Skip to Content

Neumonía Bacteriana, Cuidados Ambulatorios

INFORMACIÓN GENERAL:

La neumonía bacteriana

es una infección de los pulmones causada por bacterias. La bacteria hace que sus pulmones se inflamen, lo cual afecta su funcionamiento. Los gérmenes se propagan fácilmente cuando una persona infectada tose o estornuda o por medio de contacto físico con otras personas.

Los siguientes son los síntomas más comunes:

  • Una tos seca o expectoración de flemas, las cuales podrían contener sangre
  • Fiebre, escalofríos o estremecimientos intensos
  • Falta de aire, sibilancias (un sonido chillón al exhalar) o dolor en el pecho
  • Se cansa fácilmente
  • Latido cardíaco rápido
  • Dolor de cabeza, dolor muscular o abdominal, o incomodidad
  • Dificultad para pensar con claridad

Busque atención médica inmediata al presentar los siguientes síntomas:

  • Está confundido y no puede pensar con claridad
  • Dificultad para respirar o su respiración parece estar más rápida de lo normal
  • Los labios o uñas se tornan grises o azules

El tratamiento para la neumonía bacteriana

puede incluir medicamentos para tratar la infección bacteriana. También le pueden recetar medicamentos para ayudarlo a respirar más fácilmente, o para disminuir la fiebre o el dolor. Usted puede necesitar tratamientos respiratorios para ayudar a abrir las vías aéreas. También le pueden administrar oxígeno por medio de una mascarilla colocada sobre nariz y boca o por medio de sondas pequeñas que se introducen en las fosas nasales. Pregunte a su proveedor de salud sobre éstos y otros tratamientos que pueda necesitar.

Evite y controle la neumonía bacteriana:

  • Evite la propagación de gérmenes. Lave sus manos con agua y jabón frecuentemente. Use un gel desinfectante para las manos cuando no hay jabón ni agua disponible. No se toque sus ojos, ni la nariz ni la boca a menos que primero se haya lavado las manos. Cubra su boca al toser. Use un pañuelo desechable o la manga de su camisa cuando tose para evitar la propagación de gérmenes en sus manos. Si usted está enfermo, aléjese de otras personas lo que más pueda.
  • Consuma líquidos según le indicaron: Pregunte cuál es la cantidad de líquidos que debe tomar a diario y cuáles líquidos son los más adecuados para usted. Los líquidos ayudan a aflojar las flemas, lo cual le facilita la expectoración. No consuma bebidas alcohólicas mientras está enfermo.
  • Vacúnese. La vacuna neumocócica se administra a los adultos mayores de 65 años para prevenir la enfermedad neumocócica, como la neumonía. Las personas entre los 19 y 64 años de edad con un mayor riesgo de contraer la enfermedad neumocócica también deberían recibir la vacuna neumocócica. La cual se podría repetir al cabo de 5 años. Acuda a que le administren la vacuna contra la gripe (influenza) cada año tan pronto esté disponible.
  • No fume ni permita que otros fumen a su alrededor. El fumar aumenta su riesgo de contraer infecciones en los pulmones. El tabaquismo también impide su pronta recuperación después de sufrir una infección pulmonar. Solicite información si necesita ayuda para dejar de fumar.

Programe una cita con su proveedor de salud como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide