Skip to Content

Manejo Del Dolor Rehabilitativo

LO QUE NECESITA SABER:

El manejo del dolor rehabilitativo incluye tratamientos y terapias para tratar el dolor mientras usted se recupera de una lesión o enfermedad. Si el dolor no se trata, puede disminuir su apetito, sueño y energía. También puede afectar su estado de ánimo y sus relaciones.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • El medicamento que está tomando lo hace más soñoliento que lo usual o confundido.
  • Usted tiene dolor aun después de haber tomado su medicamento para el dolor.
  • Usted tiene un dolor nuevo o dolor que parece ser diferente del anterior.
  • Usted tiene estreñimiento causado por los medicamentos para el dolor recetados que no ayudan con el tratamiento.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted esta tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • Los narcóticos se usan para el dolor moderado a severo.
  • Relajantes musculares ayudan a reducir dolor y espasmos musculares.
  • Esteroides disminuyen la inflamación que causa el dolor.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Tome el medicamento para el dolor de manera segura:

  • No deje de tomar su medicamento narcótico para el dolor repentinamente. Si usted ha estado tomando narcóticos por más de 2 semanas, dejar de tomarlos repentinamente puede causar graves efectos secundarios. Pídale más información a su médico antes de dejar de tomar su medicamento.
  • Respete los horarios del medicamento correctamente. Tome su medicamento para el dolor 30 minutos antes de ejercicio o fisioterapia. Esto ayuda a disminuir el dolor para que pueda alcanzar sus metas de tratamiento. Es posible que usted necesite tomar su medicamento antes de acostarse. Esto puede ayudarlo a dormir y a no despertarse a causa del dolor.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Tome solo la cantidad recetada o recomendada por su médico. Demasiado medicamento puede causar problemas respiratorios u otros problemas de salud.
  • Esté atento a la aparición de efectos secundarios. Algunos alimentos, el alcohol y otros medicamentos pueden causar efectos secundarios cuando usted toma su medicamento para el dolor. Pregúntele a su médico cómo prevenir estos problemas.
  • Prevenga el estreñimiento. Esto es un efecto secundario muy común del medicamento recetado para el dolor. Consuma alimentos ricos en fibra, como frutas frescas, verduras, frijoles y panes y cereales integrales. Pregunte a su médico sobre la cantidad de líquido que necesita tomar todos los días y cuáles le recomienda. El ejercicio y la actividad también pueden ayudar a disminuir el riesgo de tener estreñimiento.

Otras maneras para ayudarlo a controlar el dolor:

  • El calor y el hielo ayudan a reducir dolor. El calor también alivia los espasmos musculares. El hielo puede ayudar a evitar el daño de los tejidos. Su médico puede recomendarle solo calor o solo hielo, o indicarle que alterne. Para el calor, utilice una compresa o almohadilla caliente o una toallita tibia. La temperatura no debe ser lo suficientemente caliente como para quemarle la piel. Aplíquese calor de 20 a 30 minutos cada 2 horas durante los días que le indiquen. Para el hielo, use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Envuelva el hielo con una toalla antes de colocarlo sobre su piel. Aplique hielo por 15 a 20 minutos por hora o según indicaciones.
  • El ejercicio puede ayudar a aliviar el dolor y aumentar su energía. Consulte con su médico sobre la cantidad de ejercicio que necesita hacer cada día y cuáles ejercicios son mejores para usted. Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios que contribuyan a mejorar su movimiento y fuerza, y a aliviar el dolor.
  • Dispositivos lo ayudan a moverse y disminuir el dolor. Estos le pueden ayudar a quitar presión de la lesión y proveer apoyo adicional. Los dispositivos de asistencia incluyen férula, bastón, muletas o caminador. Las rodilleras y las abrazaderas ayudan a disminuir el dolor y brindan apoyo adicional para las rodillas. Los soportes para el arco y los plantillas son dispositivos que se colocan en los zapatos para ayudarlo a estar de pie, caminar o correr correctamente.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide