Skip to Content

Obesidad Infantil

LO QUE NECESITA SABER:

La obesidad ocurre cuando el peso de un niño sobrepasa lo que es saludable para su edad, altura y género. La obesidad se diagnostica con un examen físico y tomando la medida del índice de masa corporal (IMC). Los médicos utilizan la estatura de su niño y el peso para medir el índice de masa corporal. Un niño es obeso cuando su IMC es superior al 95% del que debería ser para su edad y género. La obesidad infantil se trata con un cambio en el estilo de vida.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su hijo tiene un intenso dolor de cabeza o problemas con la visión.

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo presenta signos de enfermedad de la vesícula biliar o el hígado, como dolor en la parte superior del abdomen.
  • Su hijo sufre de incomodidad o tiene dolor de caderas o rodillas al caminar.
  • Su hijo presenta signos de diabetes, como tener mucha hambre, mucha sed y orinar con frecuencia.
  • Su hijo ha perdido el interés en actividades sociales, no quiere volver a la escuela, o lo nota deprimido.
  • Su hijo tiene dificultad para respirar durante una actividad física.
  • Su hijo presenta signos de apnea de sueño, como somnolencia durante el día, ronca o moja la cama.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Su niño puede que necesite acudir a las consultas de control para que le revisen su peso. Es posible que usted y su niño necesiten reunirse con un nutricionista. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Cambios alimenticios que su familia puede hacer:

  • Cumpla con un horario de 3 comidas al día y 1 o 2 meriendas nutritivas. Las comidas y las meriendas deberían estar entre 2 a 4 horas una de la otra. Solo ofrezca agua entre comidas. Se deben hacer las comidas sentados a la mesa.
  • Cene junto a su familia tan frecuentemente como sea posible. Solicite la ayuda de su niño al preparar los alimentos. Limite las comidas rápidas y comidas de restaurante ya que en estos sitios por lo general los alimentos tienen un gran contenido de calorías.
  • Reduzca el tamaño de las porciones. Utilice platos pequeños que no midan más de 9 pulgadas de diámetro. Llene la mitad del plato de su niño con frutas y verduras. No coloque las bandejas para servirse en la mesa. No obligue a su niño a terminar todo lo que hay en su plato.
  • Limite el consumo de gaseosas, bebidas deportivas y jugos de frutas. Estas bebidas azucaradas son altas en calorías. Ofrézcale agua a su hijo como la bebida principal.
  • Empaque almuerzos saludables. Un ejemplo es un emparedado de pavo en pan integral con una manzana, mini zanahorias y leche descremada.

Cambios en las actividades que su familia puede hacer:

  • Anime a su niño para que se mantenga activo por 60 minutos la mayoría de los días de la semana. Busque deportes o actividades que son divertidas para su niño, como montar en bicicleta, nadar, o correr. También usted debe mantenerse activo con su niño. Tome un paseo, vaya a jugar bolos o al parque a jugar con su niño.
  • Limite el tiempo que pasa mirando la televisión, en el computador y jugando video juegos a un máximo de 1 a 2 horas al día. No permita que su niño tenga un televisor en su cuarto. No permita que su niño coma enfrente del televisor o el computadora. Apague todos los electrónicos a una hora específica todas las noches.
  • Cumpla con la hora fijada para ir a la cama. Asegúrese que su niño duerma por lo menos 8 horas cada noche. Los horarios para ir a dormir que no son consistentes pueden afectar el peso corporal de su niño.

La forma que puede ayudar a su niño:

  • Propóngase metas accesibles y trate de cumplir con 1 o 2 metas a la vez. Un ejemplo de una meta accesible es ofrecer frutas y verduras para acompañar todas las comidas. Trate de cumplir con el progreso y no con la perfección.
  • Enséñele a su niño la forma de tomar decisiones saludables en la escuela y por fuera de casa. Felicite a su niño cuando toma decisiones saludables. No haga comentarios sobre dietas o del peso corporal. No permita las burlas en el hogar.
  • No utilice la comida como una forma de premio o castigo para su niño. Los premios pueden ser actividades divertidas o reuniones o eventos sociales con amigos.
  • Trate de no llevar a su casa papitas de paquete, galletas y otros alimentos que no son saludables. Compre meriendas saludables como fruta, yogur, nueces y quesos descremados.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide