Skip to Content

Hemorragia Subaracnoidea

LO QUE NECESITA SABER:

La hemorragia subaracnoidea es cuando hay sangrado dentro del cerebro debido a un vaso sanguíneo reventado. La sangre se acumula en el área por debajo de la membrana que rodea el cerebro, conocido como el espacio subaracnoideo. La hemorragia subaracnoidea puede ocurrir si se revienta un vaso sanguíneo anormal o un aneurisma. El aneurisma es el área protuberante del vaso sanguíneo. Una lesión en la cabeza también puede causar que un vaso sanguíneo se reviente. La hemorragia subaracnoidea es un tipo de derrame que puede ser mortal ya sea con o sin tratamiento.

Hemorragia subaracnoidea

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

  • Consentimiento informado es un documento legal que explica los exámenes, tratamientos, o procedimientos que usted podría necesitar. Un consentimiento informado significa que usted comprende que es lo que se va a realizar y que puede tomar decisiones sobre lo que usted desee. Usted da su permiso al firmar el formulario de consentimiento. Puede designar a otra persona para que firme este formulario por usted si usted no puede hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender su cuidado médico en términos o palabras que usted pueda entender. Antes de firmar el documento de consentimiento, entienda los riesgos y beneficios de lo que se le hará. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas.
  • Una cánula intravenosa es un tubo pequeño que se coloca en la vena y se usa para administrar medicamentos o líquidos. Usted podría requerir de una línea central con su vía intravenosa. Se coloca en una vena grande cerca de la clavícula, en el cuello, o en la ingle. Usted también podría necesitar de una vía central para recibir medicamentos y permitir el monitoreo de la presión en las venas.
  • Reposo en cama: Es probable que su médico le ordene que haga reposo permanente. Esto quiere decir que usted no va a poder levantarse hasta que su condición haya mejorado. También es posible levantar el respaldo de la cama para reducir la presión en su cerebro.
  • Signos vitales: Los médicos revisarán su presión arterial, ritmo cardíaco y respiratorio, y su temperatura. También le van a hacer preguntas sobre su dolor. Éstos signos vitales le proveen información a los médicos sobre su salud vigente.
  • Examen neurológico: Esto también se conocen como signos, revisiones, o estado neurológico. El examen neurológico le puede enseñar a los médicos como esta funcionando su cerebro después de una lesión o enfermedad. Los médicos revisan su pupila (punto negro en el centro de cada ojo) para ver como está reaccionando a la luz. Podrían revisar su memoria y cuan fácil se le hace despertarse. También podrían examinar la fuerza con la que usted aprieta con la mano y el equilibrio.
  • Monitor cardíaco: También se conoce como ECG o EKG. Parches adhesivos colocados en su piel registran la actividad eléctrica de su corazón. Probablemente le realicen un electrocardiograma para revisar si tiene algún problema en su frecuencia o ritmo cardíacomo si ha sufrido alguna lesión en los músculos del corazón.
  • Un oxímetro de pulso es un dispositivo que mide la cantidad de oxígeno en su sangre. Se coloca un cordón con una pinza en su dedo, oído, o dedo del pie. La otra extremidad del cordón se sujeta a la máquina. Además podría recibir oxígeno por medio de una máscara o respirador si usted no respira bien por sí solo.
  • Tubo endotraqueal (ET): La sonda o tubo ET puede colocarse a través de su boca o nariz pasando por la tráquea. Esta baja por la vía respiratoria para ayudarlo a mantener la vía aérea abierta y ayudarlo a respirar. Puede ir conectada a un ventilador (máquina para respirar) y usted recibirá más oxígeno a través de la sonda endotraqueal. Usted no podrá hablar mientras se encuentra colocada la sonda de entubación endotraqueal.
  • Sonda nasogástrica (NG): La sonda nasogástrica se coloca en la nariz y se pasa por la garganta hasta llegar al estómago. Los alimentos y medicamentos pueden ser administrados a través de una sonda nasogástrica si usted no puede tragar. La sonda será removida una vez que usted ya pueda comer con normalidad.

Exámenes:

  • Tomografía computarizada: Este examen también se conoce como escán TAC. Se utilizan radiografías y una computadora para tomar imágenes del cráneo y del cerebro. La tomografía muestra la presencia de sangrado en el espacio subaracnoideo.
  • Punción lumbar: Este procedimiento también es llamado punción espinal. Usted tendrá que acostarse y no moverse durante este examen. El médico puede adormecer un área pequeña de la espalda y colocar una aguja dentro de la zona. Su médico sacará líquido de alrededor de su espina dorsal. El líquido se revisa para ver si tiene sangre.
  • Análisis de sangre: Es probable que le extraigan sangre para revisar el funcionamiento del riñón y corazón. Además examinarán también la habilidad de coagulación de su sangre.
  • Angiografía: Se toman rayos x de los vasos sanguíneos. Esta prueba podría mostrar si usted tiene cualquier otros aneurismas en el cerebro. Además de mostrar la gravedad de su sangrado, y qué tipo de cirugía podría necesitar. Su médico le inyectará un líquido de contraste en la vía intravenosa. Esto ayudará a que las imágenes se aprecien mejor en el monitor. Informe al médico si alguna vez ha tenido una reacción alérgica a un medio de contraste.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM): Esta prueba contiene imanes poderosos y una computadora que toma imágenes del cerebro. También tomará imágenes de los vasos sanguíneos y estructuras de la cabeza. Dígale a sus médicos si usted tiene algún metal dentro o sobre su cuerpo. El metal puede causar lesiones serias. Infórmele a su médico si no puede quedarse quieto o si está ansioso o tiene miedo en lugares cerrados. Usted podría necesitar esta prueba para ver si la hemorragia subaracnoidea está bloqueando el flujo sanguíneo y no le está permitiendo llegar a ciertas áreas del cerebro.
  • Ultrasonido transcraneal de Doppler: Su médico le colocará una sonda sobre la cabeza para medir las ondas sonoras en su cerebro. Las sondas de sonido aparecen en un monitor. La prueba podría mostrar si los vasos sanguíneos del cerebro están cerrándose y por ende bloqueando el flujo sanguíneo.

Medicamentos:

  • Antihipertensivos: Estos medicamentos reducen la presión arterial alta. Además podrían ayudar a prevenir la recurrencia de la hemorragia subaracnoidea. También se usa para prevenir derrames cerebrales y los daños al corazón o riñón causados por la hemorragia subaracnoidea.
  • Bloqueadores de canales de calcio: Estos ayudan a prevenir aún más daños cerebrales después de haber sufrido de una hemorragia subaracnoidea.
  • Anticonvulsivos: Es posible que le den esta medicación para ayudar a prevenir convulsiones.
  • Medicamentos para la ansiedad o sedantes: Estos medicamentos podrían administrarse para tratar convulsiones.
  • Analgésicos: Usted podría recibir medicamentos para disminuir o eliminar el dolor. No espere hasta que el dolor sea fuerte para pedirle medicamentos a su médico.
  • Otros medicamentos: Usted podría recibir medicamentos para prevenir o tratar problemas relacionados a la hemorragia subaracnoidea. Estos podrían incluir medicamentos para tratar el aumento de presión en el cerebro, la fiebre, las úlceras estomacales, o el nivel elevado de azúcar en la sangre.

Cirugía:

  • Espirales endovasculares: Se colocan espirales dentro de su aneurisma para evitar que se llene de sangre. Esto podría prevenir que el aneurisma se reviente.
  • Cortada quirúrgica: Se corta y remueve el aneurisma para ayudar a prevenir que se reviente.

Planificación en caso de complicaciones:

  • Tubos de drenaje: Es probable que su médico le coloque unos tubos de drenaje en la parte inferior de la espalda o en el cerebro después de la cirugía. Esto ayudará a drenar líquido lumbar del cerebro. Los tubos podrían permanecer en su lugar por un periodo de tiempo corto o largo.
  • Exámenes de resonancia cerebral: Su médico puede realizarle pruebas de imágen como una TAC justo después de la cirugía. Esto le mostrará si usted todavía necesita más tratamiento o cirugía.

Prevención de coágulos sanguíneos:

La actividad física ayuda en la prevención de coágulos sanguíneos. El médico le ayudará a ser lo más activo posible. Usted también podría necesitar usar botas de compresión o medias especiales para ayudar a prevenir la formación de coágulos sanguíneos en las piernas.

Terapia:

Un fisioterapeuta y un terapeuta ocupacional pueden ejercitar sus brazos, piernas y manos. También pueden enseñarle nuevos modos de hacer cosas alrededor la casa. Un terapeuta del lenguaje trabajará con usted para ayudarle a hablar y tragar.

RIESGOS:

  • Una hemorragia subaracnoidea puede provocar que los vasos sanguíneos en su cerebro se estrechen. Esto hará que el oxígeno llegue con más lentitud a su cerebro y puede causar daño cerebral permanente. Podrían formarse coágulos sanguíneos por dentro de su cerebro y conllevar a derrame cerebral. La hemorragia subaracnoidea podría también causar la formación de coágulos sanguíneos en el cuerpo. Estos problemas pueden poner en peligro su vida. Es probable que usted no se recupere por completo después de haber sufrido de hemorragia subaracnoidea. Además es probable que usted no pueda dormir bien, pensar con claridad o trabajar de la forma que lo hacía antes. Usted también podría sentirse ansioso, cansado o deprimido. Esto podría afectar sus relaciones interpersonales.
  • Usted podría sufrir de más de una hemorragia subaracnoidea o el sangrado podría regresar después del tratamiento. Además podría necesitar más de una cirugía para tratar otros aneurismas que puedan ocurrir. El tratamiento de radiación por varios exámenes de resonancia magnética podría quemar su piel o causar pérdida de cabello. La presión en su cerebro puede empeorar si el médico no puede controlar su dolor. Esto puede empeorar su hemorragia subaracnoidea.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide