Skip to Content

Lesión En Los Músculos Flexores De Rodilla

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • Una lesión en un músculo flexor de rodilla, es un daño que se presenta en uno de los tres diferentes músculos flexores que se encuentran en la parte posterior del muslo. Este tipo de lesión puede presentarse como una contusión (moretón o magulladura), un tirón o un desgarre. Estos músculos que también cruzan su cadera y rodilla, ayudan a extender (estirar) la cadera o a doblar la rodilla. La mayoría de las lesiones en los músculos flexores de rodilla suceden practicando deportes, como fútbol americano o fútbol (soccer). Estas lesiones pueden ser causadas por un golpe fuerte o por estirar o encoger excesivamente el músculo flexor. Usted puede presentar dolor, hinchazón, moretones y dificultad para mover su pierna.
  • Para diagnosticar las lesiones en los músculos flexores, pueden hacer una resonancia magnética (IRM), una tomografía computarizada (TAC) o tomar radiografías (rayos X). El tratamiento dependerá de lo severa que haya sido la lesión. La quietud, el hielo, la compresión, la elevación de la pierna lesionada y los ejercicios, son necesarios para que la lesión se cure. La cirugía también puede ser necesaria para tratar una lesión severa y con lesiones asociadas. Con tratamientos, tales como quietud y medicamentos, usted tendrá mayores posibilidades de lograr una recuperación total.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento.

RIESGOS:

El tratamiento para una lesión en un músculo flexor de rodilla puede causar efectos secundarios desagradables. Usted podría contraer una infección o sangrar excesivamente en caso que sea necesaria una cirugía. Tener que usar muletas puede causarle incomodidad y limitación en sus actividades. La rehabilitación puede durar un tiempo prolongado. Si no es tratada, la lesión en el músculo flexor puede causarle debilidad en su pierna o problemas para caminar o correr. También es posible que usted no pueda continuar con sus actividades cotidianas. Las posibilidades de curar la lesión en su músculo flexor son mejores, si esta lesión es detectada y tratada oportunamente. Es muy importante lograr la recuperación total. Si tiene inquietudes relacionadas con su lesión, medicamentos o cuidados, consulte con su médico.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Formulario de consentimiento

es un documento legal que explica los exámenes, tratamientos, o procedimientos que usted podría necesitar. Al firmar esta forma usted certifica que entiende lo que se va a hacer, y que usted puede tomar decisiones sobre lo que quiere. Usted esta dando su permiso al firmar este formulario de consentimiento. Usted puede permitir que otra persona firme este formulario si no tiene la habilidad de hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender su cuidado médico en términos o palabras, que entienda con claridad. Antes de firmar el formulario, comprenda los riesgos y beneficios de lo que se va a hacer. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas.

Medicamentos:

  • Medicamentos para el dolor, la hinchazón o la fiebre: La mayoría de las personas pueden usar estos medicamentos con seguridad. Sin embargo, pueden causar problemas graves cuando son usados por personas que tienen ciertas condiciones de salud. No olvide informarle a su médico si usted padece de enfermedad en el hígado o riñón o tiene antecedentes de sangrado estomacal.

Exámenes:

Usted puede necesitar uno o más de los siguientes exámenes:

  • Tomografía axial computarizada: Este examen también recibe el nombre de TAC. En este examen, se usa un aparato especial de rayos X equipado con una computadora, para tomar imágenes de sus caderas, muslos y piernas. Este examen también puede usarse para mirar los huesos o músculos lesionados.
  • Imágenes por resonancia magnética: Este examen también se conoce con la sigla IRM. Durante este examen, se usan ondas magnéticas para tomar imágenes de sus caderas, muslos y piernas. Una resonancia magnética puede usarse para buscar desgarres u otras lesiones en un músculo flexor.
  • Ultrasonido: El ultrasonido es un examen que sirve para mirar el interior de su cuerpo. Para este examen se usan ondas sonoras para tomar imágenes de sus músculos y tejidos. Estas imágenes pueden verse en una pantalla tipo TV.
  • Radiografías (rayos X): Estas radiografías son imágenes de los huesos y tejidos de su cadera, muslo o pierna. Estas radiografías pueden mostrar si hay otros problemas, como fracturas (huesos rotos). Es posible que usted necesite varias radiografías.

Opciones para su tratamiento:

  • Vendaje de compresión: Es posible que usted necesite usar una venda elástica para ayudar a controlar la hinchazón. Usted puede aflojar o apretar el vendaje elástico hasta sentirlo cómodo. Este vendaje debe colocarse lo suficientemente apretado como para usted sienta soporte. Pero, no debe colocarse tan apretado que le cause hormigueo o adormecimiento en los dedos del pie. Si está usando una venda elástica, quítela y vuélvala a colocar una vez al día por lo menos.
  • Hielo: Un paramédico puede usar paquetes de hielo para colocarlos en el músculo flexor lesionado y así disminuir la hinchazón, el dolor y el enrojecimiento. Coloque hielo picado en una bolsa plástica y envuelva esta bolsa en una toalla para formar un paquete. Coloque este paquete en el área afectada durante 15 a 20 minutos cada hora y por tanto tiempo como usted lo necesite. Si el paquete de hielo es aplicado en el área durante un tiempo prolongado o se duerme sobre el paquete de hielo, usted podría sufrir una quemadura.
  • Fisioterapia: Es posible que usted necesite consultas con un fisioterapeuta para enseñarle unos ejercicios especiales. Éstos ejercicios ayudan a mejorar el movimiento y reducir dolor. La fisioterapia también podría ayudar a mejorar su fuerza y reducir su riesgo para la pérdida de función.
  • Cirugía: Usted puede necesitar una cirugía si tiene un esguince o ruptura grave en un músculo flexor de su rodilla. La cirugía también puede ser necesaria si persiste el dolor y la tensión en el músculo flexor de su rodilla. Si una parte del hueso fue desprendida, puede ser necesaria una cirugía para volverla a colocar donde estaba.

© 2013 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide