O. Box 70620
    Washington , DC 20024-9998
    Phone: 1- 202 - 638-5577
    Phone: 1- 800 - 673-8444
    Web Address: http://www.acog.org

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Usted tiene una fiebre.
  • Usted tiene escalofríos, tos o se siente débil y adolorido.
  • Usted esta perdiendo peso sin intentarlo.
  • Usted tiene dolor de estómago o espalda que no se quita.
  • Usted es incapaz de realizar una evacuación intestinal (BM).
  • Usted tiene preguntas o dudas acerca de su condición, tratamiento o cuidado.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Usted presenta un sangrado anormal o irregular proveniente de su vagina.
  • Usted presenta una masa que cuelga o sobresale de su vagina y que usted no puede empujar para regresarla hacia el interior.
  • Usted presenta un dolor severo y persistente en su vagina o recto que no se quita.
  • Usted tiene un flujo maloliente proveniente de su vagina.
  • Usted tiene problemas para respirar de repente.
  • Sus heces son negras o de color rojo brillante.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide