Skip to Content

Lesiones No Penetrantes De Hígado O Bazo

INFORMACIÓN GENERAL:

¿Qué son las lesiones no penetrantes de hígado o bazo?

A las lesiones no penetrantes también se les llama trauma cerrado. Estas lesiones resultan de una fuerza directa sobre el abdomen sin causar una herida abierta. Los traumas cerrados al hígado o bazo pueden ocasionar un desgarro, corte o moretón al órgano. Estas lesiones pueden ocasionar un sangrado interno debido a que el órgano se revienta (estalla) o a problemas de los vasos sanguíneos. El hígado y bazo son órganos grandes localizados en la parte superior del abdomen (estómago). El hígado está en el lado derecho y el bazo está en el izquierdo. Ambos órganos estan parcialmente protegidos por las costillas bajas.

¿Qué causa el trauma cerrado en hígado o bazo?

  • Costillas rotas o huesos pélvicos (cadera) perforando el órgano.
  • Accidentes automovilísticos.
  • Golpes directos al abdomen, como puede ocurrir en peleas o al practicar algún deporte.
  • Objetos pesados que golpeen el abdomen.
  • Detenerse repentinamente o disminuir un movimiento muy rápido en un vehículo veloz.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de trauma cerrado en hígado o bazo?

  • Dolor abdominal.
  • Moretones, hinchazón o rasguños en el abdomen sobre el área lesionada.
  • Dolor de hombro izquierdo.
  • Abdomen inflamado o duro.
  • Signos de estado de choque como pulso rápido (latido del corazón rápido), hipotensión (presión arterial baja) y palidez en la piel.

¿Cómo se diagnostica el trauma cerrado al hígado o bazo ?

Muchas lesiones por trauma cerrado no se diagnostican enseguida, pero son encontradas después de que se realizán los examenes o usted empieza a presentar los síntomas. Su médico hará una revisión completa de su cuerpo para buscar problemas o signos de una lesión. En algunos examenes se utiliza un colorante especial para ayudar a que los órganos y otras estructuras se vean mejor. Infórmele a su médico si usted es alérgico a los mariscos (langosta, cangrejo o camarón) ya que usted puede también ser alérgico a este colorante. Se pueden hacer uno o más de los siguientes examenes:

  • Exámenes de sangre: Usted podría tener extracción de sangre para proveer información a sus médico sobre la función de su cuerpo. La sangre puede ser extraída de su mano, brazo, o a través de un IV.
  • Examenes de imagen:
    • Angiografía: Este examen busca problemas con el riego sanguíneo en su abdomen. Un catéter (tubo largo, delgado y flexible) es colocado en un vaso sanguíneo en la ingle. La ingle es el área donde se une el abdomen con el muslo. Se pone el colorante en el catéter. Las imagenes se toman utilizando una radiografía o una TC (tomografía computarizada) después de que el colorante haya llegado a los órganos abdominales.
    • Tomografía computarizada: A esto también se le llama una TC. Es un aparato especial de rayos x que utiliza una computadora para tomar imagenes de diferentes áreas de su abdomen y pelvis. Se puede utilizar para revisar los huesos, órganos y vasos sanguíneos. Antes de tomar las imagenes, a usted se le puede dar un colorante por una IV en la vena.
    • CPRE: A la CPRE se le llama también colangiopancreatografía retrograda endoscópica. Este examen se hace durante una endoscopia para buscar lesiones, piedras, tumores u otros problemas. Se pone colorante en el tubo de endoscopia.
    • Ultrasonido abdominal: Se hace este examen para que los médicos puedan ver los tejidos y órganos en su abdomen. Se coloca un gelatina en su abdomen y se pasa un sensor por su abdomen. El sensor usa hondas sonoras para enviar imágenes de su abdomen a una pantalla tipo televisión.
    • Radiografías: Se pueden tomar radiografías de diferentes partes de su cuerpo. Estas pueden incluir radiografías del pecho, abdomen y pelvis (cadera). Las radiografías pueden ayudar al médico encontrar huesos rotos u otras lesiones.
  • Procedimientos:
    • Laparoscopia: Su médico puede querer revisar dentro de su abdomen en busca de sangrados y otras lesiones. Esto se realiza metiendo un laparoscopio a través de pequeños cortes hechos en el abdomen. El laparoscopio es un tubo largo con una lupa, una cámara y una luz en la punta.
    • Laparotomía: La laparotomía es una operación quirúrgica que se hace para abrir su abdomen. Los médicos pueden hacer una laparotomía para mirar de cerca los órganos y ganglios dentro de su abdomen. Durante la laparotomía pueden tomar muestras de tejidos y enviarlas al laboratorio para ser examinadas.
    • Lavado peritoneal: El lavado peritoneal sirve para conocer si hay señales de sangre, bilis (líquido de la vesícula) o materia fecal en su líquido abdominal. Los médicos insertan una aguja o tubo plástico en su abdomen a través de una pequeña incisión. Este tubo es usado para inyectar un líquido en su abdomen. Luego, extraen el líquido de su abdomen para examinarlo en el laboratorio. Este examen ayuda a los médicos a establecer si usted tiene lesiones en uno o más órganos de su abdomen.

¿Cuál es el manejo para el trauma cerrado de hígado o bazo?

  • Vigilancia: Si su condición es estable y su lesión es moderada, mantenerse en observación puede ser todo lo que necesite. Su médico le vigilará estrechamente por cierto tiempo hasta que la lesión de su hígado o bazo cure por sí misma. Puede necesitar descansar en cama y disminuir su actividad.
  • Drenaje: El drenaje se puede hacer para limpiar sangre vieja o bilis (líquido café parduzco) en el abdomen. Esto se puede hacer más de una vez.
  • Embolización: Esto se hace para parar el sangrado de un vaso sanguíneo lesionado. Después de realizar una angiografía, los médicos bloquean el sangrado inyectando un líquido, un tapón o gel dentro del vaso.
  • Cirugía: Se puede hacer una cirugía abierta o laparoscopica para reparar el órgano lastimado. Su médico puede utilizar suturas (hilos) para cerrar la lesión. El omento (grasa conectada a los intestinos) también puede ser utilizada para empacar y cerrar el corte en el órgano. Los vasos sangrantes pueden ser cerrados aplicando calor o cerrándolos con suturas. Se puede hacer una cirugía para sacar todo o parte del bazo o hígado. Algunas veces, se puede hacer primero la cirugía para tratar o corregir otros problemas o lesiones. Usted puede tener una o más cirugías.

¿Dónde puedo encontrar más información?

Tener un trauma cerrado de hígado o el bazo puede ser difícil. Usted y aquellos cercanos a usted pueden sentirse asutados, tristes o enojados. Estos sentimientos son normales. Contacte lo siguiente para más información:

  • American College of Surgeons
    633 N. Saint Clair St.
    Chicago , IL 606113211
    Phone: 1- 312 - 2025000
    Phone: 1- 800 - 6214111
    Web Address: http://www.facs.org

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2014 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide