Skip to Content

Infección Por Clostridium Difficile En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué necesito saber acerca de la infección por Clostridium difficile (CDI)?

Clostridium difficile, o C. diff, son bacterias. Muchos tipos de bacterias viven dentro del colon de su hijo en un equilibrio saludable. Si las bacterias C. diff crecen rápidamente, el equilibrio se pierde. Esto puede provocar una infección. El uso de antibióticos es la causa más frecuente de CDI. Los antibióticos pueden alterar el equilibrio normal de las bacterias en el colon.

¿Cómo se propagan las bacterias C. diff?

Las evacuaciones intestinales de una persona con CDI contienen C. diff. Las personas infectadas que no se lavan las manos después de tener evacuaciones intestinales pueden propagar las C. diff. Las bacterias pueden vivir mucho tiempo en las superficies que toca su hijo, como las encimeras.

¿Qué aumenta el riesgo de mi hijo de tener una CDI?

  • Uso prolongado de antibióticos, o el uso de más de un tipo
  • Una estancia hospitalaria prolongada o compartir una habitación con una persona infectada
  • Un sistema inmunitario débil causado por medicamentos, cirugía mayor o ciertas condiciones de salud
  • Una nueva infección causada por las bacterias inactivas C. diff que quedaron en el organismo de su hijo de una infección pasada
  • Cantidad insuficiente de ácido en el estómago para matar las bacterias dañinas debido a que su hijo usa medicamentos antiácidos

¿Cuáles son los signos y síntomas de una CDI?

  • Diarrea varias veces cada día
  • Diarrea con mal olor
  • Sangre, mucosidad o pus en las evacuaciones intestinales de su hijo
  • Deshidratación por diarrea
  • Náuseas o vómitos
  • Calambres en el abdomen de su hijo
  • Fiebre

¿Cómo se diagnostica y trata una CDI?

Generalmente no se diagnostica una CDI en bebés menores de 1 año. Los bebés pequeños son a menudo portadores de C. diff. Esto significa que una gran cantidad de las bacterias viven en los intestinos sin causar infección. Es posible que se envíe una muestra de evacuaciones intestinales de su hijo mayor a un laboratorio para detectar C. diff. El objetivo del tratamiento es restaurar el equilibrio saludable de bacterias en el colon de su hijo. Es posible que esto ayude a detener la diarrea. Los antibióticos ayudan a tratar o prevenir una infección ocasionada por bacteria. Si los antibióticos fueron la causa de la CDI, es posible que su hijo necesite cambiar a otro diferente.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a manejar o prevenir una CDI?

  • Indique a su hijo que se lave las manos con frecuencia. Haga que su hijo se lave las manos con agua corriente tibia y jabón antiséptico. Las lociones de manos a base de alcohol no matan las bacterias C. diff. Haga que su hijo se lave bien las manos después de usar el baño, cambiar pañales y después de preparar o servir alimentos. Informe a toda persona que tenga contacto físico con su hijo que deben usar guantes y lavarse las manos.
    Lavado de manos
  • Limpie las superficies con cloro o lejía. Limpie las superficies de las mesas, los escritorios y otros artículos antes que alguien los toque o use. Limpie con desinfectantes a base de cloro, como el de uso doméstico.
  • Evite la propagación de las C. diff. No permita que su hijo comparta artículos personales con otras personas. Esto incluye juguetes, ropa y platos. Use cuantos artículos desechables le sea posible, como platos de papel. Haga esto hasta que su hijo ya no tenga diarrea.
  • Pregunte acerca de los probióticos. Los probióticos también se llaman bacterias buenas. Pueden ayudar a proteger a su niño contra las bacterias dañinas. Si su niño desarrolla más de una infección por CDI, los probióticos pueden ayudar a prevenir más infecciones. Consulte con el médico de su niño si los probióticos son adecuados para su niño. Es posible que su niño pueda comer yogur u otros alimentos ricos en probióticos. En cambio, el médico de su niño podría recomendarle probióticos en forma de píldora o líquido.
  • Haga que su hijo tome más líquido para prevenir la deshidratación. Su hijo también podría tomar una solución de rehidratación oral (SRO). Un SRO tiene las cantidades adecuadas de agua, sales y azúcares necesarias para reemplazar los líquidos corporales. Pregúntele al médico de su hijo dónde obtener una SRO y qué cantidad debe tomar.

¿Qué debo saber acerca del uso correcto de antibióticos?

  • Dele a su hijo el antibiótico de acuerdo con las indicaciones. No omita ninguna dosis del antibiótico de su hijo. No deje de darle a su hijo el antibiótico, incluso si se siente mejor. Administre a su hijo la dosis completa del antibiótico a menos que un médico le indique que lo suspenda.
  • Desheche los antibióticos que no usó su hijo. Pregúntele al médico de su hijo o al farmacéutico cómo desechar los antibióticos que no se usaron. No comparta el antibiótico de su hijo con otra persona. No le dé a su hijo un antibiótico sobrante para otra enfermedad sin consultar a un médico.
  • Evite las infecciones causadas por bacterias. Esto ayudará a evitar la necesidad de darle a su hijo un antibiótico. Pregunte acerca de las vacunas que su hijo necesita. Lávese las manos y lave las manos de su hijo frecuentemente para prevenir la propagación de los gérmenes.
  • Pregúntele al médico de su hijo cómo puede mantener los síntomas del niño bajo control sin darle antibióticos. El médico de su hijo puede recomendarle otros tratamientos en función de la enfermedad que padezca el niño. Un ejemplo incluye los medicamentos de venta libre, como el paracetamol.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Su hijo tiene fiebre o calambres estomacales que empeoran o no desaparecen.
  • El abdomen de su hijo está duro o se siente hinchado.
  • Su hijo tiene evacuaciones intestinales de color negro o rojo brillante.
  • Su niño vomita sangre.
  • Su hijo tiene dificultad para respirar o siente que se va a desmayar.
  • Su hijo tiene cualquiera de los siguientes signos de deshidratación:
    • Mareos, debilidad o somnolencia extrema
    • Sequedad de la boca, labios partidos o sed excesiva
    • Palpitaciones aceleradas o respiración rápida
    • Orina muy poco o no orina en absoluto
    • Ojos hundidos
    • Irritabilidad o hundimiento de las fontanelas (puntos blandos) en los bebés

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Los signos y síntomas de su hijo vuelven después del tratamiento.
  • Su hijo no puede consumir ningún alimento ni bebida.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide