Skip to Content

Maltrato Infantil - Abuso Sexual

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es el abuso sexual de un niño?

Se produce abuso sexual de un niño cuando una persona tiene contacto sexual con un niño menor de 18 años de edad. El abuso incluye besar al niño de manera que no es apropiada, acariciarle los genitales u obligarlo a tener relaciones sexuales. También incluye mostrarle los genitales o materiales sexuales al niño. La prostitución infantil y la pornografía son otras formas de abuso sexual. Los padres, tutores legales, padres adoptivos, familiares o una persona a cargo del cuidado de niño podrían ser responsable del abuso sexual.

¿Qué aumenta el riesgo de que un niño sea víctima de abuso sexual?

  • Vivir en condiciones de pobreza, violencia o hacinamiento
  • Tener 6 años de edad o menos
  • Problemas de aprendizaje o de memoria, una condición médica crónica o necesidades especiales
  • No tener familiares o amigos que lo puedan cuidar
  • Recibir cuidado de un padre o madre soltero o adolescente, o de una persona que carece de conocimientos sobre el desarrollo normal de los niños
  • Encontrarse alrededor de una persona que toma bebidas alcohólicas, usa drogas ilícitas o está en una situación estresante
  • Encontrarse alrededor de una persona que tiene un historial de abuso físico, sexual u otro tipo de abuso
  • Encontrarse alrededor de una persona que sufre de un trastorno de la personalidad, depresión u otra enfermedad mental

¿Cuáles son los signos y síntomas del abuso sexual?

El niño podría actuar de manera extraña o distinta, su comportamiento o estado anímico podrían cambiar o podría tener dificultad para dormir. El niño podría estar deprimido, temeroso o expresar conductas sexuales que no son adecuadas para su edad. Es posible que un niño que ha sido abusado sexualmente también sufra de abuso físico. También podría presentar alguno de los siguientes:

  • Rasguños, moretones o marcas de mordidas
  • Marcas de objetos utilizados para inmovilizarlo, como cinturones, cuerdas o cables eléctricos
  • Cortes o cicatrices en el área de los genitales
  • Dolor o dificultad para orinar o para tener una evacuación intestinal
  • Dolor o picazón en el área de los genitales
  • Llagas, bultos o ampollas pequeñas en el área de los genitales
  • Sangre o secreción en el área de los genitales
  • Manchas en la ropa
  • Un embarazo,

¿Cómo se diagnostica el abuso sexual?

Un médico que se especializa en abuso infantil examinará el cuerpo del niño detenidamente en busca de lesiones. Es posible que le pregunte al niño si alguien lo ha tocado, besado, obligado a tener relaciones sexuales o fotografiado desnudo. Los médicos también podrían estar interesados en saber quién es el abusador y desde cuándo ocurre el abuso. Es posible que el niño también deba hacerse alguno de los siguientes exámenes o análisis:

  • Exámenes de sangre y orina podrían mostrar si el niño tiene una infección de transmisión sexual u otras infecciones. Estos análisis también podrían indicar si el niño tiene una lesión física en un órgano. Si se trata de una niña, podrían hacerle un análisis de embarazo.
  • Un cultivo y examen de frotis se usa para examinar una muestra de secreción vaginal de una niña a fin de detectar si tiene alguna infección de transmisión sexual.
  • Los exámenes forenses se realizan para examinar las hebras de cabello y las muestras de manchas o secreción que se encuentren en la piel, la ropa, las cobijas o el escenario donde tuvo lugar el abuso. Lleve al niño cuanto antes después del incidente para que le hagan estos exámenes. Los resultados de algunos exámenes son más confiables si se realizan dentro de las 24 horas, pero pueden ser aún de utilidad incluso 72 horas después de ocurrido el incidente.
  • Un examen pélvico o rectal podría indicar si el abuso ha provocado alguna lesión.
  • Una colposcopia es un procedimiento para examinar y detectar posibles lesiones en el interior de la vagina y el cuello uterino de una niña. Se usa un instrumento pequeño con una luz para realizar este examen.

¿Cómo se trata el abuso sexual?

  • La terapia puede ayudar al niño a que sienta menos temor, depresión o ansiedad. Un consejero puede ayudar a que el niño hable sobre sus sentimientos.
  • Medicamentos se puede administrar al niño para aliviar el dolor o evitar que contraiga una infección. Los medicamentos también pueden administrarse si el niño sufre de otras condiciones médicas.
  • Cirugía podría ser necesaria para tratar las lesiones, como una herida en el área de los genitales.

¿Cuáles son los riesgos del abuso sexual?

El niño podría desarrollar problemas mentales y de salud graves si no recibe tratamiento para el abuso sexual. El abuso sexual puede conducir a embarazos no deseados. Puede cambiar el comportamiento del niño. También el menor podría desarrollar otros problemas. Estos incluyen el uso de bebidas alcohólicas o drogas, depresión y problemas con su autoestima, estado anímico, con sus amistades y relaciones en general. Es posible que el niño quiera lastimarse a sí mismo o hacer daño a otras personas.

¿Cómo puedo cuidar a un niño que ha sido víctima de abuso sexual?

  • Permita que el niño descanse si lo necesita. Infórmele al médico si el niño tiene problemas para dormir.
  • Denuncie cuando sospeche o sepa que existe abuso sexual. Puede ser difícil denunciar el abuso sexual infantil, pero es de suma importancia. Los médicos pueden ayudar al niño. Por ley, los médicos tienen la obligación de denunciar el abuso sexual. Es posible que sea necesario asignar un investigador del estado o del condado para determinar si el niño corre peligro. Es posible que el niño tenga que irse del hogar donde vive para protegerlo del abuso.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • El niño tiene dificultad para respirar, dolor en el pecho o latidos cardíacos acelerados.
  • El niño expresa el deseo de lastimarse a sí mismo o a otra persona.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • El niño siente que no puede afrontar el maltrato ni la recuperación de ello.
  • El niño presenta sangre o una secreción con mal olor en el área de los genitales.
  • El niño tiene dificultad para dormir, orinar o tener una evacuación intestinal.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico del niño?

  • El niño está triste o deprimido la mayor parte del tiempo o tiene temor de otras personas.
  • El niño presenta nuevos signos y síntomas desde la última consulta médica.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de la condición o cuidado del niño.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide