Skip to Content

Rafi De Una Fractura De Cadera En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

La reducción abierta y fijación interna (RAFI) de una fractura de cadera es una cirugía para reparar un hueso roto de la cadera del niño. La reducción abierta significa que los médicos mueven el hueso de regreso al lugar correcto con cirugía. La fijación interna significa que el equipo ortopédico (como varillas o clavos) se usa para mantener los huesos quebrados unidos.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Antes de la cirugía:

  • Consentimiento informado es un documento legal que explica las pruebas, tratamientos, o procedimientos que su hijo podría necesitar. Un consentimiento informado significa que usted comprende que es lo que se va a realizar y que puede tomar decisiones sobre lo que usted desee. Usted da su permiso al firmar el formulario de consentimiento. Puede designar a otra persona para que firme este formulario por usted si usted no puede hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender el cuidado médico de su hijo en términos y palabras que usted entienda. Antes de firmar el formulario de autorización, entienda los riesgos y beneficios de lo que le realizarán al niño. Asegúrese que todas sus preguntas hayan sido contestadas.
  • Apoyo emocional: Permanezca con su niño para confortarlo y apoyarlo tan frecuente como le se posible mientras esta en el hospital. Solicite que algún otro miembro de familia o persona cercana a su niño se quede con él cuando usted no pueda. Lleve al hospital objetos de su casa que usted sabe que ayudarán a consolar a su bebé, como una cobija o juguete favorito.
  • Una cánula intravenosa es una sonda pequeña que se introduce en la vena de su niño y se usa para administrarle medicamentos o líquidos.
  • Antibióticos: Es posible que asu hijo le den antibióticos para ayudar a combatir las infecciones. Los antibióticos también podrían administrarse después de la cirugía del niño.
  • La anestesia general mantendrá a su niño dormido y sin dolor durante la cirugía. La anestesia podría administrarse a través de la vía intravenosa de su niño. En lugar de esto, el niño la puede respirar a través de una mascara o conducto colocado por su garganta. La sonda podría provocar que su niño tenga dolor en la garganta cuando se despierte.

Durante la cirugía del niño:

  • Se realizará una incisión para que los médicos puedan ver el hueso roto. Es posible que drenen la sangre que se acumula alrededor. Esto disminuirá la presión y ayudará a que la sangre fluya al hueso y al área alrededor de éste. La cabeza del fémur podría ser reconfigurada para ayudar a que el hueso encaje mejor en su lugar. Si la fractura se debe a una enfermedad, se podrían tomar muestras del hueso y mandarse al laboratorio para su análisis. Al hueso roto lo regresarán a su lugar.
  • Se colocará equipo ortopédico, como tornillos de metal, varillas o alfileres a través del hueso del niño. El equipo se coloca para mantener el hueso en el lugar correcto. Podrían tomarse radiografías durante la cirugía para revisar la colocación del equipo ortopédico. Los médicos moverán la cadera del niño después de la cirugía para confirmar que se mueva como debería hacerlo.

Después de la cirugía del niño:

Llevarán al niño a un cuarto en donde podrá descansar hasta que esté completamente despierto. Los médicos lo vigilarán de cerca. No deje que su niño se levante de la cama hasta que su médico lo autorice.

  • Yeso: Es posible que al niño le coloquen un yeso espica para la cadera. Este yeso rodea el estómago del niño y se extiende hasta la cadera y el muslo. En lugar de un yeso espica para la cadera, es posible que al niño solo le pongan un yeso en la pierna lesionada. El niño podría tener una varilla entre las piernas que se conecta al yeso. Esta varilla mantiene los huesos y la articulación en su lugar para que puedan sanar.
  • Actividad: Es posible que a su hijo le permitan caminar con muletas si tiene un yeso en la pierna. El podría apoyar peso en los dedos de los pies pero no en el resto del pie del lado lesionado.
  • Medicamentos:
    • Analgésicos: Su niño puede que necesite medicamento para quitar o disminuir el dolor. Sepa cuando su niño necesita recibir su medicamento y la cantidad. Fíjese si el niño presenta signos de estar dolorido. Informe a los médicos si continua o empeora su dolor. Para prevenir caídas, manténgase con su niño para que lo pueda ayudar a levantarse de la cama.
    • Anticoagulantes: Este medicamento ayuda a detener la formación de coágulos en la sangre del niño. Los anticoágulantes se pueden administrar antes, durante y después de una cirugía o procedimiento. Los anticoagulantes pueden hacer que el niño tenga más probabilidad de sangrar o hacerse moretones.

RIESGOS:

  • Después de una RAFI, el niño podría contraer una infección. La fractura o la cirugía podrían dañar los nervios en la pierna. Después de la cirugía, la cadera del niño podría no sanar correctamente o se podría fracturar de nuevo. Es posible que los huesos no vuelvan a juntarse y que el niño necesite mas cirugías. Es posible que necesite una cirugía para reemplazar la cadera con partes artificiales. Dependiendo de qué parte de la cadera se rompió, los huesos del niño podrían no crecer correctamente. El niño podría desarrollar un coágulo de sangre en la pierna. Esto puede provocar dolor e inflamación y puede impedir que la sangre fluya a donde tiene que ir en el cuerpo. El coágulo de sangre podría desprenderse y transportarse a los pulmones del niño. Un coágulo de sangre en los pulmones puede causar dolor de pecho y dificultad par respirar. Este problema puede poner en peligro su vida.
  • Es posible que el flujo de sangre a la cabeza del fémur no sea buena y el hueso podría comenzar a morirse. Esta puede provocar dolor, inflamación, dificultad para mover la cadera y cambios en la forma del fémur. La cirugía podría ser necesaria para tratar esta condición. El equipo ortopédico que se coloca durante la RAFI podría moverse al área de la articulación, provocando problemas con el crecimiento óseo. Después de la RAFI, el ángulo de los huesos de la cadera del niño podría cambiar o la placa de crecimiento del fémur podría cerrarse antes de tiempo. Estos cambios podrían provocar que una de las piernas del niño sea mas corta que la otra y provocar problemas para caminar.
  • Sin cirugía, puede ser que el hueso fracturado no sane. Los huesos podrían no volver a juntarse correctamente. El niño podría tener daño en los nervios de la pierna o dolor a largo plazo. Es posible que las piernas del niño no crezcan parejas y él podría tener problemas de por vida para caminar y mover la cadera.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide