Skip to Content

Pólipos Colorectales

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • Los pólipos colorectales son tumoraciones pequeñas de tejido en la mucosa del colon y el recto. Son habitualmente benignas (no cancerosas) y no producen síntomas. Con el tiempo, cierto tipo de pólipos llamados pólipos adenomatosos pueden desarrollar cáncer. Otros tipos de pólipos rectales son los pólipos hiperplásicos que generalmente no desarrollan cáncer. Los pólipos pueden presentarse en distintas formas, como los sesiles (planos) o los pediculados (en tallo). Pueden ser de distintos colores y tamaños y pueden ser únicos o múltiples en cantidad. Factores genéticos, la edad mayor, la obesidad y una dieta alta en grasa o baja en fibra puede incrementar sus posibilidades de padecer pólipos colorectales. El padecer otras enfermedades del colon, como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerativa, también incrementa su riesgo de padecer pólipos. El colon y el recto también son lamados intestino grueso. El intestino grueso es la parte del aparato digestivo donde se forma la materia fecal.
    Picture of a normal digestive system
  • La mayoría de los pólipos colorectales no dan signos ni síntomas. Si existen, podría presentar sangrado proveniente del recto, dolor abdominal, o piel y encías pálidas. Usted puede también notar algunos cambios en sus habitos intestinales, como diarrea o constipación. Usted podría requerir una colonoscopia, enema baritado, sigmoidoscopia y TC para diagnosticarle los pólipos colorectales. El tratamiento puede incluir conducta expectante, la polipectomía colonoscópica y la cirugía. El diagnosticar y tratar tempranamente los pólipos colorectales puede prevenir que se vuelvan cancerosos.

INSTRUCCIONES:

Tome sus medicamentos como se le haya indicado:

Llame a su médico de cabecera si usted piensa que su medicamento no está funcionando como se había esperado. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, forma de tomárselos, y cuándo y porqué los toma. Traiga la lista o los envases de las pastillas a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

Solicite información sobre la localidad y hora de sus consultas de seguimiento:

Solicite más información sobre el cuidado continuo, tratamientos, o servicios a domicilio.

Su médico podría necesitar repetir su colonoscopia. Este procedimiento ayudará a su médico a buscar más pólipos y monitorizarlos buscando signos tempranos de cáncer. Esto puede también realizarse para revisar la zona donde se extrajo el pólipo para asegurar que fue completamente extraído. Pregunte a su médico cuando necesitará otra colonoscopia.

No tome alcohol:

Algunas personas no deberían tomar alcohol. Estas personas incluyen aquellas con ciertas condiciones médicas o que están tomando medicamento que podría interactuar con el alcohol. El alcohol incluye la cerveza, vino, y licor. Informe a su médico si usted toma alcohol. Pídale que le ayude a dejar de hacerlo.

Coma alimentos saludables:

Elija una variedad de alimentos saludables de todos los grupos de comida cada día. Incluya el pan de grano entero, el cereal, el arroz, y pasta. Coma una variedad de frutas y vegetales, incluyendo vegetales de color verde oscuro y anaranjado. Incluya productos lácteos como leche baja en grasa, yogur y queso. Seleccione fuentes de proteína baja en grasa como carne de res, pollo, pescado, frijoles, huevos y nueces. Pregunte cuantas porciones de grasa, aceites y dulces usted debería comer cada día y si usted debe seguir una dieta especial.

Consumo de líquidos:

Los adultos deberían tomar de 9 a 13 vasos de líquido todos los días. Un vaso de 8 onzas. Las mejores elecciones de líquido para la mayoría de las personas incluyen el agua, jugo, y leche. El café, sopa, y las frutas, pueden también incluirse en su consumo de líquido diario. Pregunte a su médico sobre la cantidad de líquido que usted debería tomar diariamente.

Ejercicio:

El ejercicio mantiene el corazón más fuerte, la tensión arterial baja, y ayuda mantenerse sano. Comience a hacer ejercicio despacio y haga más cuando este más fuerte. Consulte con su médico de cabecera antes de comenzar un programa de ejercicio.

No fume:

Fumar causa cáncer en los pulmones y otras enfermedades de larga duración. Aumenta su riesgo para diferentes tipos de cáncer. Fumar también aumenta su riesgo para una enfermedad en los vasos sanguíneos, un ataque cardíaco, y trastornos con la visión. El no fumar podría ayudar a prevenir síntomas como dolores de cabeza y mareos, en usted y toda persona a su alrededor. Las personas que fuman tienen un vida más corta que las personas que no lo hacen.

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Usted tiene una fiebre.
  • Tiene escalofríos, tos o se siente débil y con dolores.
  • El dolor de su abdomen no se acaba o empeora después de tomar su medicamento.
  • Su abdomen se inflama o está haciéndose más grande.
  • Usted esta perdiendo peso sin intentarlo.
  • Tiene dudas o preocupación acerca de su enfermedad, tratamiento o medicamentos.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Tiene dificultad para respirar súbitamente.
  • Tiene pulso acelerado, respiraciones rápidas o tienen mucho sueño como para permanecer de pie.
  • Tiene dolor abdominal intenso.
  • Observa sangre en sus evacuaciones.

Copyright © 2012. Thomson Reuters. All rights reserved. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide