Skip to Content

Infección Del Vih

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es el VIH?

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es una infección viral que debilita el sistema inmunitario lentamente. El virus ataca un tipo de glóbulos blancos conocidos como células CD4. El rango normal de las células CD4 oscila entre los 500 a 2.000. Usted tiene VIH cuando el conteo de células CD4 oscila entre 200 a 500. Usted tiene SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) cuando el conteo de las células CD4 es inferior a 200. El SIDA es la etapa final de la infección del VIH. El SIDA significa que su sistema inmunitario no puede combatir las infecciones y las enfermedades. Esto puede ser potencialmente mortal. Busque atención médica inmediatamente si usted cree que ha sido expuesto al VIH. Existen tratamientos farmacológicos después de estar expuesto al VIH.

¿Cuáles son los primeros signos y síntomas de una infección por el VIH?

Es posible que al principio no presente ningún signo ni síntoma. Muchas personas tienen síntomas similares a los de la gripe en las primeras semanas después de contraer la infección. Usted puede tener alguno de los siguientes síntomas durante 2 semanas:

  • Fiebre o dolor de cabeza
  • Salpullido por lo general en la cara o el abdomen
  • Dolor muscular
  • Dolor de garganta
  • Inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello o las axilas
  • Malestar estomacal, diarrea o vómitos

¿Cuáles son los signos o síntomas tardíos de una infección por el VIH?

Es posible que se sienta bien por meses o incluso años. A medida que su conteo de células CD4 disminuya y su sistema inmunitario se debilite, es posible que comience a tener signos, como una infección por candidiasis bucal. Podría tener una recaída de una infección viral que tuvo antes, como el herpes o la varicela. A medida que su sistema inmunitario continúe debilitándose, podría contraer otras infecciones más graves. Usted podría desarrollar los siguientes:

  • Diarrea crónica o pérdida de peso sin haber tratado
  • Manchas blancas o parches pilosos en el interior de la boca
  • Dificultad para respirar, tos con o sin sangre
  • Fiebre y sudoración nocturna
  • Sarpullido, ampollas, moretones u otros cambios en la piel
  • Caída del cabello o pérdida de la vista
  • Confusión y pérdida de la memoria

¿Cómo se diagnostica una infección por el VIH?

Su proveedor de se salud lo examinará y le preguntará acerca de sus signos y síntomas. Le hará preguntas para determinar cómo contrajo la infección y quién más puede correr riesgo. Infórmele sobre sus enfermedades o infecciones, incluyendo las infecciones de transmisión sexual. Infórmele si alguna vez lo han vacunado o si le han realizado la prueba del VIH o de tuberculosis. Infórmele cuántas parejas sexuales ha tenido, si fueron hombres o mujeres y si usó condones o preservativos. Infórmele si usted se inyecta drogas y comparte agujas. Es posible que usted necesite hacerse alguno de los siguientes estudios:

  • Los análisis de detección del VIH se usan para buscar anticuerpos y antígenos en su sangre. Su cuerpo crea estas substancias después de contraer el VIH. Si el resultado del análisis es positivo, tendrá que hacerse un segundo examen para confirmar que tiene VIH. Si el resultado es negativo, tendrá que hacerse un examen de control a los 3 meses. Su cuerpo podría tardar hasta 3 meses en producir los anticuerpos contra el VIH que se podrían detectar en un examen.
  • Los análisis de sangre: miden su conteo de células CD4 y la carga viral. Si usted tiene una cantidad inferior de células CD4, su sistema inmunitario ha sido afectado por el VIH. La carga viral es la cantidad de VIH que hay en su sangre en un momento dado.
  • Es posible que le hagan exámenes para detectar las infecciones de transmisión sexual y otras infecciones , incluyendo la sífilis, gonorrea y clamidia. Es más probable que usted tenga VIH si tiene otras infecciones de transmisión sexual. Puede también que le hagan pruebas para detectar otras infecciones como la tuberculosis, la hepatitis o la toxoplasmosis.
  • Se llevará a cabo un examen pélvico o genital se realiza para detectar la presencia de signos de una infección de transmisión sexual. Su médico también se fijará si tiene la piel desgarrada, flujo inusual, bultos o verrugas.
  • Una radiografía de tórax se lleva a cabo para comprobar si presenta signos de una infección o de cualquier otra razón que podría causar sus síntomas.
  • Una tomografía computarizada (TC) o TAC escán, se puede usar para detectar signos de una infección en su abdomen, cráneo. Es posible que le administren un líquido de contraste para que los médicos puedan observar la infección con mayor claridad. Dígale al médico si usted alguna vez ha tenido una reacción alérgica al líquido de contraste.

¿Cómo se trata una infección por el VIH?

No existe una cura para el VIH. El objetivo principal del tratamiento es mejorar su salud. El segundo objetivo es retrasar la progresión del HIV al SIDA. Su médico decidirá el tratamiento a seguir basándose en su conteo de células CD4 y su carga viral. Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Medicamentos antirretrovirales retrasan la progresión del VIH. Los cuales se administran en diferentes combinaciones determinada terapia antirretroviral de alta actividad (TAAA). Su médico decidirá qué clase de tratamiento de TARGA necesita usted. Es posible que deban modificar su terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) si tiene efectos secundarios graves o desarrolla resistencia a un medicamento.
  • Medicamentos antimicrobiales eliminan o previenen las infecciones causadas por una bacteria, un virus o un hongo.
  • Los medicamentos preventivos Podrían administrarse para protegerlo de las infecciones oportunistas. Estas enfermedades que se desarrollan debido a que su sistema inmune no puede combatir las bacteria o virus que los causan. Algunas de estas enfermedades son la toxoplasmosis, la neumonía por pneumocystis (PCP) y la tuberculosis.
  • Las vacunas pueden ayudar a prevenir la gripe, neumonía, hepatitis y otras infecciones.

¿Cómo puedo mejorar mi calidad de vida?

Un tratamiento temprano y un buen manejo pueden servir para vivir por años con la infección del VIH. Usted tendrá que aprender sobre el VIH y acerca de cómo cuidar su salud para mejorar su calidad de vida. Siga estos consejos para fortalecer su sistema inmunitario:

  • Cumpla con todas las consultas de seguimiento. Necesitará acudir a las citas con su médico para que le hagan análisis de sangre y exámenes físicos con frecuencia.
  • Consuma alimentos saludables y variados. Un dietista puede ayudarle para que aprenda sobre nutrición. Tendrá que ingerir suficientes calorías para evitar la pérdida de peso que produce el VIH. Usted también necesita proteína y hierro para prevenir la anemia, y calcio para prevenir la pérdida de densidad ósea. Nunca coma huevos crudos, alimentos sin pasteurizar, carnes crudas o poco cocidas o cualquier otro alimento que podría causar una intoxicación por alimentos.
  • Manténgase activo. La mayoría de las personas con VIH pueden hacer ejercicio por lo menos 20 minutos, 3 veces a la semana, sin correr peligro. Una actividad física con regularidad puede fortalecer su corazón y ayudar a prevenir la depresión. Pregunte a su médico acerca del mejor plan de ejercicio para usted.
  • No fume. Si está fumando, solicite información para dejar de hacerlo. El VIH y los medicamentos para tratar el VIH pueden aumentar su riesgo de presentar enfermedades del corazón. La nicotina aumenta el riesgo aún más. No use cigarrillos electrónicos ni fume tabaco sin humo en lugar de cigarrillos normales. Todos estos aún contienen nicotina.
  • Busque apoyo emocional en su comunidad. Pregunte a su médico a dónde puede acudir para recibir terapia de apoyo y otros servicios para el bienestar mental. Es posible que sea buena idea unirse a un grupo de apoyo para personas con VIH.

¿Cómo puedo evitar la transmisión del VIH a través de los líquidos corporales?

  • Informe a su médico que usted es VIH positivo. Incluye a todos los médicos como su médico, odontólogo y la persona que le toma la muestra de sangre.
  • Tenga cuidado con los fluidos corporales. No permita que sus líquidos corporales entren en contacto con la boca, ojos, ano ni cualquier herida abierta de otras personas. No permita que nadie que no esté usando guantes entre en contacto con sus ampollas, cortes, sangre o líquidos corporales.
  • No done sangre ni tejidos. No debe donar sangre ni productos derivados de la sangre. Tampoco debe donar esperma, órganos ni tejidos del cuerpo.
  • No comparta las agujas ni otros equipos de droga inyectable. Use un programa de intercambio de agujas para conseguir agujas limpias. Tampoco comparta las jeringas, el agua de enjuague o cualquier otra cosa que haya usado para preparar la droga para la inyección. Solicite más información a su médico si necesita ayuda para dejar el uso de las drogas ilegales.
  • No comparta objetos ni herramientas.Por ejemplo: las afeitadoras, cepillos de dientes o pinzas. Estos pueden cortar o raspar la piel y causar que otras personas entren en contacto con sangre.
  • No se haga hoyos en las orejas, ni el ombligo ni en ninguna otra parte del cuerpo. Esto podría provocar un sangrado. Esto puede propagar el VIH.

¿Qué más puedo hacer para evitar la propagación del VIH?

  • Tome los medicamentos de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) siguiendo exactamente las indicaciones. Esto evitará la mutación del virus y volverse mucho más dificil de tratar. El uso constante de los medicamentos de la terapia antirretroviral puede ayudar a evitar la transmisión del VIH a su pareja sexual o a su bebé no nacido.
  • Tenga sexo con protección. Informe a su pareja sexual que usted es VIH positivo. Use correctamente un preservativo de látex cada vez que tenga coito vaginal, oral o anal. Las mujeres pueden usar un condón de látex femenino cuando no se puede usar un condón masculino. No comparta juguetes sexuales.
  • Únase a un programa para reducir el riesgo. Solicite ayuda a su médico o al departamento de salud de su localidad para encontrar un programa de reducción del riesgo. En este programa aprenderá a cómo decirle a los demás que usted tiene VIH y cómo pedirle a sus parejas sexuales que usen preservativos.
  • Acuda a tratamiento para las infecciones de transmisión sexual de inmediato. Si usted es sexualmente activo, se recomienda que se realice un análisis de detección de infecciones de transmisión sexual al menos una vez al año. Si contrae una infección de transmisión sexual, reciba tratamiento de inmediato. Esto puede reducir el riesgo de que contagie el VIH a su pareja sexual.

¿Qué deben saber las mujeres con VIH?

  • El VIH aumenta el riesgo de tener cáncer cervical, del ano, la vulva y la vagina. Programe una cita de seguimiento con su médico para que le hagan una prueba de Papanicolau como le indiquen. El Papanicolau es una prueba de detección por los signos del cáncer cervical.
  • Pregunte a su médico cuál es el mejor método anticonceptivo para usted. Los preservativos son la mejor manera de evitar la transmisión del VIH a su pareja sexual. Utilice un segundo método anticonceptivo junto con los preservativos para prevenir el embarazo. No use espermicidas vaginales, ya que pueden aumentar el riesgo de que usted transmita el VIH.
  • Informe a su médico si está embarazada o desea quedar embarazada. El tratamiento puede disminuir el riesgo de transmitir el VIH al bebé. Acuda a todas las citas prenatales. Siga los consejos de su médico para mejorar sus probabilidades de tener un resultado saludable para usted y para su bebé. No practique la lactancia, debido a que el VIH se puede transmitir al bebé por la leche materna.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Usted tiene dificultad para respirar.
  • Usted sufre una convulsión.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Usted tiene fiebre y sudoración nocturna.
  • Usted expectora sangre.
  • Usted tiene dolor de cabeza y rigidez en el cuello.
  • Usted está confundido y nota cambios en su forma de pensar.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Usted está presentando efectos secundarios debido a los medicamentos, lo cual le dan ganas de dejar de tomarlos.
  • Usted está más cansado que de costumbre o ha bajado de peso sin proponérselo.
  • Usted tiene náuseas, vómitos y diarrea permanentes.
  • Usted tiene flujo vaginal blanco y dolor o inflamación vaginal
  • Usted nota manchas blancas o parches pilosos dentro de su boca.
  • Usted tiene salpullido, ampollas, moretones u otros cambios en la piel.
  • Usted tiene una tos que no desaparece.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide