Skip to Content

Hemodiálisis

LO QUE NECESITA SABER:

La hemodiálisis es un procedimiento para extraer de su sangre los químicos, toxinas y el exceso de líquidos. La hemodiálisis hace la función que sus riñones no pueden hacer, como en el caso de la insuficiencia renal crónica. Una máquina saca la sangre de su arteria y la bombea por un riñón artificial. El riñón artificial o dializador retira de su sangre los químicos, desechos y el exceso de líquidos. Una vez se ha extraído lo anterior, la sangre limpia del dializador se devuelve a su cuerpo a través de una de sus venas. Puede que usted necesite hemodiálisis por el resto de su vida.

COMO PREPARARSE:

La semana antes de su diálisis:

  • Anote la fecha correcta, el tiempo, y el lugar de su procedimiento.
  • Su médico necesitará revisar su fístula arteriovenosa (FAV) o injerto arteriovenoso (IAV) para asegurarse que esté funcionando bien. La fístula y el injerto son el sitio donde su médico introduce las agujas durante la hemodiálisis. La sangre saldrá y regresará al injerto (IAV) o la fístula (FAV) después de que es limpiada por la máquina de hemodiálisis.
  • Usted y su médico diseñarán juntos un horario para su hemodiálisis o la frecuencia necesaria para hacerse la hemodiálisis. Su médico le recomendará un horario basado en su condición.
  • Su médico le permitirá que usted escoja entre hacerse su hemodiálisis en un centro especializado para la hemodiálisis o posiblemente en su hogar. Usted y su médico definirán que es lo mejor para usted. Primero su médico se asegurará de que usted tenga la capacitación necesaria y que tenga el equipo apropiado antes de permitirle hacer su hemodiálisis en su hogar.
  • Pregúntele a su médico si usted tiene que dejar de usar la aspirina o algun otro medicamento prescribida o sin receta médica antes de su procedimiento o cirugía.
  • Coordine que alguien lo transporte a su hogar después de su procedimiento. No debe conducir el vehículo de regreso a casa.
  • Es posible que a usted le ordenen análisis de sangre y de orina. Consulte con su médico para obtener más información acerca de estas pruebas y otras pruebas que usted podría necesitar. Anote la fecha, hora, y lugar de cada prueba.

La noche antes de su hemodiálisis:

Pregúntale a sus médicos sobre direcciones para comer y beber.

El día de su hemodiálisis:

  • Pregúntele a su médico antes de tomar cualquier medicamento el día de su hemodiálisis. Estos medicamentos incluyen insulina, píldoras para la diabetes, píldoras para la presión arterial, o píldoras para el corazón. Lleve al hospital todos los medicamentos que usted está tomando. Llévelos en los frascos o envases originales.
  • A usted o un miembro de su familia cercano se les pedirán firmar un pedazo de documento legal conocido como un formulario de autorización. Esto da su permiso a los médicos para hacer el procedimiento o cirugía. También explica los problemas que puedrían ocurrir, y sus opciones. Esté seguro que todos sus preguntas hayan sido contestadas antes de que usted firme esta forma.

LO QUE VA A OCURRIR:

Lo qué sucederá:

  • Su médico revisará si usted está listo para la hemodiálisis. Le solicitarán que se recueste en una cómoda silla reclinable. Su médico le puede administrar un medicamento para evitar la coagulación de la sangre en el interior de las tubos de la máquina. A continuación su médico limpiará el área sobre su fístula arteriovenosa (FAV) o el injerto arteriovenoso (IAV). El médico insertará y fijará en el lugar adecuado con cinta 2 agujas. Su médico conectará las cánulas de la máquina a las agujas y empezará la hemodiálisis.
  • Durante la hemodiálisis usted puede leer, ver televisión o tomar una siesta. Su médico lo mantendrá bajo observación varias veces durante la hemodiálisis para asegurarse que usted está bien. El médico también revisará la máquina varias veces para cerciorarse que funciona correctamente. Unas alarmas puede que suenen si su presión o pulso cambia demasiado o si las cánulas se aflojan o se doblan. No tenga miedo cuando las alarmas suenen. Sus médicos encontrarán el problema, apagarán la alarma y continuarán con su hemodiálisis.

Después de su hemodiálisis:

Una vez se termine su hemodiálisis, le quitarán las agujas de su brazo. Su brazo será cubierto con un vendaje ajustable. Es posible que tenga que llevar el vendaje por un par de horas. También puede ser necesario que usted descanse por un tiempo, hasta que su médico se dé cuenta que está listo para regresar a casa.

COMUNÍQUESE CON SU PROVEEDOR DE SALUD SI:

  • Usted tiene fiebre.
  • No puede acudir a su cita a tiempo.
  • Usted se siente muy cansado la mayor parte del tiempo.
  • Usted se enferma con un resfriado o gripe.
  • Usted tiene un sabor metálico en su boca.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su hemodiálisis.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Los problemas por los que usted está teniendo la hemodiálisis empeoran.
  • Usted tiene dolor de pecho o dificultad para respirar.
  • Usted aumenta mucho de peso y muy rápidamente.
  • Usted tiene una convulsión repentina, llega a estar confundido o pierde la conciencia.
  • Sus piernas se inflaman de repente.

RIESGOS:

  • Puede que usted tenga una reacción alérgica a los medicamentos o al riñón artificial que será utilizado. Una reacción alérgica puede causar que su piel se enrojezca y tenga picazón, y puede que usted repentinamente tenga dificultad para respirar. Durante la hemodiálisis, puede que usted vomite, tenga dolor de cabeza o una convulsión o se sienta muy cansado. Su presión arterial puede bajar o subir demasiado. Puede que usted tenga dolor en el pecho, dificultad para respirar, y su corazón puede que no palpite apropiadamente. Puede que usted contraiga una infección o tenga una hemorragia dentro de su abdomen. Puede que usted tenga calambres musculares o dolor en sus brazos y piernas.
  • Si usted no le hacen la hemodiálisis, su cuerpo puede continuar a acumulando exceso de agua, químicos no deseados y desechos. Su cuerpo se puede hinchar, comenzando desde los pies. Puede que usted tenga problemas cardíacos, dolor en el pecho y dificultad para respirar. Puede que usted tenga convulsiones, dificultad para pensar o puede caer en coma. Estos problemas pueden ser de peligro mortal.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide