Skip to Content

Manejo Del Dolor En Personas De Edad Avanzada

LO QUE NECESITA SABER:

El dolor es una queja común en los ancianos que a menudo es tratada inadecuadamente. El dolor no es una parte normal del envejecimiento, y puede ser un signo de que algo está mal. Algunas veces no hay una causa evidente o exacta del dolor. El manejo del dolor es una parte importante de su atención médica.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

  • Acetaminofeno: Usted puede comprar acetaminofeno sin receta médica. Pregunte a su médico cuánto tomar y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • AINEs (analgésicos antiinflamatorios no esteroides): Estos medicamentos disminuyen la inflamación y el dolor. Usted puede adquirir los medicamentos AINE sin receta médica. Consulte con su médico cuál medicamento es el adecuado para usted. Pregunte cuánto tomar y cuándo. Tómelos como se le indique. Cuando no se toman de la manera indicada, los medicamentos antiinflamatorios no esteroides pueden causar sangrado estomacal o problemas renales.
  • Narcóticos: Estos medicamentos sirven para el dolor moderado a severo.
  • Antidepresivos: Estos se pueden usar para tratar el dolor del nervio u otros tipo de dolor crónico.
  • Medicamento contra la ansiedad: Estos medicamentos pueden ayudarlo a sentirse más calmado y relajado. También pueden aliviar el dolor y ayudarlo a dormir.
  • Relajantes musculares ayudan a reducir dolor y espasmos musculares.
  • Bifosofonatos y radiofarmaceúticos: Estos medicamentos ayudan a reducir el crecimiento del cáncer, el dolor y la inflamación que se presentan cuando el cáncer entra en los huesos.
  • Medicamentos anticonvulsivos: Este medicamento puede servir para disminuir el dolor crónico.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Haga una cita de seguimiento con su médico o especialista en dolor como le indiquen:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Dispositivos de asistencia:

Un bastón, un caminador o las muletas le puede ayudar a movilizarse y disminuir su riesgo de caerse. Consulte con su médico cómo usar estos dispositivos correctamente.

Actividad:

  • Descanse: Descanse cuando usted sienta que es necesario. Empiece a hacer un poco más día a día. Regrese a sus actividades diarias como se le haya indicado.
  • Rehabilitación: Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios que contribuyan a mejorar su movimiento y fuerza, y a aliviar el dolor. Un terapeuta ocupacional le puede enseñar destrezas para ayudarlo a realizar sus actividades cotidianas.
  • Ejercicio: Pregúntele a su médico o especialista en dolor sobre el mejor plan de ejercicios para usted. El ejercicio y la actividad física pueden ayudarlo a mejorar su fortaleza física y controlar el dolor crónico.

Cuidados personales:

  • Mantenga un registro del dolor: Un diario del dolor puede ayudarle a determinar los ciclos del dolor. Incluya las cosas que empeoran o alivian su dolor. Traiga su diario del dolor a todas las citas de control con su médico o especialista en dolor.
  • Calor: El calor ayuda a disminuir el dolor y los espasmos musculares. Aplíquese calor en el área lesionada durante 20 a 30 minutos cada 2 horas durante la cantidad de días que le indiquen.
  • Hielo: El hielo ayuda a disminuir la inflamación y el dolor. El hielo también puede contribuir a evitar el daño de los tejidos. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cubra con una toalla y aplíquelo sobre el área por 15 a 20 minutos cada hora, según indicaciones.
  • Mantenga un peso saludable: Consulte con su médico cuánto debería pesar. Pida que le ayude a crear un plan para bajar de peso si usted tiene sobrepeso.

Comuníquese con su médico o especialista en dolor si:

  • Usted tiene fiebre.
  • Usted tiene escalofríos, tos o se siente débil y adolorido.
  • Usted tiene náuseas o está vomitando.
  • Usted tiene comezón, hinchazón o sarpullido en su piel.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Regrese a la sala de emergencias si:

  • Usted siente más dolor aun después de tomar sus medicamentos.
  • Usted se siente tan deprimido que no puede sobrellevar su enfermedad.
  • Usted se siente muy ansioso o irritable después de tomar sus medicamentos.
  • Usted tiene problemas para pensar claramente, está confundido o con mucho sueño.
  • Usted no puede controlar cuándo orina o tiene una evacuación intestinal.
  • Usted tiene un dolor intenso en el pecho o dificultad para respirar.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide