Skip to Content

Inyección De Una Raíz Nerviosa Lumbar

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • La inyección de una raíz nerviosa lumbar es un procedimiento en donde se inyectan medicamentos en las raíces nerviosas de su área lumbar (espalda baja) de su espina dorsal (hueso de la espalda). Este procedimiento se hace para disminuir la inflamación (hinchazón) y dolor de las raíces nerviosas dañadas. Esto se puede hacer para aliviar el dolor causado por otras condiciones de su columna lumbar. Estas condiciones incluyen la estenosis (estrechamiento) o espondilosis (crecimiento anormal de cartílago y hueso en la columna). Estas condiciones pueden causar dolor por mucho tiempo en su espalda baja, nalgas o piernas. La espina dorsal está formada por huesos llamados vértebras los cuáles parecen bloques colocados uno encima del otro. La espina dorsal protege la médula espinal y los nervios que entran y salen de la médula espinal. Una raíz nerviosa es un grupo de fibras nerviosas que se encuentra justo en el sitio donde el nervio sale de la columna dorsal.
  • Durante el procedimiento, una aguja delgada se mete por la columna lumbar a la raíz nerviosa afectada. Su médico primero le inyectará una pequeña cantidad de anestesia (medicamento para adormecer). Depués le inyectará el medicamento para la inflamación. Con la inyección de una raíz nerviosa lumbar, su dolor crónico de espalda o piernas puede ser tratado y usted podrá reasumir sus actividades usuales.

INSTRUCCIONES:

Tome sus medicamentos como se le haya indicado:

Llame a su médico de cabecera si usted piensa que su medicamento no le está ayudando o si tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, la frecuencia con que los toma y por qué los toma. Traiga la lista o los envases de sus medicamentos a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

  • Antibióticos: Estos medicamentos pueden ser administrados para ayudarle a combatir las infecciones causadas por bacterias. Tome sus antibióticos siguiendo siempre las indicaciones de su médico de cabecera. No deje de tomar su medicamento a menos que se lo haya indicado su médico de cabecera. Nunca guarde antibióticos o tome antibióticos de sobrante que le han dado antes para otra enfermedad.
  • Medicamento para el dolor: Usted podría necesitar medicamento para suspender o reducir el dolor.
    • Aprenda como tomar su medicamento. Pregunte cual es el medicamento que necesita tomar y la dosis. Asegúrese que usted sepa cómo, y cuando lo necesita tomar al igual que la frecuencia.
    • No espere que su dolor este muy fuerte para tomar su medicamento. Informe a sus médicos si no disminuye su dolor.
    • Los medicamentos para dolor podrían causar mareos o soñolencia. Para prevenir caídas, llame a alguien cuando se vaya a levantar de la cama o si necesita ayuda.

Solicite información sobre la localidad y hora de sus consultas de seguimiento:

Solicite más información sobre el cuidado continuo, tratamientos, o servicios a domicilio.

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Usted tiene una fiebre.
  • Usted tiene escalofríos, tos o se siente débil y adolorido.
  • Su piel le pica, se hincha o tiene sarpullido.
  • Usted tiene dolor de cabeza que no se quita aún después de tomar sus medicamentos.
  • Usted tiene náusea (malestar estomacal) o vómito (devolver).
  • Usted tiene preguntas o dudas acerca de su condición, procedimiento o medicamento.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Usted siente que algunas partes de su cuerpo están entumidas, le hormiguean, se sienten frías al tacto o están azules o pálidas.
  • Usted tiene dolor en su espalda, nalgas o piernas que no se quita o empeora.
  • Usted tiene problemas para respirar o dolor de pecho de repente.

Copyright © 2012. Thomson Reuters. All rights reserved. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide