Skip to main content

La Hepatitis B

CUIDADO AMBULATORIO:

La hepatitis B

es la inflamación del hígado y es causada por la infección del virus de la hepatitis B (VHB). La infección se denomina como aguda cuando una persona es infectada inicialmente. La infección se convierte en crónica cuando una persona tiene síntomas por más de 6 meses.

Órganos abdominales

Los síntomas más comunes incluyen los siguientes:

  • Orina de color oscuro y heces claras
  • Cansancio y debilidad
  • Fiebre
  • Pérdida del apetito, náuseas y vómitos
  • Ictericia (piel y ojos amarillentos), comezón en la piel o sarpullido
  • Dolor en las articulaciones y el cuerpo dolorido
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted repentinamente tiene un fuerte dolor de cabeza y presión en la cabeza.
  • Usted tiene nuevos o más moretones o manchas rojas o púrpura en su piel.
  • Usted tiene sangrado que no cesa fácilmente.
  • Su abdomen se encuentra inflamado.
  • Usted tiene náuseas graves o no puede parar de vomitar.
  • Usted nota sangre en su orina o sus evacuaciones intestinales, o vomita sangre.
  • Usted tiene una nueva coloración amarillenta en su piel y la parte blanca de sus ojos o esto le ha aumentado.
  • Usted tiene dolor intenso en la parte superior de su abdomen.

Llame a su médico si:

  • Las palmas de sus manos están rojas.
  • Tiene fiebre.
  • Usted tiene inflamación nueva o en aumento en sus piernas, tobillos o pies.
  • Sus músculos se vuelven más pequeños y más débiles.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento para la hepatitis B

puede incluir medicamentos antivirales para ayudar a combatir el VHB y evitar que se propague por su cuerpo. Es probable que usted necesite una transfusión de plasma o plaquetas si su sangre no coagula como debiera. El plasma y las plaquetas son partes de la sangre que ayudan en la coagulación de la sangre. Usted recibirá la transfusión por vía intravenosa. Una cirugía podría ser necesaria para un trasplante de hígado si usted tiene enfermedad del hígado severa o insuficiencia hepática.

Controle la hepatitis B:

  • No consuma alcohol. El alcohol puede hacer que el daño al hígado sea mayor. Consulte con su médico si usted consume bebidas alcohólicas y necesita ayuda para dejar de hacerlo.
  • No fume. La nicotina puede dañar los vasos sanguíneos y dificultar más el control de la hepatitis B. El fumar también puede conllevar a más daños en el hígado. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.
  • Consulte con su médico antes de tomar cualquier medicamento. Esto incluye los medicamentos de venta libre, herbales y las vitaminas. Algunos medicamentos pueden afectar o dañar su hígado.
  • Consuma alimentos saludables y variados. Los alimentos sanos incluyen frutas, vegetales, productos lácteos bajos en grasas, frijoles, carnes magras, pescado y panes integrales. Pregunte si necesita seguir una dieta especial.
  • Ingiera más líquidos. Los líquidos ayudan a que su hígado funcione apropiadamente. Pregunte a su médico sobre la cantidad de líquido que necesita tomar todos los días y cuáles le recomienda.

Evitando la propagación del virus de la hepatitis B:

  • Cubra cualquier herida abierta o rasguño. Si la sangre de una herida entra en contacto con una superficie, limpie la superficie con cloro inmediatamente. Póngase guantes antes de limpiar. Deseche cualquier artículo con sangre o fluidos del cuerpo según indicaciones de su médico.
  • No comparta elementos de uso personal. Estos artículos incluyen los cepillos de dientes, cortauñas y afeitadores. No comparta las jeringas.
  • Infórmeles a sus compañeros sexuales que usted tiene hepatitis B. Use condones cuanto tenga relaciones sexuales. Aunque usted tenga una infección aguda por hepatitis B y su infección desaparezca, es probable que igualmente pueda propagar el virus durante un máximo de 6 meses.
  • Proteja a su bebé si usted está embarazada. Se le hará una prueba de hepatitis B durante cada embarazo. Esto se hace incluso si usted recibió la vacuna contra la hepatitis B o si se hizo la prueba antes. Su médico puede recomendarle que reciba la vacuna contra la hepatitis B si nunca la recibió. La vacuna la ayudará a protegerse de una infección por el VHB durante el embarazo. Es posible que necesite que le traten una infección por el VHB antes de dar a luz. Su bebé necesitará la vacuna contra la hepatitis B al nacer si usted planea amamantar. Pídale a su médico más información acerca de cómo proteger a su bebé contra el VHB.
  • No done sangre, órganos o tejidos. Las donaciones son analizadas por la presencia del virus de la hepatitis B, pero a la final es mejor no donar.

Prevenga la propagación de gérmenes:


  • Lávese las manos frecuentemente. Lávese las manos varias veces al día. Lávese después de usar el baño, después de cambiar pañales y antes de preparar la comida o comer. Use siempre agua y jabón. Frótese las manos enjabonadas, entrelazando los dedos. Lávese el frente y el dorso de las manos, y entre los dedos. Use los dedos de una mano para restregar debajo de las uñas de la otra mano. Lávese durante al menos 20 segundos. Enjuague con agua corriente caliente durante varios segundos. Luego séquese las manos con una toalla limpia o una toalla de papel. Puede usar un desinfectante para manos que contenga alcohol, si no hay agua y jabón disponibles. No se toque los ojos, la nariz o la boca sin antes lavarse las manos.
    Lavado de manos
  • Cúbrase al toser o estornudar. Use un pañuelo que cubra la boca y la nariz. Arroje el pañuelo a la basura de inmediato. Use el ángulo del brazo si no tiene un pañuelo disponible. Lávese las manos con agua y jabón o use un desinfectante de manos.
  • Manténgase alejado de los demás mientras esté enfermo. Evite las multitudes lo más que pueda.
  • Pregunte sobre las vacunas que pudiera necesitar. Hable con su médico sobre su historial de vacunación. Su médico le indicará qué vacunas necesita y cuándo recibirlas.
    • Vacúnese contra la influenza (gripe) tan pronto como se recomiende cada año. La vacuna antigripal se ofrece a partir de septiembre u octubre. Los virus de la gripe cambian, por lo que es importante vacunarse contra la gripe cada año.
    • Vacúnese contra la neumonía si se recomienda. Esta vacuna generalmente se recomienda cada 5 años. Su médico le indicará cuándo recibir esta vacuna, de ser necesaria.

Acuda a la consulta de control con su médico según las indicaciones:

Usted puede necesitar exámenes o tratamientos de forma continua. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about La Hepatitis B (Ambulatory Care)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.