Skip to Content

Parto Vaginal

LO QUE USTED DEBE SABER:

Un parto vaginal ocurre cuando su bebé nace a través de su vagina (canal del parto). Existen tres etapas de trabajo de parto que ocurren durante un parto vaginal. La primer etapa comienza cuando usted empieza a tener contracciones, el endurecimiento de sus músculos uterinos (matriz). La segunda etapa comienza cuando su bebé entra en el canal del parto y termina cuando su bebé nace. La tercera etapa comienza después de que nace su bebé y termina cuando usted expulsa la placenta. La placenta proporciona oxígeno y alimento a su bebé durante el embarazo. Una vez nacido su bebé, es posible que puedan irse a casa entre 24 a 48 horas después si no hay problemas médicos. Si usted ha tenido una cesárea en el pasado, pregúntele a su médico acerca de un parto vaginal después de una cesárea.

INSTRUCCIONES:

Citas de seguimiento:

Pregunte a su médico cuándo debe regresar para una cita de seguimiento. A menudo, los médicos la quieren ver seis semanas después de tener a su bebé. Su médico le puede hacer un examen vaginal durante su visita. Dígale a su médico si tiene algún dolor u otros síntomas. Mantenga todas sus citas. Escriba cualquier pregunta que pueda tener. De esta manera usted recordará hacer estas preguntas durante su próxima cita.

Actividad:

Después de dar a luz a su bebé, usted puede estar muy cansada. Es muy importante descansar lo suficiente después de dar a luz a un bebé. Durante un tiempo después del parto, trate de mantener todas las actividades cortas. Usted puede hacer algo de ejercicio poco después de tener a su bebé, tal como caminar. Los ejercicios de Kegel pueden ayudar a que sus músculos vaginales y rectales sanen más rápido. Puede hacer estos ejercicios, apretando y relajando los músculos alrededor de su vagina. Los ejercicios de Kegel ayudan a fortalecer los músculos y puede evitar que los gases y la orina se escapen. Consulte con su médico antes de comenzar a hacer ejercicios. Si usted trabaja fuera del hogar, pregúntele a su médico cuándo puede volver a su trabajo.

Cuidado de los senos:

Cuando baja su leche, sus senos pueden sentirse llenos y duros. Si usted planea amamantar, pídale a sus médicos que le muestren cómo sostener y amamantar a su bebé. Pídale más información a su médico acerca de cómo cuidar sus senos, incluso si usted no está amamantando. También pregunte a su médico acerca de la lactancia materna mientras esté tomando medicamentos.

Estreñimiento:

No haga esfuerzo para realizar una evacuación intestinal si esta teniendo dificultad para hacerlo. Alimentos altos en fibra, más líquido, y el ejercicio regular puede ayudar a prevenir estreñimiento. Ejemplos de estos alimentos incluyen, frutas y afrecho. El jugo de ciruela y agua son muy buenos líquidos para tomar. El ejercicio regular ayuda con la función de su sistema digestivo. Es posible que usted también tenga que usar fibra que se puede obtener sin receta médica y laxantes. Tome estos como se le haya indicado.

Hemorroides:

Las hemorroides son venas hinchadas alrededor de o en su recto. El embarazo puede causar que las hemorroides se salgan o se hinchen. Es posible que usted tenga dolor en el recto a causa de las hemorroides. Pregúntele a su médico acerca del cuidado de las hemorroides.

Cuidado perineal:

  • Su perineo es el área entre su vagina y su ano. Para ayudar a que su perineo sane, mantenga el área lo más limpia y seca posible. Esto también ayudará a prevenir la infección. Usted puede lavar suavemente el área con jabón y agua cuando se baña o ducha. Pregúntele a su médico acerca de cualquier cuidado especial de la herida necesario si le hicieron una episiotomía. Una episiotomía es una incisión (corte) en el perineo.
  • Su médico le puede sugerir usar baños de asiento para ayudar a disminuir su dolor. Durante un baño de asiento, usted se sienta en una bañera llena de agua tibia o fría. Un baño de asiento frío puede disminuir el dolor de inmediato. Para hacer un baño de asiento con agua fría, siéntese en agua tibia y agregue cubitos de hielo al agua. Permanezca en el baño de asiento durante 20-30 minutos, o el tiempo que su médico sugiera. Pídale más información a su médico acerca de los baños de asiento y otras maneras de reducir su dolor.

Flujo vaginal:

Usted tendrá flujo vaginal, llamado loquios, después del parto. Los loquios son de color rojo brillante el primer día o segundo día después del nacimiento. Al tercer o cuarto día, la cantidad disminuye, y se torna de un color rojo-marrón. A veces el flujo tiene un ligero olor. Es posible que necesite usar un paño higiénico y que necesite cambiarlo muchas veces al día. Es posible que pueda usar tampones si usted puede introducirlos sin ningún problema. Es posible que los médicos le aconsejen no usar tampones durante la noche para disminuir el riesgo de infección. Es normal tener loquios hasta ocho semanas después de que nazca su bebé.

Períodos menstruales:

Su período puede empezar de nuevo entre 7 a 12 semanas después de que nazca su bebé. Si está amamantando, puede tomar más tiempo para que su período regrese. Usted puede quedar embarazada de nuevo aún si usted no tiene su período menstrual. Hable con su médico acerca de un método anticonceptivo que sea bueno para usted, si no desea quedar embarazada.

Cambios en su estado de ánimo:

Muchas madres tienen algún tipo de cambio en su estado de ánimo después de dar a luz a su bebé. Algunos de estos cambios se producen debido a la falta de sueño, cambios hormonales, y el cuidado de un bebé recién nacido. Algunos cambios de ánimo pueden ser más graves, como la depresión (tristeza profunda) posparto severa (muy mala). Hable con su médico si se siente incapaz de cuidarse a sí misma o a su bebé después del parto.

Relaciones sexuales:

Puede que tenga que evitar tener relaciones sexuales durante 6 a 7 semanas después de tener a su bebé. Usted puede notar que ha disminuido su deseo sexual o que el sexo puede ser doloroso. Los médicos pueden sugerirle que utilice un lubricante vaginal (gel) para ayudar a que el sexo sea más cómodo para usted.

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Usted tiene una fiebre.
  • Su dolor perineal no desaparece, o se empeora.
  • La piel entre su vagina y su recto está hinchada, caliente, o roja.
  • Tiene los senos hinchados, duros, o doloridos.
  • Se siente muy triste o deprimida.
  • Está goteando orina o evacuaciones intestinales o no puede tener evacuaciones intestinales.
  • Se siente más cansado de lo normal.
  • Tiene preguntas o preocupaciones acerca del parto vaginal, o acerca de tener un bebé nuevo.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • De súbito, usted tiene grandes cantidades de sangrado vaginal.
  • Le está saliendo pus o flujo amarillo de su vagina o herida.
  • Esta orinando muy poco, o nada.
  • Usted tiene dolor de pecho o problemas para respirar que se empeora con el tiempo.
  • Su brazo o pierna se sienten calientes, sensibles, y dolorosos. Se podría ver inflamado y rojo.
  • Usted de repente se siente mareado y tiene problemas para respirar.
  • Usted tiene un nuevo dolor y de pecho y repentino. Usted podría tener más dolor cuando usted toma alientos profundos o tose. Usted también podría toser sangre.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide